🥇 【 Cuadernos para el aula NAP CIENCIAS NATURALES 3 】 (2023)

NÚCLEOS

DE APRENDIZAJES
PRIORITARIOS

4

5

Presidente de la Nación

Dr. Néstor Kirchner

Ministro de Educación, Ciencia y Tecnología

Lic. Daniel Filmus

Secretario de Educación

Prof. Alberto Sileoni

Subsecretaria de Equidad y Calidad

Prof. Mirta Bocchio de Santos

Directora Nacional

de Gestión Curricular y Formación Docente

Lic. Alejandra Birgin

Coordinadora Áreas Curriculares

Dra. Adela Coria

6 Cuadernos para el aula

Dirección Nacional de Gestión Curricular y Formación Docente
Área de producción pedagógica

Coordinación y supervisión
pedagógica general

Adela Coria, Coordinadora Áreas Curriculares

Asesoramiento didáctico

Beatriz Alen
Nora Alterman

Equipo del Área de Ciencias Naturales
Coordinación y supervisión pedagógica
Nora Bahamonde

Marta Bulwik
Horacio Tignanelli

Autores

Nora Bahamonde
María Amalia Beltrán
Marta Bulwik

Silvana Perlmuter
Horacio Tignanelli

Lectura crítica

Alejandra Lapegna

Área de producción editorial

Raquel Franco, Coordinadora editorial
Marisa do Brito Barrote, Edición
Norma Sosa, Corrección

Carolina Mikalef, Alejandro Luna, Dirección de arte

Araceli Gallego, Coordinación
Gustavo González Roth, Diagramación
Eva Mastrogiulio, Ilustración

Alejandro Peral, Fotografía

Rafael Blanco, Documentación fotográfica

Agradecemos especialmente a las editoriales que han autorizado en forma gratuita
la reproducción de las imágenes y textos incluidos en esta obra.

7

Presentación

Durante los últimos treinta años, diversos procesos económicos, sociales y
políti-
cos que tuvieron lugar en nuestro país pusieron en crisis el sentido
de nuestra
democracia. Sabemos que hoy la sociedad argentina es profundamente desigual
a lo largo y a lo ancho de nuestro territorio. Estamos realizando
importantes esfuer-
zos en materia de políticas públicas que van revelando indicios alentadores en
el
proceso de contribuir a revertir esas desigualdades. Pero ello aún no es
suficien-
te. Niños y jóvenes son parte de una realidad donde la desocupación, la pobreza
y
la exclusión social siguen expresando todavía de manera desgarradora la enorme
deuda que tenemos con ellos y con su futuro.

La educación no es ajena a esta injusticia. El crecimiento de las
brechas
sociales se manifiesta también en la fragmentación que atraviesa nuestro siste-
ma educativo, en las desiguales trayectorias y aprendizajes que produce, y en
las
múltiples dificultades que enfrentan los docentes al momento de enseñar.

Pese a ello, en las escuelas, maestros y maestras insisten en
redoblar sus
esfuerzos, persisten en la búsqueda de alternativas, y todos los días
ponen en
juego su saber en la construcción de nuevas prácticas, frente a una crisis que,
por cierto, excede al sistema escolar.

Frente al desgarro social y sus huellas dolorosas, y frente a la necesidad de
garantizar la supervivencia, los docentes fueron responsables de que la escuela
se
sostuviera como uno de los pocos lugares –si no el único para amplios sectores–
en el que el Estado continuó albergando un sentido de lo público, resguardando
las
condiciones para que hoy podamos volver a pensar en la posibilidad de un todos.

Así, reasumimos desde el Estado la responsabilidad de acompañar el trabajo
cotidiano de los docentes, recrear los canales de diálogo y de aprendizaje,
afian-
zar los espacios públicos y garantizar las condiciones para pensar colectivamen-
te nuestra realidad y, de este modo, contribuir a transformarla.

Creemos que es preciso volver a pensar nuestra escuela, rescatar la
impor-
tancia de la tarea docente en la distribución social del conocimiento
y en la
recreación de nuestra cultura, y renovar nuestros modos de construir la
igualdad,
restituyendo el lugar de lo común y de lo compartido, y albergando
a su vez la
diversidad de historias, recorridos y experiencias que nos constituyen.

8

Transitamos una época de incertidumbre, de cuestionamientos y frustraciones.
No nos alcanza con lo que tenemos ni con lo que sabemos. Pero tenemos y sabe-
mos muchas cosas y vislumbramos con mayor nitidez un horizonte
alentador.
Como educadores, nos toca la inquietante tarea de recibir a los nuevos alumnos
y de poner a disposición de todos y de cada uno de ellos nuestras mejores
herra-
mientas de indagación, de pensamiento y de creación. En el encuentro
que se
produce entre estudiantes y docentes reside la posibilidad de la transmisión,
con
todo lo que ello trae de renovación, de nuevos interrogantes, de replanteos y de
oportunidades para cambiar el mundo en el que vivimos.

Lo prioritario hoy es recuperar la enseñanza como oportunidad de
construir
otro futuro.

Frente a ese desafío y el de construir una sociedad más justa, las
escuelas
tienen encomendada una labor fundamental: transmitir a las nuevas generacio-
nes los saberes y experiencias que constituyen nuestro patrimonio
cultural.
Educar es un modo de invitar a los niños y a los jóvenes a protagonizar la
histo-
ria y a imaginar mundos cada vez mejores.

La escuela puede contribuir a unir lo que está roto, a vincular los fragmentos,
a
tender puentes entre el pasado y el futuro. Estas son tareas que involucran de
lleno
a los docentes en tanto trabajadores de la cultura. La escuela también es un
espa-
cio para la participación y la integración; un ámbito privilegiado para la
ampliación
de las posibilidades de desarrollo social y cultural del conjunto de la
ciudadanía.

Cada día, una multitud de chicos ocupa nuestras aulas. Cada día, las familias
argentinas nos entregan a sus hijos, porque apuestan a lo que podemos darles,
porque confían en ellos y en nosotros. Y la escuela les abre sus puertas. Y de
este
modo no solo alberga a chicos y chicas, con sus búsquedas, necesidades y pre-
guntas, sino también a las familias que, de formas heterogéneas, diversas,
muchas
veces incompletas, y también atravesadas por dolores y renovadas
esperanzas,
vuelven una y otra vez a depositar en la escuela sus anhelos y expectativas.

Nuestros son el desafío y la responsabilidad de recibir a los nuevos, ofrecién-
doles lo que tenemos y, al mismo tiempo, confiando en que ellos emprenderán
la construcción de algo distinto, algo que nosotros quizás no imaginamos toda-
vía. En la medida en que nuestras aulas sean espacios donde podamos some-
ter a revisión y crítica la sociedad que nos rodea, y garantizar el derecho de
todos
los niños, niñas, jóvenes y adultos de acceder a los saberes que, según creemos,
resultan imprescindibles para participar en ella, podremos hacer de la educación
una estrategia para transformarla.

La definición de los Núcleos de Aprendizajes Prioritarios forma parte de una
política educativa que busca garantizar una base común de saberes para todos
los chicos del país. Detrás de esta decisión, existe una selección deliberada
de

9

conocimientos fundada en apreciaciones acerca de cuáles son las herramientas
conceptuales que mejor condensan aquello que consideramos valioso transmitir
en la escuela. También, una intención de colocar la enseñanza en el
centro de la
deliberación pública sobre el futuro que deseamos y el proyecto social de país
que buscamos.

Es nuestro objetivo hacer de este conjunto de saberes y del trabajo en torno
a ellos una oportunidad para construir espacios de diálogo entre los
diversos
actores preocupados por la educación, espacios que abran la
posibilidad de
desarrollar un lenguaje y un pensamiento colectivos; que incorporen la experien-
cia, los saberes y deseos de nuestros maestros y maestras, y que enfrenten
el
desafío de restituir al debate pedagógico su carácter público y político.

Lic. Alejandra Birgin
Lic. Daniel Filmus

Directora Nacional de Gestión Curricular
Ministro de Educación
y Formación Docente

10

Para dialogar con los
Cuadernos para el aula

La serie Cuadernos para el aula tiene como propósito central aportar al diálogo
sobre
los procesos pedagógicos que maestros y maestras sostienen cotidianamente en las
escuelas del país, en el trabajo colectivo de construcción de un suelo
compartido y de
apuesta para que chicos y chicas puedan apropiarse de saberes valiosos para com-
prender, dar sentido, interrogar y desenvolverse en el mundo que habitamos.

Quienes hacemos los Cuadernos para el aula pensamos en compartir, a tra-
vés de ellos, algunos “hilos” para ir construyendo propuestas para la enseñanza
a
partir de los Núcleos de Aprendizajes Prioritarios. Así, estos Cuadernos buscan
tra-
mar algunos saberes priorizados en múltiples itinerarios de trabajo, dejando
pun-
tas y espacios siempre abiertos a nuevos trazados, buscando sumar voces e
instan-
cias de diálogo con variadas experiencias pedagógicas. No nos mueve la idea de
hacer propuestas inéditas, de “decir por primera vez”. Por el contrario, nos
mueve la
idea de compartir algunos caminos, secuencias o recursos posibles; sumar refle-
xiones sobre algunas condiciones y contextos específicos de trabajo; poner a
con-
versar invenciones de otros; abrir escenas con múltiples actores, actividades,
imá-
genes y lecturas posibles.

Con ese propósito, el Ministerio Nacional acerca esta serie que progresivamente
se
irá nutriendo, completando y renovando. En esta oportunidad, abrimos la
colección pre-
sentando un libro para Nivel Inicial y uno para cada campo de conocimiento
priorizado
para el Primer Ciclo de la EGB/Nivel Primario: uno de Lengua, uno de
Matemática, uno
de Ciencias Sociales y uno de Ciencias Naturales para cada año/grado.

En tanto propuesta abierta, los Cuadernos para el aula también ofrecerán apor-
tes vinculados con otros saberes escolares: Educación Tecnológica, Formación
Ética
y Ciudadana, Educación Artística y Educación Física, del mismo modo que se pro-
yecta aportar reflexiones sobre temas pedagógico-didácticos que constituyan
reno-
vadas preocupaciones sobre la enseñanza.

Sabemos que el espacio de relativa privacidad del aula es un lugar donde resue-
nan palabras que no siempre pueden escribirse, que resisten todo plan: espacio
abierto al diálogo, muchas veces espontáneo, otras ritualizado, donde se
condensan
novedades y rutinas, silencios y gestos, lugar agitado por preguntas o
respuestas
impensadas o poco esperadas, lugar conocido y enigmático a la vez,
lugar de la

11

prisa. En esos vaivenes de la práctica, paradójicamente tan reiterativa como
poco
previsible, se trazan las aristas que definen nuestra compleja identidad
docente. Una
identidad siempre cambiante –aunque imperceptiblemente– y siempre marcada por
historias institucionales del sistema educativo y sociocultural más
general; una
identidad que nos hace ser parte de un colectivo docente, de un proyecto pedagó-
gico, generacional y ético-político.

Desde los Cuadernos para el aula, como seguramente podrá ocurrir desde
muchas otras instancias, nos proponemos poner en foco las prácticas desplegadas
cada día. En ese sentido, la regulación y el uso del tiempo y el espacio en el
aula y
fuera de ella, las formas que asumen la interacción entre los chicos y chicas,
las
formas en que los agrupamos para llevar adelante nuestra tarea, la manera en que
presentamos habitualmente los conocimientos y las configuraciones que adopta la
clase en función de nuestras propuestas didácticas construidas para la
ocasión son
dimensiones centrales de la vida en el aula; una vida que muchas veces se
aproxima,
otras niega y otras enriquece los saberes cotidianos que construyen los chicos
en
sus ámbitos de pertenencia social y cultural.

Queremos acercarnos a ese espacio de las prácticas con una idea importante. Las
propuestas de los Cuadernos para el aula dialogan a veces con lo obvio que
por
conocido resulta menos explorado. Pero al mismo tiempo parten de la idea de que
no hay saberes pedagógico-didácticos generales o específicos que sean
universales
y por tanto todos merecen repensarse en relación con cada contexto singular, con
cada historia de maestro y de hacer escuela.

Este hacer escuela nos reúne en un tiempo en el que subsisten profundas
desigualdades. Nuestra apuesta es aportar a superarlas en algún modesto sen-
tido, con conciencia de que hay problemas que rebasan la escuela, y sobre los
cuales no podemos incidir exclusivamente desde el trabajo pedagógico. Nuestra
apuesta es contribuir a situarnos como docentes y situar a los chicos en el
lugar
de ejercicio del derecho al saber.

Desde ese lugar hablamos en relación con lo prioritario hoy en nuestras
escuelas y
aulas; desde ese lugar y clave de lectura, invitamos a recorrer estos Cuadernos.
Sabemos que es en el patio, en los pasillos, en la sala de maestros y maestras
y en cada
aula donde se ponen en juego novedosas búsquedas, y también las más probadas
res-
puestas, aunque las reconozcamos tentativas. Hay siempre un texto no escrito
sobre
cada práctica: es el texto de la historia por escribir de los docentes en cada
escuela.

Esta serie precisamente pretende ser una provocación a la escritura.
Una
escritura que lea y recree, una escritura que discuta, una escritura que
dialogue
sobre la enseñanza, una escritura que irá agregando páginas a estos Cuadernos.

El equipo de Cuadernos para el aula

ÍNDICE

15 Enseñar Ciencias Naturales en el Primer Ciclo

16 El desafío de las nuevas alfabetizaciones

17 El lugar de las Ciencias Naturales en la escuela y su aporte
a la alfabetización

18 La ciencia erudita y la ciencia a enseñar

19 La ciencia escolar

21 La tarea de enseñar ciencias

22 Situaciones didácticas contextualizadas

23 Modelizar para aprender ciencias: un cruce entre
exploraciones,
pensamiento y lenguaje

25 La gestión de las interacciones discursivas en el aula

27 Regulación y autorregulación de los aprendizajes

28 EJE: Seres vivos: diversidad, unidad, interrelaciones y cambios

30 Los saberes que se ponen en juego

31 Propuestas para la enseñanza

31 Claves de un enfoque para abordar la diversidad, la unidad,
las interrelaciones y los cambios en los seres vivos

32 Enseñar las interacciones entre los seres vivos y el medio:
exploración, clasificación y registro

33 Preparar una salida para “especialistas”

34 El trabajo de “los especialistas”

39 “Los especialistas” organizan y comunican la información
recogida en la salida

40 Las producciones escritas de los chicos

42 Enseñar la complementariedad entre estructuras, funciones y
ambiente
en los seres vivos: una exploración sobre los árboles

43 Primer paso: ¿qué pensamos sobre las plantas?

49 Diseño de experiencias: ¿qué sucede cuando cambiamos
las condiciones en que viven las plantas?

53 Enseñar la complementariedad entre estructuras y funciones
en el propio cuerpo: un acercamiento a la función de nutrición

57 Niveles de progresión en la construcción de ideas
sobre el cuerpo humano

57 En relación con el cuidado del cuerpo: el consumo de leche

58 Una experiencia para investigar el calcio

60 EJE: Los materiales y sus cambios

62 Los saberes que se ponen en juego

63 Propuestas para la enseñanza

63 Claves de un enfoque para abordar los materiales y sus
cambios

64 Cambia, todo cambia…, los materiales también

66 Los niños piensan sobre sus pensamientos

67 Observar en busca de cambios

69 Para conocer más acerca de las espumas: un cruce entre
exploraciones y lenguaje

74 Formación de espumas: reflexionar sobre lo actuado

75 Mezclas: posibles derivaciones

75 Mezclas y separaciones para preparar un repelente de
insectos:
seguir una secuencia de consignas

81 Para explorar algunos cambios de los materiales en la vida
cotidiana:
las preguntas problemáticas

84 Exploraciones de las interacciones entre materiales:
registros gráficos

88 EJE: Los fenómenos del mundo físico

90 Los saberes que se ponen en juego

90 Propuestas para la enseñanza

90 Conocimientos científicos escolares sobre los fenómenos del
mundo
físico: claves para pensar su enfoque

93 El calor y algunos cambios que produce: un cruce entre
exploraciones y lenguaje

100 Interrogarse acerca del cambio al estado gaseoso:
algunas situaciones problemáticas

104 Los aislantes térmicos

105 Dilación térmica y medición de la temperatura: uso del
termómetro

110 Exploración de sonidos e instrumentos

118 EJE: La Tierra, el universo y sus cambios

120 Los saberes que se ponen en juego

120 Propuestas para la enseñanza

120 La comprensión de los fenómenos atmosféricos: claves
para pensar su enfoque

124 La existencia del aire y de la atmósfera terrestre

128 ¿Cómo se mueve el aire?

134 ¿Cómo se forma la lluvia?

139 Aspectos observables de los astros visibles

139 ¿Cuándo es visible el Sol?

143 ¿Cuándo es visible la Luna?

144 ¿Cuándo son visibles las estrellas?

145 ¿Qué forma tiene el Sol?

146 ¿Qué forma tiene la Luna?

149 Un modelo para las fases lunares

150 Las noches y los días de la Luna

150 Un modelo para el movimiento lunar

152 La Luna no miente

155 En diálogo siempre abierto

156 Para que los chicos sigan preguntando…

159 Bibliografía

ENSEÑAR
CIENCIAS
NATURALES
EN EL

PRIMER CICLO

16 Ciencias Naturales 3

Enseñar Ciencias Naturales
en el Primer Ciclo

El desafío de las nuevas alfabetizaciones

La tarea de enseñar y aprender ciencias naturales se encuentra hoy
con el
desafío de las nuevas alfabetizaciones. En este sentido, entendemos por alfa-
betización científica una propuesta de trabajo en el aula que implica generar
situaciones de enseñanza que recuperen las experiencias de los chicos
con
los fenómenos naturales, para que ahora vuelvan a preguntarse sobre éstos y
a elaborar explicaciones utilizando los modelos potentes y generalizadores de
las ciencias físicas y naturales.

En este sentido, los niños pueden iniciar ese proceso de alfabetización cien-
tífica desde los primeros años/grados de la escolaridad. En efecto,
el aula es
un espacio de diálogo e intercambio entre diversas formas de ver, de hablar y
de pensar el mundo, donde los participantes, alumnos y maestros,
ponen en
juego los distintos conocimientos que han construido sobre la realidad. Por eso,
enseñar ciencias significa abrir una nueva perspectiva para mirar. Una perspec-
tiva que permite identificar regularidades, hacer generalizaciones e interpretar
cómo funciona la naturaleza. Significa también promover cambios en los mode-
los de pensamiento iniciales de los alumnos y las alumnas, para acercarlos pro-
gresivamente a representar esos objetos y fenómenos mediante modelos teó-
ricos. Enseñar ciencias es, entonces, tender puentes que conecten los hechos
familiares o conocidos por los chicos con las entidades conceptuales construi-
das por la ciencia para explicarlos.

Los nuevos modelos de la ciencia escolar, que se configuran a partir de pre-
guntas y explicaciones, deben servir para ser aplicados a otras
situaciones y
para comprobar que también funcionan, que son útiles para predecir y
tomar
decisiones. En este sentido, decimos que son potentes y generalizadores.

Utilizar los modelos explicativos de la ciencia es, por ejemplo,
“ver” en una
manzana todos los frutos, saber en qué se diferencia y en qué se parece a otros
frutos y comprender el papel que juegan las semillas en la
continuidad de la
vida. Es “ver” en una toalla mojada secándose al sol el proceso de evaporación,
saber cuáles son los factores que influyen en la rapidez del secado y anticipar
en qué condiciones una prenda se secará más rápido.

17

El lugar de las ciencias naturales en la escuela
y su aporte a la alfabetización

Los niños construyen desde épocas tempranas muchos saberes acerca de
su
propio cuerpo, los seres vivos y los objetos. Asimismo, es probable que hayan
aprendido también algunos contenidos científicos, incluso en el Nivel Inicial,
sin
saber leer ni escribir.

Durante los primeros años/grados de la escolaridad básica, lo seguirán
haciendo de un modo más sistemático, con la ayuda del docente. Con
ese fin,
es preciso reposicionar la enseñanza de las ciencias naturales en los primeros
ciclos, otorgándole un lugar relevante, tanto en el horario escolar como en las
actividades propuestas.

Creemos que no existe razón alguna para relegar esos aprendizajes a años/
grados superiores, ya que no es necesario primero aprender a leer y a escribir
para iniciar el aprendizaje de otras áreas de conocimiento. Por el contrario,
las
ciencias naturales proporcionan aportes específicos al proceso
alfabetizador,
tanto por aquellas cosas de las que se habla, como por la forma de interactuar
con ellas y de nombrarlas.

Tal como está planteado más arriba, partimos de una visión amplia de alfabe-
tización que incluye aprendizajes básicos de distintos campos de conocimiento
y no restringe su alcance al conocimiento de la lengua. Ampliando el
concepto
inicial, entendemos la alfabetización científica en la escuela como una combina-
ción dinámica de habilidades cognitivas, lingüísticas y manipulativas;
actitudes,
valores, conceptos, modelos e ideas acerca de los fenómenos naturales y las
formas de investigarlos.

Desde esa perspectiva, es necesario promover en alumnos y alumnas, ya desde
el Primer Ciclo, el aprecio, el interés y el conocimiento del mundo natural,
así como
contribuir al desarrollo de capacidades de indagación para que puedan tomar
decisiones basadas en información confiable.

Los nuevos escenarios sociales demandan de la escuela una función reno-
vada que permita ampliar las oportunidades de todos los chicos. Para eso, se
propone trabajar las preguntas, ideas y modos de conocer de la ciencia esco-
lar, incluyendo sistemáticamente estas cuestiones en las clases,
brindando
ambientes de aprendizajes ricos, estimulantes y potentes que promuevan
la
curiosidad y el asombro de los alumnos y que favorezcan así distintas vías de
acceso al conocimiento.

En este sentido, los nuevos escenarios que mencionamos demandan una
ciencia escolar planificada sobre la construcción progresiva de los
modelos
explicativos más relevantes e inclusores, a la vez que una planificación donde
las exploraciones que se lleven a cabo estén conectadas por medio
del len-

18 Ciencias Naturales 3

guaje con la construcción de significados sobre lo que se observa y
se reali-
za. En este marco, la introducción de vocabulario científico va asociada solo a
la comprensión de las ideas y los conceptos que representan esas
palabras,
es decir, tratando de evitar un lenguaje formal, vacío de contenido. Según este
enfoque, no se trata de que los chicos aprendan definiciones sino de que pue-
dan explicar.

Desde una perspectiva educativa para la inclusión social, entonces, no pode-
mos privar a los alumnos del derecho a conocer un área de la cultura humana

–las Ciencias Naturales–, socialmente construida, que proporciona
elementos
para comprender y situarse en el mundo y contribuye, con aportes educativos
propios e insustituibles, con la alfabetización básica y la formación
ciudadana.

También es cierto que es necesario que la ciencia se acerque más a los ciu-
dadanos: a los papás, a los maestros y a los chicos y chicas, para que puedan
valorar adecuadamente el lugar que aquella podría tener en la
escuela, para
desmitificar la idea de que es difícil o de que es accesible solo para unos
pocos.
Enseñar ciencias no es un lujo, es una necesidad.

La ciencia erudita y la ciencia a enseñar

La visión sobre la ciencia ha cambiado a lo largo del tiempo. A partir de los
años
sesenta, algunos autores plantean la existencia de factores racionales,
subjetivos
y sociales en la construcción del conocimiento científico. Según esta perspecti-
va, la ciencia construye modelos que se ajustan más o menos a una parte de la
realidad, a partir de hipótesis basadas en las teorías ya construidas y
consensua-
das en la comunidad científica. Es un proceso en el que las preguntas y las
hipó-
tesis, elaboradas para darles respuesta, se contrastan con los datos obtenidos
de
la experimentación, entendida como una intervención especialmente
diseñada.
En esa tarea, la comunidad científica analiza el ajuste del modelo a la parcela
de
realidad elegida, para luego validar o no los nuevos conocimientos.

Para los científicos, los problemas de investigación son diversos y requieren
también de una amplia variedad de estrategias. Incluyen desde los
modelos
matemáticos predictivos (en el campo de la astrofísica o la ecología) hasta las
interpretaciones sofisticadas de imágenes (por ejemplo, aquellas que se obtie-
nen a partir del microscopio
electrónico en biología molecular), sin perder de
vista las estrechas relaciones con la tecnología (por ejemplo, en el
diseño
de nuevos materiales con propiedades específicas).

Lo que caracterizaría la actividad científica, por lo tanto, no es
la existencia
de un método único, constituido por pasos rígidos, generalmente
conocido
como “método científico”. En efecto, esta visión establece una
simplificación
excesiva frente a la complejidad del proceso de producción de nuevos conoci-

Enseñar Ciencias Naturales
19

en el Primer Ciclo

mientos. Por el contrario, desde los enfoques actuales, que reconocen la com-
plejidad e historicidad de estos procesos, el corazón de la actividad
científica
es la búsqueda de estrategias adecuadas y creativas para resolver problemas
y responder preguntas en un intento por explicar la naturaleza. Se trata de una
búsqueda que convierte los fenómenos naturales en “hechos científicos”,
es
decir, hechos vistos desde las teorías.

En el marco de esta visión, las teorías se entienden como las entidades más
importantes de las ciencias, por ser instrumentos culturales para
explicar el
mundo. La ciencia se considera una actividad cuyo fin es otorgar sentido al
mundo
e intervenir en él. Consecuentemente, el aprendizaje de las ciencias puede
inter-
pretarse como otro de los aspectos del desarrollo de la ciencia, sin desconocer
su
especificidad en el contexto educativo, ámbito de la “ciencia escolar”.

Con ese enfoque, buscamos instalar, en la escuela y en la sociedad, una edu-
cación en ciencias que convoque a nuevos desafíos, que propicie el tránsito de
una perspectiva a otra. Así, pensamos que es importante reemplazar los siguien-
tes preconceptos.

• La idea de una ciencia solo para elites de futuros científicos
por la de una
educación en ciencias para todos los alumnos.

• La representación de una ciencia intensiva en “hechos” por la de una ciencia
intensiva en “ideas” (es decir, modelos dinámicos e indagación).

• La visión de la ciencia solo como producto, para ampliarla hacia una visión
de la ciencia como proceso. La actividad científica incluye los
conceptos e

ideas de las ciencias, pero también la reflexión acerca de la naturaleza de la
ciencia, el papel de la evidencia científica y de la manera en que los científi-
cos sustentan sus afirmaciones.

• Una imagen de las ciencias como “descubrimiento de la verdad” por una ima-
gen de las ciencias como construcción social, como perspectiva para
mirar el

mundo y también como espacio de “creación” o “invención”.

• Además, la presentación de la búsqueda científica como un hecho aséptico
por una visión de la ciencia como empresa humana, con su historia, sus comu-

nidades, sus consensos y sus contradicciones.

La ciencia escolar

El estudio de las ciencias naturales forma parte del currículo desde los
primeros
niveles de la escolaridad, dando cuenta de una responsabilidad social en el
plano
educativo. Esta es una diferencia con la ciencia experta, o ciencia de los
científi-
cos, ya que los objetivos de la ciencia escolar están relacionados con los
valores
de la educación que la escuela se propone transmitir.

20 Ciencias Naturales 3

Por otra parte, un objetivo central de la educación científica es enseñar a los
chicos a pensar por medio de teorías para dar sentido a su entorno. Para
lograrlo,
ellos deberían comprender que el mundo natural presenta cierta estructura inter-
na que puede ser modelizada. Sin embargo, es necesario matizar esta afirmación
y decir que los hechos elegidos y los aspectos del modelo que lo explican deben
adecuarse a sus edades y a los saberes que se prioricen en cada etapa.

En efecto, el núcleo de la actividad científica escolar está conformado por la
construcción de modelos que puedan proporcionar a los niños una buena repre-
sentación y explicación de los fenómenos naturales y que les permitan predecir
algunos comportamientos.

Sin embargo, también es necesario reconocer que esta modelización debe
estar al servicio de mejorar la calidad de vida de los chicos y la
de los demás
(Adúriz Bravo, 2001).1 Esto es así porque la ciencia escolar tiene una
finalidad
conectada con los valores educativos.

A partir de lo dicho, surge entonces la necesidad de caracterizar los modelos
y las teorías de la ciencia escolar.

Si bien la ciencia experta es el referente cultural último, en el
proceso de
construcción de los saberes escolares el margen de libertad es más
amplio y
requiere de un proceso de “transformación” del contenido científico. Los cono-
cimientos que se enseñan no son los mismos que en la ciencia experta, por lo
que la “ciencia escolar” es el resultado de los procesos de “transposición
didác-
tica” (Chevallard, 1991).

Maurice Chevallard concibe la clase como un “sistema didáctico” en el que inte-
ractúan alumnos, maestros y contenidos, y cuyo propósito es que los
alumnos
aprendan. De este modo, se asume que el contenido variará en función de los
otros
elementos del sistema, lo que permite una serie de mediaciones sucesivas
realiza-
das en distintos ámbitos, por ejemplo, en la elaboración de currículos
educativos.

La idea de “transposición didáctica” es muy importante porque ofrece la opor-
tunidad de diseñar una ciencia adecuada a los intereses y experiencias infanti-
les y a los problemas sociales relevantes, y dejar de lado aquellas posturas que
consideran que la estructura consolidada de la ciencia, o el edificio
científico,
debe ser la única organizadora de los aprendizajes de los niños.

1 Los datos completos de todos los textos mencionados se encuentran en la
“Bibliografía”,
al final de este Cuaderno.

Enseñar Ciencias Naturales
21

en el Primer Ciclo

La ciencia escolar se construye, entonces, a partir de los
conocimientos
de los alumnos y las alumnas, de sus modelos iniciales o de sentido
común,
porque estos proporcionan el anclaje necesario para los modelos
científicos
escolares. Esos modelos, que irán evolucionando durante el trabajo sistemá-
tico en los distintos ciclos, permiten conocer lo nuevo a partir
de algo ya
conocido, e integrar así dos realidades: la forma de ver cotidiana y
la pers-
pectiva científica. En este sentido, los modelos teóricos escolares son trans-
posiciones de aquellos modelos científicos que se consideran relevantes desde
el punto de vista educativo.

Los seres vivos, la célula, las fuerzas, los materiales y los
cambios químicos
son ejemplos de modelos inclusores, potentes y adecuados para explicar
el
mundo en la escuela primaria, porque pensar por su intermedio permite estable-
cer relaciones entre lo “real” y lo “construido”.

Así, los fenómenos naturales se reconstruyen en el interior de la
ciencia
escolar y se explican en función de los nuevos modos de ver. Desde esa pers-
pectiva, el lenguaje científico escolar es un instrumento que da
cuenta de las
relaciones entre la realidad y los modelos teóricos. Esto es posible porque hay
una relación de similitud entre los modelos y los fenómenos, que es significati-
va y nos ayuda a pensar el mundo (Adúriz Bravo, 2001).

Otro aspecto importante es la selección de los hechos o fenómenos del
mundo que pueden ser conceptualizados por dichos modelos. En otras palabras,
se trata de evaluar cuáles serían y qué características tendrían los “recortes”
de
la realidad que podemos convertir en hechos científicos para estudiar en las
cla-
ses de ciencias. Para la construcción del currículo de ciencias,
deberían ser
pocos y muy potentes; y a partir de ellos, deberían poder generarse los mode-
los teóricos escolares (Izquierdo, 2000). La diversidad de los seres
vivos, los
materiales o las acciones mecánicas constituyen un aspecto básico de
estos
modelos; pero también las relaciones entre estructura y funcionamiento o entre
las propiedades de los materiales y sus usos o entre las acciones mecánicas y
sus efectos sobre los cuerpos.

La tarea de enseñar ciencias

Tal como dijimos antes, y sintetizando, la transposición didáctica puede enten-
derse como el proceso de selección de problemas relevantes e inclusores, es
decir, aquellos inspirados en hechos y fenómenos del mundo que
permitan la
contextualización y sean potentes para trabajar con los alumnos la perspectiva
científica. Se trata de una tarea profesional, específica, que reconoce la
diferen-
ciación epistemológica del conocimiento escolar.

22 Ciencias Naturales 3

Este proceso se realiza recurriendo a sucesivas mediaciones que tienen como
destinatarios últimos a los alumnos. Los maestros y las maestras participan de
ese proceso, ya que su tarea al enseñar ciencias consiste en realizar parte de
esa
“transformación” de los modelos científicos. De este modo, tienden puentes entre
aquellos modelos de sentido común construidos por los alumnos y los modelos
de la ciencia escolar, y les permiten ampliar sus marcos de referencia.

Este proceso de acercamiento, mediado por los docentes y la escuela, reco-
noce dos sentidos: de los alumnos hacia la ciencia y de la ciencia
hacia los
alumnos y la comunidad educativa. La enseñanza de las ciencias puede enten-
derse entonces en su doble dimensión:

• como un proceso de construcción progresiva de las ideas y modelos bási-
cos de la ciencia y las formas de trabajo de la actividad científica, que se
pro-

pone animar a los alumnos a formular preguntas, a manifestar sus
intereses y
experiencias vinculadas con los fenómenos naturales, y a buscar respuestas en
las explicaciones científicas, por medio de actividades de exploración,
reflexión
y comunicación;

• como un proceso de enculturación científica a partir de
actividades de
valoración y promoción, que se propone que los chicos y sus familias se acer-

quen a la ciencia y puedan interpretarla como una actividad humana, de cons-
trucción colectiva, que forma parte de la cultura y está asociada
con ideas,
lenguajes y tecnologías específicas que tienen historicidad. Una
ciencia más
“amigable” y más cercana a la vida.

Situaciones didácticas contextualizadas

Otro elemento para considerar en la tarea de enseñar ciencias es la elección
de los problemas que se propondrán y la planificación de las tareas que se va
a realizar. En este sentido, se trata de elegir aquellas preguntas o
problemas
que sean capaces de darle sentido al trabajo, así como de planificar activida-
des que permitan a los chicos aprender a hacer exploraciones y
“experimen-
tos”, para luego poder pensarlos y hablar sobre ellos.

El diseño de situaciones didácticas contextualizadas implica el desafío de
relacionar los contenidos de ciencias que se enseñarán con los intereses de los
niños y con los hechos significativos para ellos. De este modo, la
contextualiza-
ción se vincula con el proceso de selección y secuenciación de contenidos. Por
ejemplo, al planificar una secuencia de actividades, es importante
imaginar su
inicio partiendo de aquellos aspectos que puedan resultar más cercanos
o
atractivos para los alumnos, en lugar de pensar exclusivamente en la lógica con-
solidada de las disciplinas o de los libros de texto. Así, los
hechos elegidos se

Enseñar Ciencias Naturales
23

en el Primer Ciclo

plantean como problemas, preguntas o desafíos porque interpelan a los chicos
sobre el funcionamiento del mundo, poniéndolos en la situación de buscar res-
puestas y elaborar explicaciones.

Con el fin de promover el acceso de los alumnos a los modelos básicos de la
ciencia, en este Cuaderno para el aula: Ciencias Naturales 3 elegimos aquellos
problemas que creemos resultan más versátiles, más ricos, más interesantes y
que,
a la vez, se adecuan a tales modelos. Estos se inscriben en una primera etapa de
contextualización, sensibilización y problematización científica y son el punto
de par-
tida para iniciar un trabajo sistemático de los núcleos de aprendizaje
prioritarios.

Otro modo de contextualizar la ciencia escolar es conectar de manera real o
virtual las actividades planificadas y puestas en marcha en el aula
(actividad
científica escolar) con el mundo circundante. Esto se logra por medio de
salidas,
de visitas que llegan a la escuela, de “pequeñas investigaciones” en
institucio-
nes especializadas, etcétera.

En ese intercambio, pueden participar también los científicos, como un sector
más de la comunidad, para ampliar y enriquecer las actividades
escolares. De
esta manera, el proceso de “hacer ciencia” y las personas que la hacen se cons-
tituirán también en una práctica social y unos perfiles profesionales de
referen-
cia para los chicos, los maestros y la escuela.

Modelizar para aprender ciencias: un cruce entre exploraciones,
pensamiento y lenguaje

Los modelos explícitos y consensuados que construye la ciencia para explicar la
realidad parten de las representaciones individuales de sus
protagonistas, los
científicos. De modo similar, los niños construyen modelos que muchas veces no
son explicitados, pero que están en la base de sus observaciones y de sus for-
mas de entender y explicar el mundo.

Por eso, cuando en la escuela iniciamos un nuevo tema, si este se relaciona
de alguna manera con los saberes de los chicos, ellos ya tienen un conjunto de
ideas estructuradas o modelos sobre el tema en cuestión.

El aprendizaje científico puede entenderse como un proceso dinámico de
reinterpretación de las formas iniciales en que se ve la realidad. Este proceso
se
da cuando la enseñanza promueve situaciones de interacción directa con
esa
realidad que permiten: a) cuestionar los modelos iniciales, b) ampliarlos en
fun-
ción de nuevas variables y relaciones entre sus elementos y c) reestructurarlos
teniendo como referencia los modelos científicos escolares. Según esta visión,
los modelos iniciales de los alumnos, muchas veces conocidos como ideas pre-
vias o alternativas, no son ideas erróneas que deban “cambiarse” de inmediato,
sino la etapa inicial del proceso de aprendizaje.

24 Ciencias Naturales 3

En este proceso de aprender a ver de otra manera, de estructurar la “mira-
da científica”, el lenguaje juega un papel irreemplazable. En el
marco de la
actividad científica escolar, el lenguaje permite darle nombre a las
relaciones
observadas y conectarlas con las entidades conceptuales que las
justifican;
también permite que emerjan nuevos significados y nuevos argumentos. El len-
guaje se convierte así en la herramienta para cambiar la forma de
pensar el
mundo. Veamos un ejemplo (adaptación de Pujol, 2003):

Registro de clase

Maestra: —En los últimos días
vimos germinar muchas semillas
distintas… ¿Cómo puede ser
que una semilla se transforme
en una planta?

Alumno 1: —Lo que pasa es que
la semilla se rompe y comienza
a sacar de la tierra las cosas
que le sirven para alimentarse

y convertirse en una planta.

Alumna 2: —Yo creo que la semilla tiene
adentro una planta muy chiquita y,
cuando la regamos, la semilla se
convierte en planta.

Alumna 3: —A mí me parece que tiene
algo adentro, pero cuando partimos las
semillas que habíamos puesto en agua,
nosotros no vimos una plantita. Debe ser
otra cosa…

Alumno 4: —Tendríamos que volver a mirar…

En este caso, la pregunta del docente conduce a los alumnos a
imaginarse
qué sucede en el interior de la semilla cuando tiene las condiciones apropiadas
para germinar. Se trata de un ejercicio intelectual que otorga significado
cientí-
fico a las observaciones que se llevan a cabo en el marco del “experimento”. Por
supuesto, para encontrar respuestas a las hipótesis planteadas, serán necesa-
rias nuevas observaciones y nuevas acciones, pero también nuevas orientacio-
nes. Las preguntas mediadoras del docente irán cambiando en la medida
en
que vayan complejizándose los modelos explicativos que se construyen
para
darles respuestas.

El ejemplo que presentamos muestra la ciencia escolar como una forma de
pensar el mundo que se corresponde con una forma de hablar y de
intervenir
en él. Es aquí donde la ciencia escolar encuentra puntos de contacto
con la
ciencia erudita, aunque ambas son construcciones sociales de orden diferente
y producidas por sujetos distintos y en contextos distintos.

En las clases de ciencias, los alumnos tienen que aprender a usar paulatina-
mente los modelos científicos escolares y las palabras que forman parte de esos
modelos. De este modo, se generarán nuevos conocimientos en el proceso de
preguntar, observar, “experimentar”, hablar, leer y escribir. Por esta
razón, las

Enseñar Ciencias Naturales
25

en el Primer Ciclo

ciencias tienen un papel específico también en el desarrollo de
competencias
cognitivo-lingüísticas. En la tarea de enseñar y aprender ciencias, palabras y
sig-
nificados se construyen y reconstruyen mutuamente.

Para ejemplificar esta idea, veamos la carta que escribe un grupo de chicos
de 3er grado a una compañera que está enferma, intentando “explicarle” las cau-
sas de la muerte del “bicho palo” que tenían en el terrario. En este informe, se
ponen en juego las variables que intervinieron en la experiencia y los datos
reco-
lectados. Se eligió el formato de carta para comunicar los resultados y la
inter-
pretación hecha por la clase (adaptación de Pujol, 2003):

“Querida Marta, tenemos una noticia muy triste, el insecto palo se murió.
Pensamos que tal vez le faltaba aire o por una enfermedad. A lo mejor
le dio mucho el sol y lo quemó, vamos a cambiar el terrario de lugar.

Lo enterramos en el jardín. Que te cures pronto para volver a la escuela.
Nosotros.”

La gestión de las interacciones discursivas en el aula

Compartir, confrontar, explicar, comparar, justificar y, por lo tanto,
construir nue-
vos conocimientos en interacción con otros también requiere del
lenguaje e
incluye la comunicación entre los protagonistas, tanto oral como escrita.

El lenguaje tiene, como ya mencionamos, un papel fundamental en los
pro-
cesos de enseñar y aprender a partir de la gestión de las interacciones discur-
sivas y sociales en el aula. ¿Cómo podemos entonces favorecer este
proceso
comunicativo?

Promover la verbalización de las ideas de los alumnos es un punto de parti-
da interesante, porque en el proceso de explicitación de sus representaciones o
modelos iniciales se produce la confrontación con otros puntos de vista (los de
sus compañeros y maestros).

Otra de las capacidades cuyo desarrollo debemos promover, en el marco de la
alfabetización científica, es la producción de textos escritos por parte de los
chi-
cos, ya que escribir acerca de un fenómeno requiere darle sentido.
Al hacerlo,
quien escribe toma conciencia acerca de lo que sabe y lo que no sabe, y estable-
ce nuevas relaciones con otras ideas y con sus observaciones.

En efecto, la construcción de ideas científicas se basa en el hecho de haber
obtenido ciertos datos y de haber pensado en ellos. En este proceso
se crea,
por medio del lenguaje, un mundo figurado hecho de ideas o entidades, no de
cosas, formado por modelos y conceptos científicos que se
correlacionan con
los fenómenos observados y que permiten explicarlos. En este marco, los cien-
tíficos elaboran sus ideas y las dan a conocer en congresos y publicaciones,
con

26 Ciencias Naturales 3

la finalidad de que la comunidad científica las conozca y evalúe. En forma simi-
lar, los alumnos dan a conocer las suyas con un nivel de formulación adecuado
a su edad y posibilidades, en el marco de la actividad científica escolar. Así,
los
alumnos pueden usar el lenguaje de la ciencia para contrastar diferentes inter-
pretaciones sobre los fenómenos, para explicar hechos y procesos del
mundo
natural y para buscar respuestas a las preguntas del docente, de los compañe-
ros y a las propias.

En el Primer Ciclo, los chicos pueden aprender a utilizar y a elaborar textos
con-
tinuos sencillos, del tipo descriptivo y/o explicativo, y textos discontinuos,
como
listas simples, tablas, cuadros y gráficos. Para orientar la elaboración de los
textos
propuestos, es conveniente que el docente aporte buenos ejemplos de textos cien-
tíficos pertenecientes a distintos géneros y que intervenga en la etapa de
planifica-
ción del registro escrito –ya sea que este trabajo se haga individualmente o en
grupo– para ayudar a decidir a los alumnos qué decir en él y cómo
estructurarlo.

Durante la implementación de una secuencia didáctica, el docente puede pro-
mover, individualmente o en grupos, la elaboración de textos escritos, alentando
a los alumnos a escribir un texto vinculado con los contenidos que
han estado
trabajado hasta el momento. Es importante que los alumnos desarrollen la capa-
cidad de trabajar solos o en equipo, ya que cada modalidad tiene un papel
distin-
to en la construcción del conocimiento científico escolar.

En el trabajo en grupo, los chicos tienen la oportunidad de
verbalizar sus
ideas para compartirlas con sus compañeros y, a la vez, de enriquecerse con las
visiones de los otros sobre el mismo fenómeno. Este trabajo es una oportunidad
muy interesante para que el docente detecte en qué medida las ideas iniciales
de los alumnos respecto de los modelos científicos han ido cambiando, qué difi-
cultades persisten, etcétera.

El trabajo individual, por otra parte, es muy importante para que el alumno
refle-
xione y elabore su propia versión de la explicación científica, después de
haberla
escuchado de sus compañeros, del docente o de haberla leído en los textos espe-
cíficos. Estos son momentos de reestructuración e integración conceptual nece-
sarios para el aprendizaje que permitirán que el trabajo se enriquezca.

La expresión escrita, entonces, favorece tanto la organización e
integración
de las nuevas ideas y conceptos, como los procesos de comunicación y nego-
ciación de significados, durante los cuales se discuten y validan las ideas,
para
contribuir con la construcción del conocimiento científico escolar.

Enseñar Ciencias Naturales
27

en el Primer Ciclo

Regulación y autorregulación de los aprendizajes

Los chicos y las chicas construyen desde pequeños su propio estilo para apren-
der, y para aprender ciencias. Estos estilos pueden ser más o menos dependien-
tes y pueden requerir indicaciones precisas sobre lo que hay que hacer, o más
o menos ayuda para identificar los errores. Las diversas formas de enseñar cien-
cias favorecen el desarrollo de distintos sistemas de aprendizaje. Por esta
razón,
es muy importante planificar actividades que ayuden a los niños a desarrollar
sis-
temas cada vez más autónomos. Esto significa ayudarlos a representarse progre-
sivamente los objetivos de la tarea, a diseñar sus planes de acción, a
permitirse
la equivocación y, al mismo tiempo, a aprender a evaluar su error.

En el marco de la ciencia escolar, la idea de autorregulación del aprendizaje
es central, ya que se considera que es el propio alumno quien
construye sus
conocimientos, en interacción con sus compañeros y sus maestros, mediante el
uso de otros referentes como, por ejemplo, los textos. El desarrollo de la capa-
cidad de autorregularse depende en buena medida de cómo se oriente
el tra-
bajo en el aula y, en general, del entorno de aprendizaje.

Aquellos ambientes que promueven la exploración, que animan a anticipar las
consecuencias de una acción futura y a verificar los resultados, que
animan a
continuar trabajando, que propician la reformulación de las ideas mediante el
planteo de preguntas y problemas son facilitadores del aprendizaje y de los pro-
cesos de autorregulación.

En el aula, continuamente, el maestro y los alumnos interactúan regulando
estos procesos, ajustando la tarea en función de los objetivos propuestos. Para
que ello ocurra, es necesario introducir en la secuencia didáctica
actividades
diseñadas especialmente.

 nap La comprensión de que los seres vivos poseen estructuras, funciones y comportamientos específicos y de 

las

 interacciones de las plantas, animales y 

personas entre

 sí y con su ambiente. La localización básica de algunos órganos en 

el cuerpo

 humano, iniciando el conocimiento de sus 

estructuras

 y funciones y la identificación de algunas 

medidas

 de prevención vinculadas con la higiene y la 

conservación

 de los alimentos y el consumo de agua 

potable.

SERES VIVOS:
DIVERSIDAD,
UNIDAD,
INTERRELACIONES
Y CAMBIOS

EJE

Seres vivos: diversidad,
unidad, interrelaciones
y cambios

Los saberes que se ponen en juego

El primer núcleo de este Eje apunta a promover el aprendizaje de criterios para
observar, identificar y registrar algunas interacciones de los seres vivos
entre sí
y con el ambiente (por ejemplo: a través de la alimentación, la búsqueda de
refu-
gio, la locomoción, la reproducción, el crecimiento y la producción de
desechos).
Se propone avanzar en la identificación de las relaciones alimentarias entre los
seres vivos, enfatizando en las características (estructuras, funciones,
comporta-
mientos) de herbívoros, carnívoros y omnívoros, y en la
interdependencia entre
los organismos.

En este sentido, se apunta a favorecer situaciones que permitan
observar e
interpretar comportamientos de distintos tipos de plantas ante la luz, el agua,
la
temperatura o los cambios estacionales, y de distintos animales frente al
alimen-
to, la presencia humana o los ruidos, reconociendo las estructuras involucradas
y las posibles causas de estos fenómenos, así como algunas actividades huma-
nas que modifican los entornos naturales.

El segundo núcleo se propone continuar trabajando estas ideas a partir de
la localización básica de algunos órganos del sistema digestivo,
circulatorio y
respiratorio en el cuerpo humano, identificando algunas de sus
estructuras
y funciones, para favorecer el reconocimiento en el hombre del patrón de orga-
nización de los seres vivos.

También se apunta a promover el conocimiento de algunas acciones de pre-
vención de enfermedades vinculadas con la higiene y la conservación de
los
alimentos y el consumo de agua potable, a través de actividades donde se dis-
cutan las posibilidades y ventajas de estas conductas.

31

Propuestas para la enseñanza

Claves de un enfoque para abordar la diversidad, la unidad,
las interrelaciones y los cambios en los seres vivos

Desde edades tempranas, el tratamiento del tema de las diferencias y semejan-
zas entre los seres vivos, es decir, de la diversidad y la unidad de la vida,
permi-
te sentar las bases para que los niños avancen en la comprensión de los crite-
rios de clasificación de los seres vivos. El hecho de que puedan identificar las
semejanzas y las diferencias de los distintos grupos entre sí, no
solo en sus
aspectos morfológicos, sino también en sus adaptaciones, comportamientos,
respuestas a estímulos, hábitats y funciones que desempeñan en el
ambiente,
amplía su comprensión del modelo ser vivo.

La aproximación a la idea de que los seres vivos establecen relaciones entre
sí y con el ambiente es un aspecto central a trabajar con los alumnos del 3er
año/
grado. La comprensión de que las estructuras a través de las cuales
los seres
vivos resuelven sus necesidades están relacionadas con las funciones que cum-
plen, con sus comportamientos y con el medio en que viven, y el conocimiento
de algunas relaciones clave entre ellos, los introduce en la
explicación de la
diversidad biológica y en las nociones de interacción e interdependencia.

Para lograr el objetivo de que los niños construyan ideas acerca de estos aspec-
tos, será importante que les ofrezcamos oportunidades para realizar
observaciones
de los seres vivos, en su propio ambiente. Nuestro punto de partida será, enton-
ces, la curiosidad de los chicos por los animales, las plantas y los espacios
natura-
les, así como su entusiasmo por las salidas fuera de la escuela. En este
sentido, la
salida de campo es una potente alternativa didáctica porque permite a los alum-
nos ampliar la noción de ser vivo, desarrollar ciertas habilidades
manipulativas y
cognitivo-lingüísticas específicas, y favorecer la sensibilización sobre el
respeto
y el cuidado de los ambientes naturales.

En el Cuaderno para el aula: Ciencias Naturales 2,1 se presentaron
las
salidas fuera de la escuela como recurso didáctico y se propusieron
algunas

1 Véase “Una salida para observar seres vivos acuáticos y aeroterrestres y
ampliar nuestra
información” en el Cuaderno para el aula: Ciencias Naturales 2. Los datos
completos de los
textos mencionados en este Eje se encuentran en la Bibliografía, al final de
este Cuaderno.

32 Ciencias Naturales 3

orientaciones para planificar visitas al museo o al zoológico. En esta oportuni-
dad, vamos a desarrollar una propuesta para realizar salidas de campo
a los
ambientes aeroterrestres.

Por otra parte, la incorporación del estudio del organismo humano como
ejemplo de ser vivo tiene, en el Primer Ciclo, la utilidad de ser el paso
inicial en
la comparación y diferenciación con otros animales superiores, ya que, en térmi-
nos generales, su anatomía y fisiología son semejantes. En relación
con este
tema y para el 3er año/grado de la escolaridad, deberemos profundizar el
trata-
miento de conceptos relativos a la estructura y el funcionamiento de
cuerpo
humano, para favorecer la localización e identificación de algunos órganos (sus
características y funciones) vinculados con la alimentación y los
sistemas aso-
ciados a la función de nutrición, principalmente el digestivo y el
circulatorio.
También será importante que los alumnos comiencen a relacionar la
alimenta-
ción adecuada y el consumo de agua potable con la preservación de la salud.

Enseñar las interacciones entre los seres vivos y el medio:
exploración, clasificación y registro

Como vimos, una modalidad de visita es la salida a ambientes naturales conoci-
da como salida de campo. Esta puede tener como propósito buscar
informa-
ción sobre variados aspectos del ambiente y convertirse en una
oportunidad
para trabajar, por ejemplo, la diversidad de la vida en los
ambientes terrestres.
Además, se podrán observar las adaptaciones, las respuestas y los comporta-
mientos diferentes que presentan los distintos grupos de seres vivos frente a
las
mismas condiciones ambientales. También es posible que, aunque se trate de
ambientes naturales, encontremos evidencias de la presencia humana y modifi-
caciones asociadas con ella.

Es importante recordar que los ambientes de aprendizaje se encuentran den-
tro y fuera de la escuela, y se constituyen en escenarios diversos espacialmen-
te, pero estrechamente conectados desde el punto de vista didáctico.

Debido a esto, podremos utilizar en el aula otros recursos
complementarios,
como videos, fotos, reconstrucciones y folletos de turismo, para mostrar y com-
parar diversos ambientes, especialmente los lejanos, ya sea en el espacio o en
el tiempo.

Eje

Seres vivos: diversidad,
33

unidad, interrelaciones
y cambios

Preparar una salida para “especialistas”

Al elegir un lugar para realizar una salida, es necesario tener en cuenta
algunos
criterios como las características particulares del ambiente terrestre
visitado,
la presencia de un número importante de seres vivos (y también los
grupos a
que pertenecen), sus hábitos alimentarios y reproductivos, sus comportamientos
y toda la información necesaria para orientar a los alumnos en la
exploración y
sistematización de sus observaciones. A tal efecto, es conveniente
conocer
bien el lugar y haberlo recorrido antes para planificar las actividades
específi-
cas a llevar a cabo.

Podemos comenzar la actividad con los alumnos preguntándoles si conocen
el lugar por visitar, qué imaginan que encontrarán allí o para qué
creen que se
hace esta salida: ustedes dicen que vamos a encontrar animales… ¿Cuáles de
los que conocen les parece que vamos a encontrar y cuáles no? ¿En
qué
lugares podemos encontrar lombrices? ¿Y caracoles, arañas y bichos bolita?

¿Y qué tipos de plantas habrá? ¿De qué color serán las hojas de los árboles
en esta época del año? ¿Quién conoce un nombre distinto para la
misma
planta o animal? ¿Quién sabe qué materiales utilizan los pájaros para
cons-
truir sus nidos?

A partir de las respuestas de los chicos, podremos armar junto con ellos un
primer esquema conceptual, incluyendo algunas categorías simples, como
plantas, animales, materiales y objetos, y organizarlas en función de los nom-
bres de los ejemplares, sus características más importantes, el lugar específi-
co donde creen que viven, entre otras. Esta primera aproximación que
siste-
matiza las ideas intuitivas y conocimientos de los niños será
retomada luego
de la salida. En este momento, todas las ideas planteadas por ellos se consi-
deran válidas y sujetas a verificación.

Es muy importante explicar a los niños las razones de nuestra elección y los
objetivos de aprendizaje que nos proponemos. Nuestros objetivos se
pueden
registrar en un plan de acción, al que llamaremos “Guía de observación para los
especialistas”, que recoja los distintos momentos de la salida y sus propósitos
en
una línea de tiempo, por ejemplo, qué haremos primero, cómo vamos a trabajar
cuando lleguemos al lugar, cuál será la última actividad en el ambiente
visitado,
etc. Una vez formados los grupos de trabajo, es necesario leer y explicar dete-
nidamente la lista de tareas enunciada en la “Guía…” y trabajar con ellos las
nor-
mas de comportamiento para la salida.

34 Ciencias Naturales 3

El trabajo de “los especialistas”

En la primera etapa de la salida a un ambiente terrestre, se pueden
realizar
actividades de observación con todos los sentidos, trabajando en lugares cla-
ramente diferenciados (por ejemplo, una zona boscosa y un claro o
cerca y
lejos del camino de acceso), para establecer comparaciones respecto de
las
percepciones de los alumnos.

Utilizando la misma zona delimitada podemos proponer a los niños un
serie
de actividades de exploración (que detallaremos más adelante en la guía de
obser-
vación) entre las que se propone la identificación del mayor número de seres
vivos
diferentes, agrupándolos en plantas, animales y “otros”.

Esta consigna abre la posibilidad de problematizar la clasificación conocida e
incorporar nuevos grupos de seres vivos a los trabajados hasta el momento, por
ejemplo, los hongos. También es una oportunidad para introducir el uso de cla-
ves sencillas, por ejemplo, para identificar clases de animales:
vertebrados o
artrópodos, o clasificar las plantas, según su forma biológica, en árboles,
arbus-
tos y hierbas.

Las claves utilizadas en uno y otro caso aluden a características diferentes y
los criterios se refieren a categorías taxonómicas o de tipo ecológico.

Es importante hacer notar a los alumnos que estas formas de agrupar y de
nombrar a las plantas y los animales son propias de la clase de ciencias. Al
introducir paulatinamente términos nuevos, es necesario que les ayudemos
a ir construyendo los conceptos que representan.

Por ejemplo, en relación con la clasificación de los vertebrados en
clases,
siguiendo el criterio taxonómico clásico, podemos explicarles que todos los ani-
males con plumas, aunque sean muy diferentes en su aspecto, en su tamaño e
incluso en su forma de desplazarse (algunas aves nadan y otras
corren), se
agrupan en la categoría aves, que es el nombre de la etiqueta (seguido por el
género y la especie) que podríamos encontrar al visitar un museo de
Ciencias
Naturales o en las clasificaciones que presentan los textos de Biología.

En los esquemas siguientes, se presentan los dos tipos de claves menciona-
das, que han sido simplificadas para trabajar con los niños.

Eje

Seres vivos: diversidad,
35

unidad, interrelaciones
y cambios

Clave para identificar distintas clases de Vertebrados (animales con huesos)

Vertebrados (clases)

Mamíferos

Aves

Reptiles

Anfibios

Peces

con
pelos

con
plumas

con
escamas

con
piel

desnuda

con
escamas
y placas

Clave para identificar plantas según su forma biológica

Plantas (según su forma biológica)

Árboles

Arbustos

Hierbas

Altura:

Consistencia
del tallo:

Forma
del tallo:

altos
leñosa

(con madera)

tronco único

y ramificaciones

medianos
semileñosa

(con poca madera)

ramificaciones
desde la base

bajos

herbácea
(sin madera)

ramificaciones
desde la base

En este punto, es necesario hacer una digresión acerca de los problemas de
clasificar con criterio científico.

La clasificación taxonómica en reinos basa sus categorías en las relaciones
de parentesco entre las especies. Subdividir los animales en vertebrados e
inver-
tebrados y, dentro de los primeros, en peces, anfibios, reptiles, aves y
mamíferos,
guarda relación con esta clasificación.

Para clasificar las plantas utilizando esos mismos criterios, que dan cuenta de
los parentescos entre especies, los botánicos utilizan, principalmente, las
caracte-
rísticas de las partes reproductivas (presencia-ausencia y formas de flores,
frutos

36 Ciencias Naturales 3

y semillas). Sin embargo, las diferencias en la reproducción entre helechos,
pinos y
algarrobos, que son básicas para establecer la clasificación botánica,
no resul-
tarán significativas a la hora de enseñar a clasificar la diversidad de las
plantas
a los niños de Primer Ciclo, pues muchas de ellas son parte de estructuras o
pro-
cesos difícilmente perceptibles o muy complejos.

Árbol, arbusto y hierba son tres conceptos de uso cotidiano que describen for-
mas de crecimiento de plantas y que están relacionados con adaptaciones ecoló-
gicas, a las condiciones de temperatura y precipitación de los ambientes natura-
les. Nadie dudaría en decir que el jacarandá es un árbol, un rosal es un
arbusto y
una planta de perejil es una hierba. Sin embargo, definir qué es un árbol, qué
un
arbusto y qué una hierba no es sencillo. Aunque parezca suficiente, la altura
no es
el único criterio a tener en cuenta. El ombú, que parece un árbol,
es una hierba
gigante porque se ramifica desde la raíz y el material que forma sus tallos no
es lo
que científicamente se conoce como madera; las cortaderas que miden
hasta 3
metros siguen siendo hierbas porque se ramifican desde el suelo y no
forman
madera en sus tallos; hay arbustos como el laurel de jardín que alcanzan mayor
altura que árboles bajos como el ceibo; hay cactus que son hierbas,
otros son
arbustos y algunos muy poco conocidos son árboles. La clasificación que propo-
nemos usar es una adecuación muy simplificada para uso escolar de clasificacio-
nes ecológicas complejas en las que las categorías están establecidas sobre las
formas de desarrollo y de vida de las plantas en relación con sus adaptaciones
a las temperaturas y al agua disponible durante el año. No es el propósito de
este
ciclo establecer con los chicos estas relaciones mediante la clasificación en
árbol,
arbusto y hierba. Sin embargo, es pertinente que nosotros sepamos que, por ejem-
plo, en un paisaje natural puede haber vegetación con árboles solo si existe
duran-
te el año al menos un período de lluvias abundantes.

Otro tipo de observaciones que pueden llevarse a cabo en esta salida son las
que tienen como propósito buscar rastros, evidencias de comportamientos o
partes de seres vivos y ayudar a los chicos a identificar las respuestas
de los
animales frente a los estímulos del ambiente.

En todos los casos, se recopilará la mayor cantidad de información posible a
través de dibujos del natural y distintos tipos de escritos en los cuadernos de
ciencias, registros fotográficos, de video o grabaciones.

En función de la riqueza de posibilidades de observación y la corta edad de los
niños, la estrategia que presentamos es formar grupos de
“especialistas” en la
observación de diferentes aspectos. Esta forma de organizar el trabajo lo vuelve
cooperativo y da la oportunidad de discutir la responsabilidad de los subgrupos,
pues todos deberán aportar sus observaciones y registros para el aprendizaje de
los demás compañeros. Es conveniente, si fuera posible, que cada
grupo sea

Eje

Seres vivos: diversidad,
37

unidad, interrelaciones
y cambios

acompañado y asistido por un adulto que conozca de antemano las actividades
que se van a realizar y sea capaz de ayudarlos sin resolver por ellos las
tareas.

A continuación, proponemos un modelo de “Guía de observación para los
especialistas”, para entregar a cada uno de los grupos. Estas fichas
son solo
una propuesta para la organización el trabajo; por lo tanto, pueden armarse de
diferentes maneras, ajustándolas al lugar elegido, a los propósitos específicos,
las secuencias didácticas trabajadas en años anteriores y las particularidades
e intereses de los chicos.

Guías de observación y tareas de campo para los grupos
de especialistas

Grupo 1. Especialistas en vegetación

  • Observen si existen vegetales terrestres. Dibujen los distintos ejemplares.
    Si los conocen, coloquen sus nombres. Observen su tamaño e identifiquen la
    presencia de troncos, brotes, hojas, flores, frutos, semillas, etcétera.
  • Indiquen a su criterio si son árboles, arbustos o hierbas. Luego utilicen la
    clave de plantas para comparar la clasificación realizada e identificar en los
    ejemplares los nuevos criterios propuestos.
  • Observen si existen agrupamientos de plantas en algunas zonas. ¿En qué
    zonas? ¿Qué tipos de plantas son?
  • Observen el color de las hojas de esas plantas y si hay otras semejantes
    en el suelo.
  • Traten de encontrar en el terreno partes de plantas. Recojan en distintas
    bolsas algunos ejemplares de poco tamaño. Escriban y coloquen en cada
    bolsa una etiqueta para identificar las características del lugar de recolección
    y otros datos que consideren importantes.
  • Recojan con una palita y coloquen en bolsas separadas distintas muestras
    del suelo donde viven las plantas seleccionadas. Escriban y coloquen en cada
    bolsa una etiqueta para identificarlas.
  • Observen si existen en la zona agrupaciones de vegetales similares.

Si tienen máquina fotográfica, tomen imágenes de los grupos de plantas
recolectadas o dibujen en sus cuadernos el aspecto que presentan.

  • ¿Encontraron pequeños animales en el suelo, entre las hojas, en las ramas
    o debajo de las cortezas de los árboles? ¿Los conocen?

38 Ciencias Naturales 3

Grupo 2. Especialistas en invertebrados (animales sin huesos)

  • ¿Encontraron pequeños animales en el suelo, entre las hojas, en las
    ramas o debajo de las cortezas de los árboles? Dibújenlos en sus cuadernos
    de ciencias y coloquen sus nombres, si los conocen.
  • Recojan algunos ejemplares en frascos o bolsas separadas para luego
    poder identificarlos en clase. Escriban y coloquen una etiqueta en los
    recipientes para identificar las características del lugar de recolección

y otros datos que consideren importantes.

  • ¿Qué están haciendo esos animalitos allí? Relacionen su forma de
    trasladarse (voladores, caminadores, reptadores, cavadores) con los lugares
    en los que se desplazan, por ejemplo, en las plantas (árboles, arbustos,
    hierbas) o debajo de la tierra.
  • Observen en qué se parecen y en qué se diferencian los animales
    encontrados. ¿A qué podrá deberse, si viven en lugares muy próximos?

¿Cómo han reaccionado frente a la presencia humana?

Grupo 3. Especialistas en vertebrados (animales con huesos)

  • Observen los animales grandes (vertebrados) que haya en el lugar. ¿Cuáles
    son? Dibújenlos y anoten sus características (tamaños, tipos de pico, boca,
    patas, alas, etc.) o tómenles una fotografía, si disponen de una máquina.
  • Utilizando la clave de animales grandes (vertebrados), clasifiquen

los ejemplares observados, teniendo en cuenta los criterios que propone,
por ejemplo, si tienen pelos, pertenecen a la clase mamíferos; si tienen
plumas, pertenecen a la clase aves, etc. ¿Qué grupos identificaron?

Anoten en sus cuadernos.

  • Observen si existen agrupamientos de animales en algunas zonas.

¿En qué zonas? ¿Qué animales son?

  • Si tienen oportunidad, observen los siguientes comportamientos: alimenta-
    ción, reproducción, cuidado de las crías, actitud frente a la presencia humana,
    a ruidos, movimientos bruscos, etcétera.
  • ¿Reaccionan de la misma manera las distintas clases de animales? ¿Y los
    individuos de la misma clase? Dibujen esos comportamientos y anoten en sus
    cuadernos con frases cortas lo que observan.

Eje

Seres vivos: diversidad,
39

unidad, interrelaciones
y cambios

Grupo 4. Especialistas en sonidos y rastros animales
y en la acción humana en el ambiente

  • Traten de escuchar cantos de pájaros, ladridos, relinchos u otros ruidos
    emitidos por animales. Si es posible, regístrenlos con un grabador.
  • Identifiquen la presencia de animales por sus rastros: olores, huellas,
    heces, nidos, cuevas, etc. Escriban en sus cuadernos una lista de rastros
    encontrados.
  • Traten de identificar la presencia y la acción del hombre en el lugar por
    el hallazgo de sus rastros. Estas son algunas pistas: presencia de pisadas,
    restos de comida, envases, envoltorios, postes y cables de luz, pavimento.

Dibujen en sus cuadernos los materiales y objetos encontrados. Anoten
lo que les parezca importante. Si disponen de una máquina, saquen fotos
de los rastros hallados.

“Los especialistas” organizan y comunican la información
recogida en la salida

En las clases posteriores a la salida, evaluaremos con los niños la
información
obtenida comparándola con las anticipaciones y los propósitos iniciales. Les
pro-
pondremos hacer críticas y comentarios. A partir de los distintos registros de
los
ejemplares recolectados y de las experiencias narradas por los chicos, será
nece-
sario sistematizar toda la información recogida.

En esta etapa, podemos organizar con ellos inventarios o listas de animales
y plantas, utilizando las claves propuestas u otras, así como libros con
imágenes o
videos que ayuden a identificarlos. También se puede realizar una actividad
similar
para los sonidos, los olores, las huellas y los comportamientos, con el
propósito
de caracterizar la diversidad observada en el lugar visitado. Será el momento de
volver al primer mapa conceptual elaborado en conjunto para corregirlo y
enrique-
cerlo, armando un segundo esquema que recoja todo lo aprendido.

A partir de esta nueva base de datos, se pondrá el énfasis en establecer rela-
ciones entre los elementos, reconociendo sus interacciones (por
ejemplo: ¿en
qué tipo de plantas encontraron un determinado animal?; ¿la utilizaba para la
construcción del nido, como refugio o como alimento?; el suelo donde
se
encontraban ciertas plantas ¿estaba húmedo, seco o inundado? y otras)
para
terminar afianzando los criterios de clasificación utilizados. Por
último, hay que
puntualizar el tipo de acciones y modificaciones producidas por los
hombres,

40 Ciencias Naturales 3

analizando también el comportamiento del grupo durante la visita. A partir de
esto,
se puede elaborar un repertorio de actitudes posibles, de cuidado y preservación
de la diversidad de los seres vivos y de respeto por el ambiente visitado.

Toda la información procesada se puede exponer a los padres o a otros cursos,
mediante el armado de un mural, una exposición o el diseño de un folleto sobre
el
lugar visitado. Esta será una nueva oportunidad para a revisar lo aprendido e
inter-
pretado por los chicos y para rescatar las nuevas relaciones que han comenzado
a establecer desde la perspectiva de los modelos científicos escolares.

Las producciones escritas de los chicos

En relación con las producciones escritas de los alumnos, la organización de una
secuencia de actividades planificadas brinda numerosas oportunidades para que
puedan escribir listas, etiquetas para la conservación de los ejemplares
recolec-
tados, esquemas conceptuales y textos informativos. En los distintos
formatos
textuales se incorporan paulatinamente nuevas palabras que responden a nue-
vas ideas y a nuevas formas de mirar.

El lenguaje cumple un papel instrumental en la construcción de significa-
dos científicos (es decir, en la comprensión de los conceptos o de las nuevas
“entidades de la ciencia”), en el conocimiento y el uso del patrón temático
de las Ciencias Naturales (es decir, de aquellas palabras y símbolos que
con-
forman la red de interrelaciones entre conceptos) y en la incorporación pro-
gresiva de la terminología científica.

Para instrumentar este uso lingüístico, es necesario crear puentes con el len-
guaje cotidiano, enriqueciendo el vocabulario disponible y sus usos en distintos
contextos. Las expresiones propias de la actividad científica escolar deben res-
ponder a una nueva manera de ver el mundo, mediante modelos o
teorías que
hacen emerger nuevas relaciones entre fenómenos. Se aprende a “hablar ciencia”
(Lemke, 1997) a medida que se van comprendiendo estos “modos
científicos”
de ver los objetos y los fenómenos, y a partir de hablar, escribir, hacer y
pensar
sobre ellos.

A continuación, presentamos distintas producciones escritas de un grupo de
alumnos de 3er año/grado, realizadas durante y después de una salida de campo
en los alrededores de la ciudad de San Carlos de Bariloche, que ejemplifican las
ideas desarrolladas.

Eje

Seres vivos: diversidad,
41

unidad, interrelaciones
y cambios

Etiqueta para un ejemplar vegetal recolectado.

Mapa conceptual sobre la diversidad biológica observada en la salida de un grupo
de 3o y armado en el pizarrón

42 Ciencias Naturales 3

Texto informativo sobre la diversidad de seres vivos (elaborado por los alumnos
a partir
del mapa conceptual).

Enseñar la complementariedad entre estructuras, funciones y ambiente
en los seres vivos: una exploración sobre los árboles

Para continuar con el estudio de los seres vivos, esta vez incorporando la com-
plejidad de las relaciones que establecen con el ambiente, es importante supe-
rar los enfoques que solo se centran en la descripción de sus estructuras.

La clave consiste en partir de esas descripciones para explicar la íntima rela-
ción que hay entre la organización de los seres vivos (estructuras, funciones,
respuestas o comportamientos) y sus formas de vida.

Eje

Seres vivos: diversidad,
43

unidad, interrelaciones
y cambios

Desde este enfoque, no se trata solamente de observar un pino o un
abedul
para describir su forma, la textura de su tronco, la disposición de sus ramas o
la forma y el color de sus hojas; sino de llevar a cabo un tipo de observación
que
permita relacionar la forma y densidad del follaje con lo que sucede en el
propio
árbol con otros seres vivos o con distintos factores del ambiente. Podemos guiar
estas observaciones, por ejemplo, con preguntas como: ¿su forma permite que
aniden pájaros? ¿Utilizan materiales del árbol para construir sus nidos? Cuándo
caiga el agua de lluvia… ¿hacia dónde se dirigirá? ¿Qué relación
puede tener
con las necesidades del árbol? ¿La densidad de su follaje permitirá que el agua
llegue al suelo y puedan germinar las semillas que están allí?

Con ese propósito, en esta secuencia didáctica nos proponemos avanzar en
la sistematización del estudio de las plantas y profundizar la idea de
interacción,
a partir de un proyecto que llamaremos “Visitemos los árboles”.

Este proyecto retoma la secuencia anterior, ya que se volverá a
visitar el
lugar elegido, pero esta vez con el propósito de observar
minuciosamente un
número acotado de árboles. De este modo, los niños estudiarán los
mismos
árboles a lo largo de toda la secuencia, estableciendo semejanzas y diferencias
entre ellos y con otras plantas y reconociendo las respuestas a los
factores
ambientales, para tratar de identificar sus necesidades biológicas. Para ampliar
la información se puede consultar el relato de una maestra que evoca
la
experiencia vivida con sus alumnos al trabajar este tema en: Cohran-Smith, M.
y Lytle, S. L., 2002.

Primer paso: ¿qué pensamos sobre las plantas?

Para iniciar esta secuencia didáctica, podemos comenzar por plantear
cuestio-
nes que apelen a recuperar los conocimientos de los alumnos:
¿recuerdan el
nombre de los árboles que identificamos en nuestra salida de campo?
¿De
qué color eran las hojas de los árboles cuando los visitamos? ¿En qué época
cambian de color? ¿Siempre lo hacen en la misma época? ¿Todos los
árbo-
les pierden sus hojas en el otoño? ¿Qué diferencias pudimos reconocer entre
los árboles y otras plantas? ¿Hay otras plantas que pierden sus hojas? ¿Qué
sucede con las plantas cuando no reciben suficiente agua de lluvia o
de
riego? ¿Pueden sobrevivir sin luz? ¿Habrá alguna relación entre la
tempera-
tura del ambiente y los cambios en las plantas?

Esta primera “lluvia” de ideas se registrará en un afiche, señalando
sus afir-
maciones y las dudas que persistan. Es conveniente organizarlo y registrar en él
las anticipaciones de los chicos con sus nombres. De esta manera, contaremos
con las voces individuales de los alumnos y sus explicaciones
personales,
pudiendo volver a ellas en lo sucesivo, para revisarlas o enriquecerlas.

44 Ciencias Naturales 3

¿Qué pensamos sobre las plantas?

¿Pueden
sobrevivir
sin agua?

¿Por qué?

¿Pueden
sobrevivir sin luz?

¿Por qué?

¿Habrá una relación
entre la temperatura
del ambiente

y los cambios en las
plantas? ¿Por qué?

¿Todos los árboles
pierden sus hojas

en el otoño? ¿Hay otras
plantas que pierden sus
hojas? ¿Por qué?

Sí
Luis
Ana
Pablo
Julia

No
Carolina
Esteban

Sí
Carolina
Ana

No
Julia
Tomy
Clara
Pablo

Sí
Julia
Pablo

No

Ana

No sé
Carolina
Esteban

Sí
Ana
Pablo
Tomy
Clara

Esteban

No
Luis
Julia

Las siguientes son explicaciones dadas por los niños de una clase de 3er año/
grado, respecto de las necesidades de agua de las plantas.

Registro de clase

Luis: –Sí, yo creo que sí, porque
una vez nos fuimos de vacaciones
por bastante tiempo y la planta
que teníamos en la cocina no se
secó… ¡y nadie la regó!

Carolina: –Sería por poco tiempo,
porque en mi casa, en el verano
cuando hace mucho calor, si no
regamos las plantas que mi papá
plantó en el cerco, se mueren…

Luis: –Entonces, ¿qué pasa con

los árboles de la plaza, que nadie
los riega?

Julia: –Además si las plantas no
necesitan agua, ¿por qué ponemos
las rosas en agua?

Ana: –Pero Julia, las rosas no son
plantas… las cortaron de una planta.
Pablo: –Cuando hicimos los
germinadores con las distintas
semillas, también les pusimos agua
para que nacieran las plantitas…

Como vemos en este ejemplo, los chicos utilizan argumentos que son produc-
to de sus observaciones cotidianas y de las experiencias vividas.
Cada una de
estas respuestas deberá contrastarse y revisarse para ser descartada o converti-
da en una afirmación general. Se observa que en algunos chicos persiste todavía

Eje

Seres vivos: diversidad,
45

unidad, interrelaciones
y cambios

cierta confusión entre la planta como un todo y las partes de una planta, o
entre
el proceso de germinación y las condiciones de vida de las plantas.
En otros
casos, se pone en juego la noción de tiempo y el significado que tiene para
ellos
la duración de un período corto o largo.

Teniendo en cuenta el repertorio de ideas de los niños, es necesario diseñar
un conjunto de actividades que les permita ampliar y complejizar sus
observa-
ciones, revisitando algunos conceptos trabajados y poniendo a prueba algunas
de las nuevas conjeturas o hipótesis iniciales.

Luego podremos volver con los niños al mismo lugar donde hicimos las tareas
de campo.

Al realizar una salida didáctica con los alumnos, es importante tener en cuen-
ta que un mismo lugar ofrece la posibilidad de trabajar distintos temas y que
las respuestas que buscamos en el ambiente dependen de las preguntas
que formulemos previamente.

Es el momento de contar a nuestros alumnos que en la salida tendrán que
centrar su atención en varios árboles del ambiente, a los que observarán y sobre
los que van a aprender muchas cosas a lo largo de la secuencia de
trabajo.
Tendremos que dividir la clase en varios grupos de cuatro o cinco niños cada uno
y explicarles que cada uno de los grupos estudiará un árbol de manera especial-
mente cuidadosa y que ese árbol va a ser “adoptado” por ellos.
También van a
observar los árboles de sus compañeros, de manera que puedan percibir
sus
semejanzas y diferencias respecto del “adoptado” por su grupo.

Es importante que el lugar elegido nos permita seleccionar los ejemplares, de
manera que encontremos árboles de distintas especies, árboles de la
misma
especie, pero de distintas edades, y árboles ubicados en condiciones diferentes,
por ejemplo, en zonas iluminadas y sombrías.

Al iniciar esta salida, trataremos de enfocar la atención de los niños en los
pro-
pósitos de la actividad, guiando sus observaciones y exploraciones a los efectos
de identificar semejanzas y diferencias entre distintos árboles, poniendo
énfasis
en las ideas de unidad/diversidad.

Para ello, los distintos grupos tendrán que observar cuidadosamente los árbo-
les seleccionados. Les podremos sugerir que los observen de lejos y de cerca, y
animarlos a usar todos los sentidos, haciendo preguntas como las
siguientes:

46 Ciencias Naturales 3

¿cómo es la punta de este árbol? ¿El medio? ¿La parte baja? ¿Cómo
es la
forma general del árbol? ¿Cuáles son los colores de cada parte?
¿Cómo es
el árbol al tacto? ¿A qué huele? (Podemos sugerirles que raspen
levemente
una hoja, una aguja o la corteza.) ¿Oyen algún sonido en el árbol?
¿Cómo y
quién produce ese sonido?

El objetivo es que puedan obtener la mayor cantidad de información posible, a
partir de la observación directa. Es importante que se concentren en la zona que
rodea los árboles, que utilicen la lupa para aumentar la precisión de sus
observa-
ciones y que trabajen a partir de una serie de interrogantes, que nosotros pode-
mos proponer y que se irán sumando a los de ellos. Por ejemplo:
¿cómo es el
lugar donde está el árbol? ¿Qué hay cerca de él? ¿Qué hay debajo? ¿Y enci-
ma? ¿Está en una zona soleada o la sombra? ¿Cerca del agua o en
un área
seca? ¿Está aislado o rodeado de otros árboles o de otras plantas?
Si está
rodeado de otros árboles o plantas ¿son similares a él o muy
distintos? Los
chicos pueden usar el cuaderno de ciencias para hacer un dibujo realista de su
árbol y escribir lo que han visto o saben de él.

Es importante trabajar con los niños una consigna que oriente la
búsqueda
de relaciones entre el árbol elegido y el ambiente, como: dibujar el árbol y
todo
aquello con lo que está relacionado, por ejemplo, animales que
utilizan el
árbol, hojas, ramas o flores del árbol que han caído al suelo, semillas que pue-
den estar en su base, musgos que crecen en el tronco, tierra que
cubre sus
raíces, entre otras muchas cosas. Para eso debemos guiarlos hacia una
obse-
ración cuidadosa, pidiéndoles que añadan detalles o haciéndoles preguntas para
que vuelvan a mirar algún aspecto, de manera que el dibujo se parezca lo más
posible al árbol2 y dé cuenta de las relaciones observadas.

2 Para conocer más acerca de la importancia del dibujo naturalista en la clase
de ciencias,
consúltese el Cuaderno para el aula: Ciencias Naturales 1, apartado “Preguntas
contextualizadas
para promover la expresión de ideas sobre las plantas”.

Eje

Seres vivos: diversidad,
47

unidad, interrelaciones
y cambios

Como parte de esta actividad científica, podemos proponer a los chicos que
recojan muestras de los árboles estudiados. Las muestras podrán ser
ramas
pequeñas del árbol con sus hojas y, si tuviera flores o frutos, sería bueno
reco-
lectar también algunos. Para conservarlas, hay que colocar las ramitas
entre
varias hojas de papel, cuidando que las hojas queden extendidas;
cerrar el
paquete con cinta adhesiva y guardarlo en una bolsa, sin que se doble. Esta una
buena oportunidad para que los chicos comiencen a manipular muestras, tenien-
do en cuenta el objetivo posterior (dibujar en detalle, continuar estudiando con
otros instrumentos) y que, al mismo tiempo, entiendan que no se trata de arran-
carle ramas al árbol sino, dentro de lo posible, de buscar las muestras en el
piso,
para preservar el ejemplar elegido.

Al llegar al aula, aún en grupos, deberán observar la rama y dibujarla en deta-
lle, junto con el dibujo del árbol que hicieron en la salida. Les propondremos
escri-
bir etiquetas para identificar cada una de las ramas recolectadas y conservarlas
en un herbario de la clase. En la página web del Museo de Ciencias Naturales
puede encontrarse un buen instructivo: www.macn.secyt.gov.ar/herbario.html.

Un breve relato histórico como el siguiente puede enriquecer el
armado del
herbario, ya que los niños tendrán la oportunidad de comparar el
trabajo que
están llevando a cabo con el que realizan los botánicos.

48 Ciencias Naturales 3

Aimé Bonpland fue un famoso botánico y médico francés que realizó junto
a Alejandro de Humboldt, nacido en Prusia (la actual Alemania), un viaje
de investigación por América, hace aproximadamente 200 años.

Los jóvenes naturalistas deseaban enriquecer el conocimiento de las
Ciencias Naturales. Durante su viaje, Bonpland, que era un apasionado
del mundo vegetal, se ocupó principalmente de la recolección y el dibujo
de 6.000 especies de plantas tropicales. Durante los cinco años que duró
el viaje, escribió un diario de botánica con las descripciones de las plantas
recolectadas y de sus propiedades más importantes.

Luego de regresar a Francia y vivir varios años en su país, decidió volver
a América, esta vez a la Argentina. Vivió un tiempo en Buenos Aires

y más tarde se estableció en la actual provincia de Misiones, donde se
dedicó al cultivo de la yerba mate. Le esperaban todavía muchas aventuras
en América…

Así respondía el naturalista a quienes intentaban convencerlo de volver a
vivir a la ciudad: “Habituado a vivir al aire libre, a la sombra de los árboles,
a escuchar los cantos de los pájaros que suspenden sus nidos sobre

mi cabeza, a mirar correr las aguas puras de un arroyo, ¿qué iría yo a
hacer a los salones de París o Buenos Aires? Perdería lo que yo aprecio
más: la naturaleza y las plantas que hacen mi vida placentera”.

A. Bonpland, reproducido por Philippe Foucault, 19903

Un objetivo de las clases de ciencias es que los alumnos puedan ampliar sus
percepciones y saberes sobre la naturaleza. Por esta razón, es importante que,
ya en clase, los chicos compartan sus observaciones sobre las
semejanzas y
diferencias que hay entre los árboles seleccionados. Mientras los
niños expre-
san sus ideas sobre las cosas iguales y distintas en los árboles
observados,
podemos anotar sus comentarios en un afiche (el nombre de cada uno
de los
árboles adoptados, si ya lo hemos identificado, y un número de orden) y orien-
tar la charla para que piensen sobre diferentes aspectos de los árboles. De este
modo, trataremos de incluir en la conversación temas que ellos no hayan abor-
dado, así como reformulaciones y formalizaciones que los acerquen progresiva-
mente a las ideas y el lenguaje de la ciencia escolar.

3 Para saber más, consultar:
www.proyectonautilus.com.ar|web|revistas|PDF|N8color1.PDF.

Eje

Seres vivos: diversidad,
49

unidad, interrelaciones
y cambios

Por ejemplo, podemos así conversar entre todos acerca del color y las dis-
tintas tonalidades de cada árbol: ¿qué parte del árbol le da su color
general?
Será necesario también definir algunas categorías para guiar la discusión sobre
el tamaño de los árboles: ¿hasta qué altura lo consideraremos pequeño, media-
no o grande? Podemos explicarles también que hay distintos tipos de hojas, las
de lámina ancha y otras llamadas agujas, mostrándoles ejemplos de
cada una.
Cuando el afiche esté completo, compararemos el registro que hicimos para los
distintos árboles. Por ejemplo, el árbol 1 y el 3 se parecen excepto en el
color.
El 2 y el 3 son distintos en todas las categorías.

A partir de los resultados de nuestra observación, esta actividad nos permiti-
rá hacer algunas generalizaciones. No debemos olvidar que la tarea de análisis
e interpretación es muy importante para avanzar en la comprensión de los mode-
los científicos escolares, en este caso, la conceptualización sobre la
unidad y
diversidad vegetal.

Para mostrar los nexos entre las observaciones de los niños y los temas cien-
tíficos que se ponen en juego, pueden verse las explicaciones de un
grupo de
alumnos en Pujol, 2003.

Diseño de experiencias: ¿qué sucede cuando cambiamos
las condiciones en que viven las plantas?

En las actividades anteriores, los niños observaron, dibujaron y describieron
varios
árboles diferentes y comenzaron a explicar ciertas relaciones de estos con su
entorno. Hicieron también algunas conjeturas acerca de los factores necesarios
para la vida de las plantas y los que podrían influir en sus cambios. Ahora
debe-
rán poner a prueba esas “hipótesis iniciales” investigando cuáles son las nece-
sidades que tienen en común los árboles y el resto de las plantas.

Para ello, vamos a proponerles diseñar y realizar una serie de experimentos
que les permitan observar cuál es el comportamiento de las plantas respecto de
la luz, el agua y la temperatura, y confrontar los resultados con
sus primeras
hipótesis. Discutir entre todos lo acertado o no de sus afirmaciones previas y
los
resultados de los experimentos servirá para poner en evidencia las relaciones de
las plantas con los factores del ambiente y quizá diseñar nuevas
experiencias
que permitan medir la influencia de otras variables, como el tipo de suelo, en
el
crecimiento y la vida de las plantas.

La discusión debe centrarse en establecer una conexión entre las necesida-
des de las plantas interiores y las que crecen al aire libre (¿Tienen las demás
plantas las mismas necesidades que los árboles? Las plantas de poroto
…

¿tendrán las mismas necesidades? ¿Qué pasaría si los árboles no
pudieran
obtener lo que necesitan?). Una manera de introducir sugestivamente
estas

50 Ciencias Naturales 3

experiencias es comentar que los científicos en sus laboratorios diseñan expe-
rimentos donde cambian las condiciones de vida de las plantas (ya
que no se
pueden cambiar las condiciones del ambiente en que viven habitualmente) para
averiguar cuáles de esas condiciones afectan y de qué manera el crecimiento y
la vida de los ejemplares estudiados. De un modo similar, nosotros
vamos a
diseñar nuestros propios “experimentos” cambiando las condiciones de algunas
plantas que vamos a cuidar en clase para averiguar si el agua, la luz y la
tempe-
ratura son algunas de las cosas que necesitan para crecer y vivir.
Este es el
momento de regresar al primer cuadro de registro de anticipaciones elaborado
con los niños y a sus primeras explicaciones.

Experiencias para observar las respuestas
de las plantas a factores del ambiente

Materiales

• 5 plántulas de poroto de 10 centímetros de altura aproximadamente
en macetas con tierra

• agua

• una jarra

• un armario

• una heladera

• etiquetas

Procedimiento

1) Colocar una planta a la luz del sol. Dejar de regarla. Identificarla
con una etiqueta con el número 1.

2) Colocar una maceta al sol. Regarla. Identificarla con el número 2.

3) Poner una maceta en un sitio sombrío, pero no totalmente oscuro.
Regarla. Identificarla con el número 3.

4) Colocar una maceta en un sitio totalmente oscuro (un armario,
por ejemplo). Regarla. Identificarla con el número 4.

5) Colocar una maceta en la heladera. Regarla. Identificarla con
el número 5.

Eje

Seres vivos: diversidad,
51

unidad, interrelaciones
y cambios

Es importante fijar un horario para regar las plantas y asegurarse de que los
chi-
cos no echen agua en exceso y de que no rieguen la maceta 1. A medida que pasa
el tiempo, es importante discutir con ellos los cambios que se observan. Para
vol-
car los resultados podemos armar una tabla como la siguiente en un afiche, que
quedará en la pared, a la vista de todos, para cada maceta.

Maceta 1

Día

Color

Altura Número de hojas Otras observaciones

1

2

3

4

Cada alumno debe llevar sus anotaciones en el cuaderno de ciencias,
a la
manera de un diario. Podemos dar por concluida la experiencia cuando las plan-
tas que se encuentran en condiciones normales lleguen a aproximadamente 15
centímetros. En la tabla de registro, los chicos pueden dibujar las plantas en
su
estado final. Esto les servirá para sacar conclusiones sobre cuáles son los
prin-
cipales requerimientos de las plantas para vivir.

Para ampliar el trabajo experimental e incluir nuevas variables que
permitan
complejizar lo estudiado, se puede plantear un nuevo problema: ¿la
composi-
ción del suelo que hay en la maceta influirá también en el crecimiento y la vida
de las plantas de poroto?, para que los alumnos establezcan una relación entre
algunos de los materiales que componen los suelos y su capacidad para dete-
ner o dejar pasar el agua.

Para ejemplificar esta actividad, les presentamos una experiencia sencilla lle-
vada a cabo con niños aún más pequeños que nuestros alumnos de 3er
año/
grado. Consistió en plantearles un problema, ofrecerles una serie de materiales
y pedirles que hicieran las pruebas necesarias. Las preguntas desafío formula-
das por la maestra fueron: ¿cuál es el material que impide el paso del agua: la
arena, la arcilla o las piedras? ¿Cómo podemos construir una pared
de con-
tención para el agua que nos ayude a verificar las respuestas?

1) Los niños observan los materiales. 2) Llevan a cabo
una primer experiencia utilizando

libremente los materiales y realizando mezclas
para armar una pared de contención para el agua.

3) La maestra les hace observar el resultado

y los niños se dan cuenta de que la mezcla de
materiales no impide el paso del agua.

4) Los chicos piensan un nuevo experimento en
el que van a usar los materiales por separado.

5) Cada grupo construye el muro de contención
utilizando sólo uno de los materiales.

6) Las piedras (de distintos tamaños) dejan pasar
el agua.

7) La arena deja pasar parte del agua. 8) La arcilla
impide el paso del agua.

Enseñar la complementariedad entre estructuras y funciones
en el propio cuerpo: un acercamiento a la función de nutrición

Los alumnos de Primer Ciclo tienen ideas intuitivas acerca de cómo es su cuerpo
por dentro, y conocimientos y experiencias vinculadas con el funcionamiento de
los
sistemas que lo conforman, relacionadas con aprendizajes escolares anteriores o
con situaciones cotidianas, como el dolor de estómago, la percepción del aumen-
to de los latidos de su corazón o su respiración luego de hacer ejercicios, la
per-
cepción de olores, texturas, sonidos y sabores, o de los cambios que se producen
en los alimentos al masticarlos y “agregarles” saliva, entre muchas otras.

Sabemos que resulta difícil, incluso en ciclos avanzados de la escolaridad, que
los niños logren entender el organismo humano como un sistema abierto e
integrado. Por eso, vamos a promover esta construcción desde etapas tempra-
nas, a partir de nuestra intervención didáctica, progresivamente. Para
lograrlo, es
importante que cuando trabajemos cuestiones del cuerpo humano apuntemos a
que los niños expliquen procesos, dentro de sus posibilidades, y no solo des-
criban partes, con el único propósito de ampliar el vocabulario específico.

En este ciclo, les proponemos retomar con los alumnos algunas ideas traba-
jadas sobre otros seres vivos, para que identifiquen también el organismo huma-
no como un todo que lleva a cabo numerosos intercambios con el ambiente en
que vive. Esto nos permite seguir avanzando en la construcción del modelo de
ser vivo, incorporando algunos aspectos vinculados con la función de nutrición.
Lo central en este ciclo es discutir qué estímulos recibe nuestro
organismo y
qué incorpora del ambiente, cómo ingresa aquello que toma y, recién después, qué
partes del cuerpo intervienen, cómo actúan esas partes, qué cambios se obser-
van, qué se elimina, etc. En este caso, también sería importante vincularlo con
las relaciones con otras personas y con otros seres vivos.

54 Ciencias Naturales 3

Las siguientes actividades pueden constituir una introducción
problematiza-
dora para diseñar una secuencia de enseñanza sobre este tema. Para observar
los cambios en nuestro organismo, podemos solicitar a los niños que
perciban
qué ocurre en su pecho al pasar del reposo a la actividad y viceversa; o también
poner en evidencia la relación que hay entre la respiración y el latido del
corazón
con la actividad muscular, utilizando un estetoscopio o apoyando la
mano y el
oído sobre el tórax de un compañero.

En este apartado nos vamos a detener en las distintas formas de explorar las
ideas de los alumnos sobre los órganos y las funciones del cuerpo humano, así
como en algunos resultados y la posible progresión de estas ideas, sobre la base
de aportes que provienen de la investigación didáctica. Para que los niños
tengan
oportunidad de explicitar sus conocimientos previos, podemos proponer diversas
actividades orientadas a evidenciar qué saben sobre el nombre, el número y el
tamaño relativo de sus órganos, su conexión o no con el exterior, los materiales
que entran y salen del cuerpo y los lugares por dónde lo hacen, etcétera.

Una alternativa es partir de un planteo de preguntas como las
siguientes:

¿qué órganos de su cuerpo conocen? ¿Cuáles están en el abdomen o en la
panza? ¿Qué función cumplen los dientes, la lengua y la saliva? ¿Qué cami-
no siguen los alimentos que comemos? ¿Qué parte del cuerpo es la que late?

¿Siempre late del mismo modo? ¿Adónde va el aire que entra al
cuerpo por
la nariz? ¿Por dónde sale?

Otra posibilidad consiste en organizar un cuestionario escrito más estructura-
do y acompañarlo del contorno de una figura humana, para trabajarlo individual-
mente o en pequeños grupos. A continuación, presentamos la adaptación de un
cuestionario clásico (adaptado por Cubero, R., 1993, de Gellert, 1962).

a) ¿Qué tenés adentro tuyo? Nombrá todas las cosas que pensás que están
adentro tuyo.

b) ¿Qué hay en la cabeza? Nombrá todas las cosas que están en la cabeza.

c) En la silueta, hacé un círculo que muestre dónde está el corazón

y cómo es de grande. ¿Qué hace el corazón? ¿Qué pasaría si no tuviéramos
un corazón?

d) Hacé un círculo que muestre dónde está el estómago y cómo es de
grande. ¿Qué hace el estómago? Señalá en el esquema a dónde va la comida
después que la tragaste. ¿Sale alguna vez por algún lado? ¿Por dónde?

Eje

Seres vivos: diversidad,
55

unidad, interrelaciones
y cambios

Otra estrategia es que los niños representen sus ideas por medio del dibu-
jo. Para ello, sería interesante proporcionarles nuevamente el contorno de una
figura humana, para que ellos representen los órganos o elementos que creen
que hay adentro del cuerpo. También podemos pedirles que dibujen su
cuer-
po y los órganos o elementos que tiene en su interior. Les proponemos obser-
var estos ejemplos:

Una figura obtenida de niños por
María Arcá, publicada originalmente
en Rosario Cubero, Cómo trabajar
con las ideas de los alumnos, Madrid,

Díada, 1993, y en Pujol, Didáctica de
las Ciencias en la Educación Primaria,
Madrid, Síntesis, 2003.

Una vez recogida toda la información que proviene de la exploración
de las
ideas de los chicos, es importante decidir de qué forma la vamos a organizar. A
partir de la interpretación de sus ideas, podremos investigar cuáles son los
órga-
nos conocidos por los alumnos, cuáles los desconocidos, cuál es la ubicación que
ellos les dan en el interior del cuerpo, cuáles las funciones atribuidas
(correctas
o no), etc. En este momento es importante analizar el inventario de
ideas para
identificar regularidades o patrones en la clase y establecer los distintos
modelos
de cuerpo humano (sus órganos y funciones) puestos en juego. Esta investiga-
ción nos dará insumos para planificar actividades que permitan corroborar, rec-
tificar o ampliar los conocimientos de los niños.

56 Ciencias Naturales 3

Existen distintos formatos de cuadros y tablas para volcar la información obte-
nida de las ideas previas sobre los órganos que tienen nuestros alumnos. Podemos
elaborar una tabla sencilla como la que sigue, en la que se presenten órganos o
elementos nombrados por los niños y el número o porcentaje de alumnos que los
nombraron (adaptado de Cubero, 1993).

Órganos/Elementos % de
alumnos

Corazón
Huesos
Cerebro
Intestinos
Pulmones
Hígado
Estómago

76

60

56

40

38

26

Sigue…

Sangre

Músculos

Dientes

Lengua

Riñones

También podemos diseñar una tabla un poco más compleja que incluye las fun-
ciones que los niños les atribuyen a esos órganos o elementos.

Llegado este momento, es necesario guiar un intercambio de ideas entre com-
pañeros para favorecer la contrastación de los distintos modelos
identificados.
Podemos discutir en grupo sobre los dibujos o figuras realizadas o retomar las
respuestas al cuestionario o la encuesta. En este intercambio de ideas, nuestra
intervención tendrá como propósito estimular las explicaciones, mostrar
contradic-
ciones en sus argumentos o poner en evidencia algún hecho importante que ellos
hayan pasado por alto, por ejemplo, la conexión entre dos órganos como el estó-
mago y el intestino. Podemos llevar adelante este propósito mediante la formula-
ción de interrogantes del tipo: ¿cómo sucede este proceso? Pero,
entonces,

¿qué les ocurre a los alimentos luego de comerlos?; o bien: ¿en qué partes del
cuerpo hay sangre? Entonces, ¿cómo llega la sangre a los dedos?

Otra actividad que podemos proponer es la elaboración de modelos tridimen-
sionales con materiales descartables (bolsas, mangueras, envase y potes plásti-
cos) en grupos y la escritura de textos explicativos breves sobre el modelo
cons-
truido y su funcionamiento. Otra opción es proponerles comparaciones con otros
animales, a través de la observación de ilustraciones, fotografías o videos
refe-

Eje

Seres vivos: diversidad,
57

unidad, interrelaciones
y cambios

ridos, por ejemplo, a la dentadura de algunos mamíferos (omnívoros, otros car-
nívoros y herbívoros) para conocer cuál es similar a la de los humanos.

Finalmente, para sistematizar las nuevas nociones y palabras aprendidas,
podemos pedir a los alumnos que las registren través de un diario de clase o
mediante esquemas gráficos o conceptuales en sus cuadernos.

Niveles de progresión en la construcción de ideas sobre el cuerpo humano

A modo de cierre del trabajo con los ideas de los niños sobre el funcionamiento
de algunos órganos, puede resultar interesante compartir una secuencia posible
de
los niveles de progresión en la construcción de estas ideas por parte de los
niños.
Si bien es muy esquemática, puede orientar los alcances de los contenidos pro-
puestos para los distintos años y ciclos de la escolaridad básica.

  • Indiferenciación entre la estructura y la función de los órganos o elementos
    en el interior del cuerpo.
  • Diferenciación incipiente de órganos y localización en el interior del
    cuerpo.
  • Identificación de algunos órganos y elementos y referencia parcial a sus
    funciones (un órgano es el origen de una función).
  • Diferenciación entre la estructura y la función de los órganos.
  • El órgano se concibe como un agente activo (por ejemplo, es el encargado
    de mover sustancias por el cuerpo).
  • Diferenciación entre órganos, funciones y sustancias.
  • Se concibe la transformación de las sustancias corporales.
  • Identificación de sistemas de órganos, sus estructuras y funciones
    y coordinación en la transformación de sustancias.
  • Identificación de relaciones entre sistemas de órganos y sus funciones.

En relación con el cuidado del cuerpo: el consumo de leche

Es importante que los niños y niñas puedan sistematizar y jerarquizar
pautas y
hábitos referidos a una alimentación variada y equilibrada y al consumo de agua
potable, por su posible efecto en la prevención de enfermedades.

Una manera de que los alumnos se apropien de estas pautas es a través de la
adquisición de conocimientos nuevos que les permitan explicar el porqué de este
tipo de alimentación, para volverlo significativo. Veamos este ejemplo
de una
maestra que trabajó con sus alumnos la importancia del consumo de leche en la
niñez a través de una experiencia para investigar los efectos del calcio.

58 Ciencias Naturales 3

Una experiencia para investigar el calcio

Otra actividad que podemos proponerles, consiste en llevar a cabo una experien-
cia para observar cómo los huesos se vuelven blandos cuando se les extrae el
calcio. Para ello vamos a utilizar vinagre. Al respecto, deberemos informar a
los
chicos que el vinagre (por contener un ácido) es un buen “extractor” de calcio,
en este caso de los huesos, pero que este ácido “extrae” los minerales del hueso
cuando se pone en contacto directo y no cuando los ingerimos como condimen-
to. Esta será una buena oportunidad para hablar de la transformación de los ali-
mentos dentro del cuerpo humano, ya que el vinagre se transforma en otras sus-
tancias a lo largo del tubo digestivo.

Experiencia 1
Materiales

• un hueso de pollo cocido y limpio

• vinagre

• un frasco de vidrio con su tapa

Procedimiento

1) En el frasco lleno de vinagre, colocar el hueso cuidando que quede
bien cubierto por el líquido.

2) Cerrar el frasco con la tapa y dejarlo así por una semana.

3) Durante este tiempo, cambiaremos el vinagre del interior del frasco
al menos dos veces. Es muy importante hacer notar a los niños el olor
del líquido que desechamos.4

Ellos podrán percibir que el aroma característico del vinagre casi ha
desaparecido porque el ácido acético que le confiere su olor reaccionó
con el calcio del hueso. El acetato de calcio formado queda disuelto
en el líquido del frasco y el hueso queda empobrecido en calcio.

Cuando extraigamos el hueso del baño de vinagre y lo presionemos,
comprobaremos que puede doblarse: habrá adquirido una consistencia
gomosa.

4 Para conocer la técnica para oler que instrumentamos en ciencias,
consúltese el Cuaderno para
el aula: Ciencias Naturales 1, el apartado “Para diferenciar líquidos: explorar
propiedades como
el olor”.

Eje

Seres vivos: diversidad,
59

unidad, interrelaciones
y cambios

Este mismo experimento podría hacerse con un diente o con una cáscara de
huevo de gallina. Después de la experiencia, cuando los niños ya hayan recono-
cido el nuevo estado del hueso, les propondremos una actividad para poner en
juego los nuevos conocimientos; por ejemplo, que inventen publicidades de pro-
ductos lácteos, utilizando como argumento de venta los beneficios del calcio de
la leche para los huesos y que las dramaticen.

Otra posibilidad para ampliar este tema es incluir contenidos del
área de
Tecnología sobre la producción y el procesamiento de alimentos, en este caso,
los
procesos de producción de lácteos. Uno de los más sencillos de
reproducir en
clase con los niños, para luego analizarlo, es la fabricación de manteca
mediante
el batido de crema.4

Las ideas desarrolladas en las actividades propuestas ofrecen oportunidades
para que los chicos puedan explicar el papel de los lácteos durante el
crecimien-
to y en otras etapas de la vida y que, tomando como base los modelos estudia-
dos, comiencen a establecer algunas relaciones entre alimentación y salud. De
esta forma, los modelos científicos escolares constituyen la base explicativa
para
el abordaje de las temáticas vinculadas con la salud desde la
perspectiva del
área de Ciencias Naturales.

Es importante tener presente que la educación para la salud, entendida como
el desarrollo de comportamientos para prevenir enfermedades y generar espa-
cios saludables, es una temática compleja y multidimensional. Por esta razón, es
un campo fértil para un trabajo articulado, que requiere de la integración de
con-
tenidos de las áreas de Ciencias Naturales, Ciencias Sociales y Formación Ética
y Ciudadana, además de la ya sugerida con Tecnología.

4 Véase Blok, R. y Bulwik, M. (2000).

 nap La identificación de separaciones de mezclas de materiales y la distinción de distintos tipos de 

cambios de los materiales,

 reconociendo algunas transformaciones donde 

un material

 se convierte en otro distinto.

LOS MATERIALES
Y SUS CAMBIOS

EJE

Los materiales y sus cambios

Los saberes que se ponen en juego

El núcleo de aprendizajes que se ha priorizado respecto de los materiales y sus
cambios apunta a que los niños de 3er año/grado identifiquen formas de sepa-
ración de mezclas de materiales y distingan los diferentes tipos de cambios en
los materiales, reconociendo algunas transformaciones donde un material
se
convierte en otro distinto. El propósito de este núcleo de aprendizajes es que
los
alumnos observen y registren las variaciones que se producen en algunos mate-
riales cuando son calentados directa e indirectamente (por ejemplo, el descon-
gelamiento de alimentos, el “ablandamiento” de la manteca cuando se la saca
de la heladera) y cuando interactúan con otros, como con el agua u otros líqui-
dos (por ejemplo, absorción del líquido, disolución en el líquido).

Se espera que los niños puedan distinguir entre algunos cambios
relativa-
mente sencillos (por ejemplo, disolución, mojado, fusión, evaporación) y
aquellos
cambios más complejos (por ejemplo, quemado, ataque con un ácido), como un
acercamiento inicial al concepto de cambio químico o transformación de un tipo
de materia en otro distinto. Se pretende promover:

• el agrupamiento y la clasificación de materiales según la manera en
que se comportan ante el calor (por ejemplo, se derriten, cambian de color,
se ablandan, echan humo) y ante el agua y otros líquidos;

• el reconocimiento de la existencia de mezclas en las que participan
materiales en estado gaseoso;

• la exploración de diferentes maneras de separar mezclas de materiales
(por ejemplo, colar, tamizar, evaporar) y la identificación de los cambios
que se producen en estos procesos;

• la indagación acerca de algunas interacciones entre los materiales y los
factores que influyen en los resultados obtenidos.

63

Propuestas para la enseñanza

Claves de un enfoque para abordar los materiales y sus cambios

En las clases de ciencias naturales en 3er año/grado, se va a continuar con el
camino trazado en los años/grados anteriores, ahora poniendo el foco en la idea
de cambio, para trabajar las transformaciones que pueden ocurrir en los mate-
riales. La evolución de los conocimientos sobre los materiales producidos hasta
el momento pone de manifiesto la fuerte incidencia que la actividad del hombre
ha tenido y tiene sobre la materia, manipulándola y transformándola. Las aplica-
ciones dadas a los materiales están en función de las necesidades que satisfa-
cen y estas, de los modelos de vida de una determinada sociedad. Este tipo de
reflexión abre la puerta para el tratamiento, en la escuela, de relaciones
entre la
ciencia, la tecnología y los requerimientos sociales.1

Durante los primeros años de la EGB/Nivel primario, los alumnos
estudian
aspectos básicos de los materiales y sus transformaciones desde el punto de
vista fenomenológico, hacen indagaciones a partir de la manipulación
de los
mismos y el uso de los sentidos, utilizan procedimientos de observación de pro-
piedades y realizan exploraciones que las pongan de relieve. En este sentido,
las
experiencias cotidianas juegan un papel muy relevante.

Para facilitar en los chicos la construcción del concepto de materia (como todo
lo que pesa, se puede percibir y ocupa espacio), ya desde 1er año/grado
partimos
de la idea de materiales o tipo de material, centrando la atención en sus
propie-
dades y en su diferenciación respecto de las características propias de los
obje-
tos. La observación y la predicción del comportamiento de algunos materiales
cuando interactúan con distintos agentes (calor, luz, agua, etcétera), las com-
paraciones y las clasificaciones que los niños puedan establecer, les permiten
ganar experiencia y familiaridad con los materiales de usos más cotidianos y
com-
prender las relaciones entre sus propiedades y su utilidad práctica.

Desde el inicio de la escolaridad, a partir del trabajo con los materiales,
abor-
damos la caracterización de los estados de agregación líquido y sólido y su
dife-
renciación como una posible vía para la construcción del concepto de materia

1 Véase Fourez, G. (1994), Alfabetización científica y tecnológica, Buenos
Aires, Colihue. En este
libro, el autor fundamenta la necesidad de la alfabetización científica y
tecnológica y destaca

el sentido formativo de la enseñanza de las ciencias en la escuela. Los datos
completos de los
textos mencionados en este Eje se encuentran en la Bibliografía, al final del
Cuaderno.

64 Ciencias Naturales 3

y su modelización. Aunque es habitual comenzar con los sólidos, por
ser más
fáciles de manipular, los niños reconocen con mayor facilidad el estado líquido.
Como en los chicos la idea de sólido suele estar asociada a que son duros, que
no cambian, como ya fue mencionado en las sugerencias para los años/grados
anteriores, es aconsejable trabajar desde 1er año/grado con acciones
mecáni-
cas, para ir introduciendo la idea de la existencia de sólidos
flexibles y sólidos
rígidos, y diferenciar a la dureza como otra propiedad de los sólidos.

A través del estudio del aire, los alumnos pueden ir caracterizando el estado
gaseoso. El reconocimiento del aire como un material (en estado
gaseoso)
comienza a desarrollarse más adelante, por tratarse de una idea más compleja.
Una vez que los alumnos pueden construir la idea de la existencia del aire y de
algunos gases que lo componen, están en condiciones de abordar la
temática
de las combustiones y las corrosiones (oxidaciones).

Cambia, todo cambia…, los materiales también

Para facilitar la profundización de la noción de cambio, una opción es guiar las
observaciones de los chicos para que detecten las variaciones que se hayan pro-
ducido en las propiedades de los materiales y/o de los cuerpos, luego de haber
tenido lugar diferentes tipos de interacciones. Para ello, es conveniente promo-
ver el registro de las observaciones realizadas antes de que se produzca el cam-
bio y orientar su comparación con los registros de las observaciones hechas una
vez producida/s la/s transformación/es.

Con ese propósito, podemos trabajar con los alumnos con secuencias de fotos
o dibujos, de manera individual, grupal o con la clase en su conjunto. El
objetivo
es que los niños registren por escrito lo que observan en cada imagen, es decir,
el “antes” y el “después” de cada secuencia.

Son muchas las secuencias posibles. Aquí sugerimos algunas.

  1. Un trozo de plastilina y un muñeco hecho con la misma plastilina.
  2. Un toldo nuevo y el mismo toldo decolorado.
  3. Una hoja de papel; la misma hoja pero quemada, hecha cenizas
  4. Un muñeco de hielo o nieve y el mismo muñeco algo derretido.
  5. Parte de la carrocería de un auto, el manubrio de una bicicleta o un tornillo
    y el mismo objeto oxidado, es decir, en el que se evidencien señales de
    corrosión.
  6. Una persona preparando la masa de una torta, sobre una mesa en la que
    se ven los ingredientes que utiliza (harina, azúcar, leche y huevos)
    y luego la
    torta terminada.

Eje

Los materiales
65

y sus cambios

66 Ciencias Naturales 3

Esta actividad también puede plantearse reemplazando las imágenes por los
materiales/objetos concretos y mostrando directamente algunas situaciones de
cambio que los alumnos pueden observar y describir.

Actividades de este tipo ayudan a los chicos a distinguir entre el estado
inicial
de un cuerpo o de un material y el estado final de este, lo que equivale a
recono-
cer sus características antes y después de la interacción. Por eso,
durante la
puesta en común, insistiremos en el cómo era antes y cómo es ahora.
Para
ahondar en este reconocimiento, entonces, es interesante proponer que los dife-
rentes equipos comenten para cada caso si lo que ven se trata de un cambio, en
qué consiste ese cambio y cómo lo reconocieron. La puesta en común facilita la
estructuración de la información obtenida. Cada grupo puede leer sus anotacio-
nes y hacer comentarios respecto de cada una de las situaciones. Así se irán
con-
siderando una o dos situaciones de las presentadas y luego se realizará un nuevo
análisis conjunto. Las observaciones serán cada vez más detalladas y
precisas.
Los registros se irán enriqueciendo con el aporte de los otros grupos.

Los niños piensan sobre sus pensamientos

La interpretación de las observaciones promueve el comienzo de nuevas bús-
quedas de información para dar respuestas a las nuevas preguntas que van sur-
giendo y, por lo tanto, a nuevas actividades en las que se intercambiarán puntos
de vista para poder llegar a dar algunas explicaciones.

Con interrogantes del tipo: ¿todos los cambios son iguales?, ¿cómo los
podríamos agrupar?, ¿por qué?, se pueden orientar las observaciones e inter-
pretaciones en el sentido de detectar diferentes tipos de cambios.
Algunos de
ellos son cambios naturales, no provocados por el hombre, como la decoloración
del toldo o la erupción de un volcán (las situaciones 2, 4 y 5 de las secuencias
propuestas); mientras que otros son cambios provocados por los seres huma-
nos, como la preparación de una comida. En el marco de ricos intercambios de
ideas, también será de interés ayudar a los chicos a reconocer que algunos cam-
bios son más rápidos que otros, por ejemplo, si se compara un trozo
de papel
que se quema respecto de un helado que se derrite.

Asimismo, podemos sugerir que algunos cambios son más simples o sen-
cillos que otros. Para orientarlos en ese sentido, hay algunas preguntas
signifi-
cativas: ¿qué ocurrió cuando el trozo de plastilina se transformó en un muñe-
co de plastilina? ¿Cambió el material? ¿Cambió el cuerpo? Y en el caso de
la carrocería del auto o el clavo que se oxidó, ¿cambió el
material? ¿Sigue
siendo el mismo? ¿Por qué? Estas preguntas promoverán la reflexión
acerca
de la existencia de cambios en los que se mantienen los materiales originales y
otros en los que aparecen nuevos materiales (situaciones 2, 3, 5 y 6).

Eje

Los materiales
67

y sus cambios

A medida que se desarrollen estas preguntas, entre todos se puede ir com-
pletando un cuadro como el que sigue, indicando en cada caso, por sí o por no,
cada una de las posibilidades indicadas.

Situación Los materiales se mantienen
Los materiales cambian

1

2

3

Abordar el concepto de “cambio” requiere brindar múltiples oportunidades
para que los chicos construyan nociones sobre la relación entre la variación de
las propiedades de un material y las operaciones o procesos llevados
a cabo
sobre este cuando se producen las interacciones.

Interrogantes del estilo: ¿qué pasa si…? interpelan a los niños, los mueven a
la
construcción de anticipaciones. Es decir, se trata de desafiarlos
apelando a
supuestos, búsqueda de indicios y relaciones entre fenómenos. Por ejemplo: ¿qué
pasaría con un trozo de manteca si quedara afuera de la heladera, en un día
muy caluroso? ¿Cómo se darían cuenta de que eso sucedió? Si dejamos un
pedazo de queso, ¿qué suponen que ocurrirá? ¿Cómo se darían cuenta?

En el caso de la manteca, si es que anticipan que se derrite, en sus argumen-
taciones harán uso probablemente de sus ideas acerca de las características del
estado sólido y del estado líquido. En el caso del queso, si respondieran “se
pudre”
o “se descompone”, harán mención al olor o, posiblemente, a cambios en el
color
para justificar su respuesta a la última pregunta.2

Observar en busca de cambios

En el camino del reconocimiento de cambios, la observación es
fundamental.
Observar implica poner en juego todos los sentidos para encontrar señales que
permitan obtener la mayor información posible. Para ello, podemos orientar a los
chicos planteando situaciones en las que deban oler, tocar, escuchar
y/o ver,

2 Las situaciones planteadas en los ejemplos pueden ser vinculadas con el
tema de la
conservación de los alimentos.

68 Ciencias Naturales 3

según se requiera. Aunque trabajen con materiales no tóxicos, es aconsejable
que no utilicen el sentido del gusto, así se evita que desarrollen el
hábito de
hacerlo, que es muy peligroso.

En algunos casos, las sensaciones táctiles les reportarán buena información,
por ejemplo, para diferenciar una superficie lisa de otra rugosa o una
superficie
de un material plástico de una metálica. Podemos entregar a un
alumno que
tenga los ojos cerrados o vendados un trozo de plástico y otro de metal, ambos
de similar forma y tamaño, y pedirle que describa cada uno de ellos
haciendo
anticipaciones respecto de qué tipo de material es. Los chicos suelen comparar
entre ambos, o con objetos y sensaciones conocidas, como: a este lo siento más
frío; se parece a una manija de metal. En otros casos, prevalecerá el olfato,
como
ocurre al diferenciar agua de alcohol.

Cuando hacemos uso del sentido del olfato, hay que alertar a los
alumnos
sobre la existencia de materiales cuyos olores son irritantes o venenosos y las
precauciones que se deben tener.

Es una buena oportunidad para repasar la técnica que se utiliza para perci-
bir olores,3 tal como lo hacen los catadores de vino, por ejemplo,
ubicando el
recipiente a cierta distancia de la nariz y acercando los vapores con movimien-
tos de la mano.

Para acercarnos a los modos de hacer de los científicos, no basta con mirar:
hay que examinar intencionalmente. Para comprender y conocer los fenómenos
y procesos que se dan en la naturaleza, también debemos interactuar con ellos
de manera indirecta y planeada.

Nuestra cultura occidental ha privilegiado el sentido de la vista como herra-
mienta para aproximarnos al conocimiento del mundo. No obstante, aunque no
seamos muy conscientes de ello, el uso del resto de los sentidos amplía nues-
tro campo de percepción y, en consecuencia, la información suministrada por
la visión.

3 Para ahondar en esta técnica, se puede revisar el apartado: “Para
diferenciar líquidos: explorar
propiedades como el olor”, en el Cuaderno para el aula: Ciencias Naturales 1.

Eje

Los materiales
69

y sus cambios

Sin embargo, la información que nos pueden dar nuestros sentidos puede ser
engañosa, además de limitada. Para observar mejor, en algunos casos, se requie-
re usar instrumentos, como lupas, microscopios o termómetros. Para ponerlo en
evidencia, podemos entregar a los alumnos un platito con algo de azúcar o de sal
y pedirles que observen el sólido y lo describan, haciendo el registro escrito
en sus
cuadernos. Luego entregarles una lupa y pedirles que vuelvan a realizar la
obser-
vación y descripción, y que la comparen con la anterior.

Para conocer más acerca de las espumas:

un cruce entre exploraciones y lenguaje

En 1er y 2o años/grados, los chicos y chicas han observado y preparado mezclas
entre materiales en estado sólido y en estado líquido, pues la intención
principal
era caracterizar y diferenciar esos estados de agregación de los materiales.
Así,
en algunas ocasiones, mezclaron sólidos con sólidos, líquidos con líquidos y
sóli-
dos con líquidos. En 3er año/grado, se espera que puedan trabajar con materia-
les en estado gaseoso.

En primer 1er año/grado los chicos tuvieron evidencias sobre la
propiedad de
ciertos líquidos de formar espumas persistentes cuando son agitados.4 Si los
chi-
cos ya reconocen la existencia del aire como un material en estado gaseoso,
esta-
rán en condiciones de saber más acerca de las espumas; además de reconocer
su existencia, indagarán acerca de su constitución, de cómo están formadas.

En la vida cotidiana, las personas necesitamos evaluar y tomar decisiones que
requieren un cuestionamiento cuidadoso, la búsqueda de evidencias y el razona-
miento crítico. Indagar supone pensar sobre lo que sabemos, por qué
lo sabe-
mos y cómo llegamos a saberlo.5

Para avanzar en el estudio de las espumas, podremos presentar a cada grupo
de alumnos, una serie de cinco botellitas de plástico transparentes y con tapas
de
rosca (del tipo de las de agua mineral de 500 ml), numeradas, muy bien cerra-
das y con los líquidos indicados a continuación hasta 1/4 de su capacidad:

4 Véase el apartado: “Para diferenciar líquidos: explorar la formación de
espumas”, en Cuaderno
para el aula: Ciencias Naturales 1.

5 Respecto de la indagación en la ciencia y en las aulas, consúltese el
dominio: www.eduteka.org/
Inquiry1.php. En esta página web encontramos el capítulo 1, traducido al
español, del libro
Inquiry and the National Science Education Standards: A Guide for
Teaching and Learning
(2000), de la National Academies Press, editorial de la Academia Nacional de
Ciencias de los
Estados Unidos. En: www.eduteka.org/Inquiry2.php, hay partes del capítulo 2 del
mismo libro,
también traducido al español.

70 Ciencias Naturales 3

  1. un líquido desengrasante para
    pisos o un detergente líquido;
  2. aceite comestible o glicerina
    o vaselina líquida;
  3. granadina o un jugo de fruta
    o agua coloreada (para ello

podemos usar cualquier colorante
para alimentos);

  1. agua jabonosa;
  2. agua de la canilla.

Con la consigna de no abrir los envases, podemos plantear a los chicos como
desafío que establezcan semejanzas y diferencias entre el contenido de las cinco
botellas, que registren las acciones que realizan y los resultados, y
finalmente, que
armen un cuadro y vuelquen en él la información obtenida.

Orientaremos a los niños para que discutan qué acciones realizar y para que
diseñen el cuadro, ya que desde 1er año/grado hemos venido usando tablas, cua-
dros, esquemas y otras formas de comunicación gráfica. El cuadro
podría tener
una primera columna en la que quede consignado cuál es el líquido y otras colum-
nas para las propiedades que ellos reconozcan.

Líquido Color Transparencia
… …

1

2

3

4

5

Para promover la actitud exploratoria de los chicos, podemos recorrer los gru-
pos de trabajo y hacerles preguntas como: ¿todos los líquidos tienen el mismo
color? ¿Todos los líquidos corren igual cuando damos vuelta lentamente
la
botellita? ¿Qué pasa si agitan las botellitas?

El objetivo de esta tarea es que indiquen en las columnas propiedades tales
como: el color; la posibilidad de ver objetos a través de ellos,
señalando si es
transparente, translúcido u opaco; la facilidad con que se deslizan,
fluido o
espeso (viscoso). Deberemos guiarlos para que, además de detectar que algu-
nos líquidos hacen espumas, observen que algunas espumas son mucho más
persistentes que otras.

Eje

Los materiales
71

y sus cambios

Obtenidas las espumas, los invi-
taremos a reflexionar sobre las
posibles causas de su formación,
haciéndoles preguntas como: ¿qué
hicieron para que se produzca
espuma? ¿Los líquidos se habrán
mezclado con algún otro material
presente en las botellas? ¿Con
cuál? La búsqueda de respuestas a
estas preguntas planteará en los
niños la necesidad de utilizar sabe-

res adquiridos. Por ejemplo, que en las botellas o recipientes
“vacíos” hay aire.
En este caso, podremos volver sobre la idea de que no todo lo que existe se ve,
y que cuando una botella no contiene líquido “parece vacía”. Sin
embargo, la
botella que parece vacía contiene aire, y la existencia del aire se
pone en evi-
dencia cuando, por ejemplo, al agregarle un líquido y agitarla se forma espuma.
Ese “algo” que se mezcla con el líquido para formar la espuma es aire. Con nues-
tra ayuda, los chicos irán asociando las espumas con mezclas entre un material
líquido y uno gaseoso (en este caso, el aire).

Poner palabras a la experiencia realizada constituye también parte del desa-
fío. Pediremos a los niños que registren en sus cuadernos cómo obtuvieron las
espumas y qué contienen. Habrá que discutir con ellos la conveniencia de incluir
el significado de la palabra “espuma” en el diccionario científico
escolar, que
comenzaron a armar en 2o año/grado, y cada niño escribirá su
explicación del
significado del término.6

Con el propósito de que complejicen el conocimiento de mezclas entre
materiales líquidos y gaseosos, una opción es focalizar la atención
en los fac-
tores que influyen en su formación, es decir, en las variables que
debemos
tener en cuenta si queremos obtener una espuma. Se puede comenzar con
“cantidad de espuma” y “tiempo de agitación”, para luego avanzar
incluyendo
la relación con el “tipo de batido”. Al plantear la actividad, haremos un
recorri-
do que irá desde la descripción hasta la elaboración de explicaciones sencillas
sobre las relaciones observadas.

6 En el apartado “La construcción de un diccionario científico escolar” del
Cuaderno para el
aula: Ciencias Naturales 2, se dan más detalles respecto de la construcción de
un diccionario
científico escolar.

72 Ciencias Naturales 3

A modo de ejemplo, presentamos aquí la experiencia de una maestra en
clase. Ella comenzó mostrando cómo separaba la clara del resto del huevo (cás-
cara y yema) y repartió una clara de huevo a cada grupo dentro de
un plato
hondo. Este es su relato:

Registro de clase

Una vez distribuidos los materiales de la experiencia, les di la siguiente
consigna:

–Describan las características de la clara de huevo y regístrenlas

en su cuaderno. Entre todo el grupo, decidan qué leerá su vocero al resto
del curso.

Luego de un ratito, los chicos mencionaron que la clara de huevo es
un líquido viscoso (espeso) y translúcido, conceptos que ya se habían
abordado en años/grados anteriores.

Durante el trabajo con toda la clase, fuimos anotando en el pizarrón
el registro de cada grupo, de modo que las descripciones se fueron
enriqueciendo con los diferentes aportes.

Luego de esta etapa de reconocimiento, continué preguntando:

–¿Qué creen que ocurrirá si baten la clara de huevo durante 2 minutos?

¿Y si lo hacen durante 10 minutos? Anoten en sus cuadernos qué creen
que pasará en los dos casos.

Los chicos escribieron sus anticipaciones y luego se hizo una puesta
en común con las ideas de todos.

Entonces, entregué un tenedor a cada grupo y les sugerí que tratasen
de corroborar lo que anticiparon. También les pedí que contasen por
escrito lo que sucedía.

Los chicos batieron y registraron lo que sucedía, de modo que los desafié
a dar razones:

–Expliquen cómo se formó la espuma. Mencionen si hubo alguna diferencia
en el producto obtenido en los dos casos y si la hubo, por qué.

Les di esta consigna buscando que explicaran cómo se relaciona
la cantidad de espuma formada con el tiempo de agitación.

En la puesta en común, llegaron a establecer (con un poco de ayuda)
que la cantidad de espuma que se obtiene depende del tiempo de batido;
de modo que para formar más espuma hay que batir más tiempo.

Luego, continué proponiendo “problemas” para que indagaran sobre otros
aspectos del tema. Así que pregunté:

Eje

Los materiales
73

y sus cambios

–¿Será posible que toda la clara
pase a formar parte de la espuma?

¿Cómo?

Los chicos fueron dando distintos
tipos de respuestas, utilizando
saberes previos:

–Sí, tendríamos que seguir
batiendo.

–¡Nos vamos a cansar de batir!

–Con una batidora, sí.

–Tendríamos que batir con más fuerza.

–Yo la vi a mi mamá haciendo
merengues y ella puede.

Sin desacreditar a ninguno de ellos, fui reelaborando en voz alta lo que
decían. Por ejemplo:

–Es cierto, tendríamos que batir más enérgicamente, o bien, cuando el
batido es más enérgico, la espuma

se forma más fácilmente.

Luego, volví a plantear un problema:

–¿Se obtendrá el mismo resultado si se revuelve que si se bate la clara?

¿Por qué?

A medida que buscaban respuestas, se iba reforzando la idea de que la
espuma se logra al mezclar el aire con el líquido y que, cuanto mayor sea
el contacto entre ellos, más voluminosa será la espuma obtenida. En este
sentido, batir es más efectivo que revolver, es un movimiento de agitación
más rápido que un simple mezclado.

Luego de todo este proceso de preguntarse, hipotetizar, comprobar y discutir,
llegamos a establecer entre todos que el tipo de batido influye en la cantidad
de espuma obtenida. Los chicos registraron los nuevos conocimientos en su
cuaderno de ciencias, cuyo uso habíamos establecido desde 1er año/grado.”

Al comienzo de la escolaridad, los niños suelen describir un objeto o un suce-
so en términos de cómo es ese objeto o proceso; más adelante, comienzan a
dar razones, respondiendo a interrogantes del tipo: ¿por qué? Las explicacio-
nes no suelen surgir de forma espontánea; debemos propiciarlas, favorecien-
do en ellos el desarrollo de la capacidad de expresar ideas argumentativas, ya
sea en forma oral o escrita.

74 Ciencias Naturales 3

Formación de espumas: reflexionar sobre lo actuado

Una clase basada en la enseñanza de las ciencias por indagación supone compro-
meter a los alumnos con preguntas formuladas por el docente y por ellos. En este
tipo de proceso didáctico, se da prioridad a la evidencia para responder las
pre-
guntas; todos aportan datos, los alumnos los analizan y con la guía del
docente
formulan explicaciones teniendo en cuenta las evidencias. También se recurre a
otras fuentes de información científica y los alumnos comunican sus
conclusiones,
formulando argumentos razonables para sustentarlos.

La preparación de diversas mezclas de líquidos con aire, “mezclas
aireadas”,
permitió que los niños se acercaran a la construcción del concepto de
“variable”,
es decir, a la idea de que existen factores que modifican los
resultados de las
acciones sobre los cuerpos y los materiales.

En el camino hacia las explicaciones y argumentaciones, actividades intelec-
tuales características de las investigaciones científicas, los niños se
aproximan a
los “modos de hacer” de los científicos. También lo hacen cuando valoran el
regis-
tro de los datos recogidos durante la realización de las actividades de
exploración,
como fuente de información a la que pueden recurrir cuando lo necesiten.

También se seguirá promoviendo la confección del diccionario científico esco-
lar, que pudieran haber comenzado en 2o año/grado, como forma de favorecer
la adjudicación de significado a los nuevos términos que van
apareciendo.
Buena parte de la educación en ciencias implica, para los alumnos, un apren-
dizaje “bilingüe”. Los chicos quizá comprendan más fácilmente los nuevos con-
ceptos si utilizamos el lenguaje habitual, cotidiano; pero no debemos dejar de
usar el vocabulario específico y de darle a los alumnos oportunidades para que,
en forma regular, realicen una práctica oral y escrita. Así, podrán
exponer las
expresiones científicas en sus propios términos coloquiales y también transferir
los argumentos coloquiales a un lenguaje cada vez más cercano al lenguaje de
la ciencia escolar.

Las conversaciones, las explicaciones y las correlaciones causales que surgen
en estos momentos de la interacción didáctica pueden ser documentadas en el
cuaderno de ciencias por los propios niños (o por nosotros, al
interactuar con
ellos en la recorrida que vamos haciendo por los grupos), dejando así una huella
histórica del recorrido de los aprendizajes de los chicos. Al comparar los
registros
de comienzo de año con los que se producen hacia el fin del ciclo lectivo, se
tiene
una muy buena evidencia de los cambios que se produjeron, información
muy
valiosa para reconstruir procesos y evaluar aprendizajes.

Eje

Los materiales
75

y sus cambios

Mezclas: posibles derivaciones

Veremos ahora algunas posibles derivaciones del trabajo con mezclas desarrolla-
do hasta aquí. Se trata de aprovechar al máximo los recursos materiales de los
que
disponemos. Respecto del tema de las mezclas entre gases y líquidos,
hemos
señalado ya que las mezclas aireadas son comunes a la hora de preparar algunos
alimentos, como por ejemplo los soufflés, las mousses y los merengues.

Si queremos dar cierta continuidad al recorrido didáctico anterior,
trabajare-
mos ahora con los posibles usos de las cáscaras de huevo que, por
ejemplo,
pueden servir de alimento por su alto contenido en calcio; se las puede moler e
incluir directamente en el alimento de los animales domésticos; también se pue-
den aprovechar como alimento para los niños. Para eso, luego de lavarlas, se las
pone en vinagre y, una vez que hayan reaccionado, se agrega agua y se separa
el líquido. Así queda bien diluido, y los niños lo pueden tomar. Esta
preparación
es usual en el norte de nuestro país.

También podemos hacer uso de las yemas y las claras. Por ejemplo, la clara de
huevo tiene la capacidad de formar un estuco muy resistente cuando se la mezcla
con yeso. Durante la época colonial, se preparaba este tipo de estucado para
hacer
el decorado barroco de las iglesias. Quizá se pueden preparar actividades para
que
los niños utilicen este material (mezcla de yeso con clara de huevo) en las
clases
de educación artística. Por otro lado, las yemas pueden utilizarse en
preparaciones
comestibles. La elaboración de cualquier comida con huevos puede permitir cen-
trar la mirada en los cambios que ocurren durante su elaboración.

Mezclas y separaciones para preparar un repelente de insectos:
seguir una secuencia de consignas

Para continuar con el camino recorrido en los primeros años/grados
sobre el
estudio de las mezclas, podemos avanzar en torno de los procedimientos que se
realizan para separar los componentes de una mezcla de sólidos y líquidos. Para
esto, es interesante proponer actividades en las que los niños, además, tengan
que seguir y cumplir una serie de pasos secuenciados.

Para captar la atención de nuestros chicos, los interesaremos en la obtención
de un producto que les servirá para ahuyentar algunos insectos que comúnmen-
te revolotean por huertas y jardines. Esta actividad puede ser parte
de un pro-
yecto del área de Tecnología, que podrá dar sentido a la experiencia.

Les propondremos, entonces, elaborar un repelente para insectos. En esta
experiencia, los alumnos prepararán y separarán mezclas, utilizando materiales
que
les son familiares y trabajando en grupos de cuatro o cinco integrantes. Antes
de
comenzar, conversaremos con ellos sobre la propiedad que presentan ciertos com-
ponentes del ajo de ahuyentar algunos insectos.

76 Ciencias Naturales 3

Los siguientes son los comentarios que hizo una docente después de
reali-
zar la actividad.

Para trabajar esta secuencia, comencé redactando, para los chicos,

las instrucciones para elaborar y usar el repelente. Se las entregué a cada
grupo y les pedí que las leyeran.

Instrucciones para preparar y usar un repelente de insectos casero
Materiales

• 5 dientes de ajo (pelados)

• 1 litro de alcohol fino

• un recipiente de ¹ litro de capacidad (con cierre hermético,

limpio y seco)

• otro recipiente de 1 litro

• un mortero (en caso de no contar con este recipiente, se usará
una tabla de madera y un cuchillo, preferentemente de plástico)

• agua

• jabón blanco de lavar ropa rallado

• embudo

• un aro con agarradera

• un soporte

• papel de filtro

• botella o frasco con pulverizador

Procedimiento

1) Machacar cinco dientes de ajo previamente pelados.

2) Colocar los trozos de ajo dentro de un frasco y verter sobre ellos

¹ litro de alcohol fino.

3) Cerrar herméticamente el frasco y mantenerlo en reposo durante
siete días.

4) Retirar los ajos. Conservar el líquido oloroso dentro de un recipiente
bien tapado.

5) Preparar agua jabonosa mezclando una cucharada de jabón blanco
rallado en ¹ litro de agua y revolver hasta su completa disolución.

6) En un recipiente de 1 litro, colocar el líquido alcohólico y el agua
jabonosa. Ya está preparada la mezcla repelente de insectos.

7) En el momento de usarlo, colocar dentro de un recipiente con
pulverizador, partes iguales de agua y de la mezcla repelente de insectos.

Eje

Los materiales
77

y sus cambios

Luego de la primera lectura del instructivo, juntos aclaramos las dudas. Surgió,
por ejemplo, que algunos no sabían qué operación debían realizar para
“machacar” los dientes de ajo. Así que comencé presentándoles un mortero.
Les pedí que lo dibujaran en el cuaderno de ciencias y pusieran el nombre
abajo. Entonces, les mostré cómo machacar los dientes de ajo y les informé
que, con el mortero, también se pueden moler materiales sólidos como
terrones de azúcar o mezclar materiales. Uno de los niños comentó que
había visto el procedimiento en el consultorio del dentista.

Luego, entregué a cada grupo lo que iban a necesitar para comenzar
a preparar el repelente. Entre todos, recordamos ciertas medidas de

seguridad: que no deben llevarse nada a la boca y que tienen que lavarse
muy bien las manos antes de comenzar y al terminar el trabajo.

Los niños machacaron los dientes de ajo dentro del mortero. Siguieron las
instrucciones, que dejamos escritas en el pizarrón durante todo el tiempo
que durara el proceso, hasta el final. Los frascos herméticamente cerrados
quedaron en un armario del aula, rotulados.

Una vez que los frascos se guardaron, di la siguiente consigna:

–En sus cuadernos de clase registren las actividades realizadas hasta el
momento y redacten, grupalmente, un instructivo para machacar materiales
utilizando un mortero.

En una puesta en común, leímos los diferentes instructivos y elaboramos
uno representativo de todo el grupo. Los chicos lo copiaron en el cuaderno
de ciencias y compararon sus producciones iniciales con la final. Notaron
así los detalles que habían olvidado y que eran necesarios para
llevar a
cabo el procedimiento.

A la semana siguiente, retomamos la experiencia. Nos detuvimos un poco
oliendo y describiendo lo que se percibía al abrir el recipiente, para practicar
la técnica de oler un líquido. Todos los chicos pudieron hacerlo con el
frasco de su equipo. Se anotaron en el pizarrón los componentes que
detectaban, por el olor, en la mezcla. Para continuar con la preparación

del repelente, propuse que uno de ellos leyera en voz alta el punto 4
y pedí que discutieran dentro de su grupo lo siguiente:

–¿Cómo podrían separar los trozos sólidos de los restos de los ajos,
que están junto con el líquido?

También les pedí que cuando hubieran logrado un acuerdo, le contaran

al resto del curso cómo lo harían. Mi objetivo era que los chicos transfirieran
a esta situación concreta procedimientos y conocimientos ya elaborados en
otros años, o incluso adquiridos fuera de la escuela, y propusieran distintos
métodos conocidos para separar los componentes de algunas mezclas.

78 Ciencias Naturales 3

–Los sacamos con una cuchara, seño.

–Cuelo todo y sólo va a pasar el líquido, uso un colador con agujeros
chiquitos.

–¿Podemos usar una espumadera? Mi mamá la usa, a veces, cuando
pasa comida de la olla a un plato.

Si bien todos estos procedimientos eran adecuados y se los dije, aproveché
el contexto para dar a conocer el modo de separar sólidos de líquidos que
utilizan los científicos en sus laboratorios:

–¿Saben qué vamos a hacer? Haremos como hacen los científicos, una
filtración, que es un método que permite separar un líquido de un sólido en
polvo o granos pequeños. Para hacer esto, se usan un embudo y un filtro.
Algunos chicos asociaron rápidamente el procedimiento que relaté con la
preparación de café de filtro en sus casas. Tampoco el embudo les era del
todo desconocido, ya que lo habíamos utilizado en otros momentos, pero
para trasvasar líquidos.

Les mostré entonces cómo armar el dispositivo de filtración, doblando el
papel y colocándolo en el embudo. Fue una buena oportunidad para
conversar sobre la función del papel de filtro y sumarla a nuestro registro de
la experiencia. Llegamos juntos a la idea de que el papel tenía poros (que
dejaban pasar el agua), pero que eran muy pequeños. Juntos concluimos

y anotamos en el pizarrón que la función del papel de filtro era retener los
sólidos presentes en la mezcla que tengan un mayor tamaño que los poros
del papel y que pase solo el líquido.

También les señalé que el vástago del embudo tiene quedar apoyado
sobre la pared del recipiente colector para evitar que el líquido salpique
al caer en el otro recipiente.

Cada grupo hizo en un papel afiche un dibujo representativo del dispositivo
armado e indicó el nombre de cada una de sus partes. Expusimos todos
los dibujos y, dado que algunos eran más completos que otros, trabajamos
juntos en completar los detalles y explicar por qué eran necesarios.

Luego, cada chico hizo su propio dibujo en el cuaderno.

En otra oportunidad en que hice esta actividad, les había repartido
fotocopias de un dibujo mío del dispositivo para que ellos completaran
los nombres de las partes y lo pegaran en su cuaderno.8

8 En el caso de no contar con material de laboratorio, se puede utilizar un
embudo plástico de
los que usamos en casa para trasvasar líquidos. Cualquier papel poroso sirve
para armar el filtro,
incluso un trozo de tela blanca de algodón.

Eje

Los materiales
79

y sus cambios

Dispositivo para filtrar.

Luego de esto, regresamos a las mezclas preparadas y al instructivo.
Entregué a cada grupo lo necesario para que filtrasen el contenido del
frasco: un embudo (puede ser de plástico), un filtro de papel, un recipiente
de boca ancha de medio litro de capacidad, un soporte y un aro con
agarradera para ubicar el embudo.

Como las instrucciones estaban a la vista de todos, una alumna nos
recordó que debíamos agregar agua jabonosa a la mezcla. Les expliqué
que esta era necesaria para que la mezcla se dispersara mejor sobre
las hojas de las plantas cuando pulverizáramos

el repelente.

Los chicos prepararon, entonces, la mezcla de
agua y jabón. Usamos el jabón ya rallado y un
frasco medidor de volúmenes líquidos, de

los que se usan en la preparación de comidas.
En otra escuela en la que hice la misma
experiencia, había un laboratorio, así que
utilizamos esas instalaciones y los chicos
conocieron las probetas, las dibujaron y
midieron volúmenes con ellas.

Una probeta se utiliza
para medir volúmenes
de líquidos.

80 Ciencias Naturales 3

Para juntar el líquido filtrado y el agua jabonosa dentro de un recipiente de un
litro de capacidad, los chicos usaron nuevamente el embudo, sosteniéndolo
directamente con una mano sobre la boca del recipiente y no como parte de
un dispositivo de filtración.

Durante la preparación del líquido que usarían para pulverizar sobre las
plantas, realizaron solos las mediciones y manipulaciones necesarias. Luego
hicieron un dibujo para mostrar cómo lo habían hecho.

Dibujo de Juan, uno de los alumnos de 3er año/grado
que participaron en esta experiencia.

Eje

Los materiales
81

y sus cambios

Durante la secuencia del trabajo experimental realizado por esta
docente, se
abordaron los temas de formación y separación de mezclas. Al desarrollar las
dife-
rentes actividades en las que se utilizan utensilios, como el mortero para
macha-
car y el embudo y el papel de filtro para filtrar, los alumnos tienen
oportunidades
para sistematizar los procedimientos involucrados en las distintas operaciones
que
realizaron para preparar el repelente de insectos. Asimismo, se reflexionó
acerca
del porqué de cada paso y del orden que siguieron para realizarlos. Así, los
chicos
desarrollaron una secuencia de actividades con fundamento.

El uso del pulverizador y la aplicación del repelente puede llegar a ser motivo
para otras clases.

Para explorar algunos cambios de los materiales en la vida cotidiana:
las preguntas problemáticas

En 1er año/grado, los chicos comenzaron a explorar las propiedades de los mate-
riales; en 3o es el momento de avanzar en las interacciones que se
producen
entre estos. Hasta aquí, han mezclado materiales, observado y
registrado los
resultados de esta acción. También realizaron miradas tecnológicas al relacionar
las propiedades de los materiales con sus usos.

Ahora focalizaremos en un cambio de los materiales que ocurre en la
vida
cotidiana y que es de interés para adultos y niños: la corrosión.

Una actividad interesante es presentar a los alumnos un objeto oxidado, o una
foto de ese objeto, con distintos grados de deterioro. Por ejemplo, una
bicicleta con
el manubrio oxidado y el caño agujereado.

La idea es comenzar preguntando a los chicos: ¿qué creen que le ocurrió a
la bicicleta? ¿A qué atribuyen que esté tan deteriorada? ¿Cómo creen que se
produjo el agujero del caño de la bicicleta? Los chicos utilizarán,
en sus res-
puestas, sus saberes cotidianos.

Una experiencia de este tipo fue realizada por una docente
norteamericana
en el marco del proyecto Seminario “Estudio de Casos de construcción del sen-
tido en Ciencias documentados en video”.9 En su relato, “Explorar el óxido,
hablar
de ciencia”, ella nos cuenta lo siguiente.

9 Véase Rosebery, A. y Waren, B. (2000).

82 Ciencias Naturales 3

Registro de clase

Aunque se trataba de un concepto
científico complejo, la mayoría de los
estudiantes había tenido alguna
experiencia con un objeto oxidado,

y la relataron en la charla.
Cindy: –Cuando la lluvia golpea
el metal, hace óxido.

Los niños recordaron muchos otros
ejemplos de objetos que se habían
oxidado cuando quedaron expuestos
a la lluvia y llegaron a la conclusión
de que solo los objetos metálicos se
oxidan. Finalmente, esta discusión
llevó a la pregunta acerca de si la
pintura sobre el metal tenía algo que
ver con la formación de óxido.

Eleanor: –Cuando la lluvia cae sobre
la bicicleta, la pintura se sale

y la parte metálica se oxida.
Paul: –Cuando se pone viejo…
la pintura comienza a salirse del
metal…

A través de sus experiencias con
la lluvia y el óxido, Eleanor había

comenzado a observar que aparece
el óxido cuando falta la pintura
sobre el objeto metálico.

[…] Se mencionaron otros ejemplos
de bicicletas, patines, tuberías

y herramientas oxidadas.

[…] Advertí que las experiencias

personales que estos alumnos
habían aportado podían servirnos
para reunir una lista de variables,
las cuales nos ayudaron a crear
y comprobar nuestras hipótesis
acerca del origen del óxido:

• … las cosas se oxidan cuando
están mojadas

• … las superficies pintadas y sin
pintar se convirtieron en una
variable que debíamos examinar…

• … el óxido tiene lugar cuando
las cosas envejecen…

Al final de la conversación,
habíamos anotado en el pizarrón
un conjunto de preguntas que
los alumnos querían investigar,
con el fin de responder a la
pregunta inicial: ¿qué es o qué
produce el óxido?

  1. ¿Produce óxido el agua común?
  2. ¿Produce óxido el agua de lluvia?
  3. ¿Cuánto tiempo tarda en
    producirse el óxido?
  4. ¿La pintura protege el metal?
  5. ¿Todos los metales se oxidan?
  6. ¿Se oxidan otros materiales?
    Después de identificar algunas
    variables, mis alumnos estaban
    listos para crear y [poner a prueba]
    sus hipótesis.

Eje

Los materiales
83

y sus cambios

El fenómeno de la corrosión, si bien es un hecho cotidiano, es un fenómeno com-
plejo de explicar. Podemos reformular algunas de las preguntas del ejemplo con
el
fin de orientar a los alumnos en el reconocimiento de las condiciones en las
que tie-
nen lugar este fenómeno. Por ejemplo, pueden hacerse estas otras preguntas:

1) ¿Qué pasa si dejamos un trozo de lana de acero (“virulana”) durante
una semana en las siguientes condiciones?

a) expuesto al aire;

b) dentro de un recipiente apenas húmedo;

c) sumergido dentro de un recipiente con agua;

d) envuelto en una bolsa de plástico dentro de un armario.

2) ¿Qué creen que ocurrirá si repetimos la experiencia pero esta vez
utilizando un trozo de estos materiales?

a) madera;

b) vidrio;

c) plástico;

d) un clavo de acero.

Registradas las anticipaciones, les entregaremos a los chicos el
material
necesario para que puedan corroborarlas. El registro y el análisis de las obser-
vaciones les permite establecer relaciones de causalidad entre las condiciones
en las que llevaron a cabo las experiencias, las características y la magnitud
de
los cambios observados.

La observación y la comparación de las características finales de las diferen-
tes muestras de lana de acero les permitirá hacer las siguientes afirmaciones:

• no todos los materiales expuestos a las mismas condiciones sufren
los mismos cambios;

• algunos materiales se deterioran con más facilidad cuando están “al aire”
y/o en contacto con agua;

• los objetos metálicos, cuando están “al aire” y/o en contacto con agua,
se deterioran y se oxidan;

• ciertos procedimientos (envolver con una bolsa de plástico, aislar dentro
de un armario) pueden evitar el deterioro de algunos materiales.

84 Ciencias Naturales 3

Nuevamente, si las preguntas que formulamos a nuestros alumnos comien-
zan con frases del tipo: ¿qué pasa si…?, estaremos promoviendo la
búsqueda
de respuestas que ofrezcan alternativas posibles. En la medida en que
sean
genuinas, nuestras preguntas constituyen un contexto propicio para la búsque-
da de posibles explicaciones.

En este sentido, este tipo de preguntas también despierta el interés
de los
niños por investigar, es decir, por diseñar cómo poner a prueba sus conjeturas o
“hipótesis” sobre un hecho observado o factible de ser observado. En
3er año/
grado, lo que elaboran los chicos son anticipaciones explicativas que aún no
lle-
gan a la categoría de hipótesis, ya que su capacidad para proponer y armar dise-
ños experimentales sencillos es todavía muy limitada.

Exploraciones de las interacciones entre materiales: registros gráficos

El registro de los datos de las observaciones, exploraciones e
investigaciones
sencillas que los alumnos llevan a cabo en las clases de ciencias es un conte-
nido procedimental que incluimos en nuestras planificaciones.

Las diferentes producciones de los niños nos suministran información acerca
de las ideas con las que ellos están operando en relación con el tema que se
está
trabajando. Constituyen un valioso insumo de análisis, nos permiten ir evaluando
en proceso y, a la vez, construir diferentes tipos de ayudas desde la
enseñanza.

El contenido de estas producciones es más significativo si animamos a
los
chicos a que expliciten sus ideas sobre las posibles causas del fenómeno obser-
vado. Resulta de mayor utilidad si, en la medida de lo posible, además de pedir-
les un dibujo a modo de síntesis de lo actuado, les pedimos que dibujen lo que
creen que ocurre o lo que hace que algo funcione.

A modo de ejemplo, presentamos los dibujos realizados por un alumno duran-
te una clase en la que se trabajó la mezcla de bicarbonato de sodio con vinagre,
en un marco de pequeños grupos.

Eje

Los materiales
85

y sus cambios

Dibujo de Juan.

Al mezclar vinagre con una solución acuosa de bicarbonato de sodio y tapar
rápidamente la boca del tubo de ensayos con un tapón de goma, se produjo una
gran efervescencia y la proyección del tapón. En su registro, el dibujo y el
texto
de Juan describen el hecho observado.

Esta actividad permitió a los alumnos concluir que algunos materiales, cuan-
do se mezclan, producen efervescencia, espuma o burbujas.

Registro de clase

Juan está de acuerdo con esta
conclusión, pero sigue preocupado
por justificar por qué el tapón “salta”
al producirse la reacción.

Un integrante de su grupo de trabajo
vuelve a repetir la experiencia, pero
esta vez coloca intencionalmente el

tubo en posición horizontal

y no se observa el desprendimiento
del tapón.

Juan cree encontrar la explicación y
la expresa oralmente. Para clarificar
esta idea, su maestra le pide que
dibuje lo que cree que ocurre.

86 Ciencias Naturales 3

Dibujo de Juan.

Eje

Los materiales
87

y sus cambios

El análisis del nuevo dibujo de Juan ratifica que ha hecho algunas inferen-
cias que le permiten dar una explicación de qué ocurre en cada caso. En este
sentido, se ha dado cuenta de que, si bien se utilizaron las mismas cantidades
de ambos materiales, se ha respetado el orden para mezclarlos, se ha tapado
el tubo y se ha observado nuevamente la producción de gran
efervescencia,
el resultado no fue el mismo: la posición del tubo condicionó el
desprendi-
miento del tapón.

Observando el segundo registro de Juan, surge que considera que,
estan-
do el tubo en posición vertical, el gas desprendido en la reacción
entre el
bicarbonato de sodio y el vinagre se dirige hacia el tapón en dirección vertical
y sentido hacia arriba y que la fuerza ejercida por el gas sobre el tapón es de
tal intensidad que lo hace saltar. En el otro ensayo, si bien la situación en
apa-
riencia era la misma, sus anotaciones permiten inferir que Juan considera que
el gas parece encontrar en su desplazamiento una mayor superficie de
cho-
que y que, en consecuencia, la fuerza se distribuye sobre la pared
del tubo y
no basta para despedir el tapón.

Este tipo de dibujos les permite a los niños explicitar lo que creen que suce-
de, es decir, graficar cómo interpretan ellos el fenómeno sobre el
que están
trabajando.

Si exponemos los dibujos producidos en cada grupo y hacemos una
puesta
en común para socializarlos, generaremos un espacio de discusión donde
chi-
cos y chicas puedan confrontar sus ideas y ejercitar una actitud de respeto por
las opiniones divergentes.

Las sucesivas actividades de este tipo permiten organizar un archivo
de
registros gráficos. Estos dibujos quedarán así permanentemente a disposición
de los chicos, de manera que ellos puedan cotejar sus ideas actuales con las
que quedaron registradas en ocasiones anteriores, y analizar los avances pro-
ducidos. Así, estaremos promoviendo la regulación y autorregulación de
los
aprendizajes.

 nap La comprensión de algunos fenómenos sonoros y térmicos, interpretando que una acción mecánica puede 

producir

 sonido y que la temperatura es una propiedad 

de los cuerpos

 que se puede medir.

LOS
FENÓMENOS
DEL

MUNDO FÍSICO

EJE

Los fenómenos
del mundo físico

Los saberes que se ponen en juego

El núcleo de aprendizajes que se ha priorizado para este año/grado respecto de
los fenómenos del mundo físico apunta a que los alumnos y las alumnas com-
prendan algunos fenómenos sonoros y térmicos, interpretando que una
acción
mecánica puede producir sonido y que la temperatura es una propiedad de los
cuerpos que se puede medir.

La enseñanza de este núcleo implica que los chicos puedan realizar diversas
observaciones de procesos de calentamiento y enfriamiento, que se
producen
en diferentes condiciones, identificando el cambio producido y el
tiempo que
tarda en producirse.

Con el armado y uso de termómetros, los alumnos podrán caracterizar y reco-
nocer estos instrumentos y utilizarlos para medir y registrar la temperatura de
un cuerpo.

Este núcleo apunta, además, a la exploración de las acciones necesarias para
la producción de sonidos (por ejemplo: por percusión o fricción) y al diseño y
la construcción de instrumentos musicales sencillos que utilizan la idea de
vibra-
ción en un medio natural.

Propuestas para la enseñanza

Conocimientos científicos escolares sobre los fenómenos del mundo
físico: claves para pensar su enfoque

Las ideas que los chicos han construido en los años de su primera infancia acer-
ca de los fenómenos del mundo natural son fruto de razonamientos espontáne-
os en el marco de sus propias experiencias. Han interactuado con gran cantidad
de objetos, han observado diversos fenómenos del mundo físico y
natural y,
espontáneamente, han intentado explicarse a sí mismos cuanto sucede a
su
alrededor. En 3er año/grado, probablemente muchas de las apreciaciones de los

91

chicos aún son de carácter “sensorial”. En general, les resulta dificultoso
modi-
ficar sus ideas y construir conceptos alternativos cuando se enfrentan con nue-
vos hechos que las contradicen parcial o totalmente.

A medida que los niños transitan la escuela primaria, sus experiencias se van
diversificando y complejizando. Eventualmente, el manejo de mayor cantidad de
información actúa como un obstáculo a la hora de dar sus opiniones sobre fenó-
menos que antes se animaban a explicar sin dificultad desde sus
construccio-
nes personales.

Así, por ejemplo, sus argumentos acerca de la desaparición aparente del agua
de la ropa recién lavada y puesta a secarse tendida al sol, en virtud de una
des-
cripción como cierto “pasaje” al aire del ambiente convertida en vapor, no
resul-
ta una opción convincente a la hora de explicar por qué se secan
los platos
recién lavados, apilados en el escurridor de la cocina.

Como ocurre frecuentemente, el interés espontáneo de los chicos por
las
“cosas” de su entorno cotidiano facilita la tarea de introducir algunos temas de
estudio del área de las ciencias naturales. En general, la atención de ellos aún
está principalmente centrada en los cambios de las propiedades
“observables”
que presentan los objetos. Por ejemplo, transcribimos un caso típico aportado
por Rubén (8 años): cuando termina de lavarla, mi mamá cuelga la ropa moja-
da en la terraza. A la tarde sube y la saca y está toda seca. Pero… ¿dónde se
fue el agua que estaba en esa ropa? ¿Desapareció?

Aunque no la vemos directamente, el agua puede apreciarse en una prenda
mojada; incluso estrujándola, el agua impregnada en la prenda puede
hacerse
visible. Ahora bien, sucede que el agua, al evaporarse, es decir, al
convertirse

92 Ciencias Naturales 3

en vapor, deja de ser percibida por nuestros sentidos. El vapor de agua, como
algunos otros gases, no es visible (es transparente e incoloro) y no tiene olor
(es inodoro), un obstáculo sensorial que obstruye la interpretación
física de
ese cambio.

Algo similar ocurre cuando los chicos intentan dilucidar el fenómeno de fusión,
es decir, el cambio de estado de sólido a líquido. En este año/grado, los
alumnos
pueden reconocer que el hielo es agua sólida, aunque no lo parezca.
En este
caso, el hecho de que se utilicen palabras diferentes (vapor e hielo) para
nombrar
dos de los estados de la misma sustancia (el agua), contribuye de alguna mane-
ra a complicar la comprensión de esos cambios, ya que existe una
tendencia a
sobrentender “agua” como un sinónimo de “líquido”.

En los años/grados anteriores, se caracterizaron los estados sólido y
líquido;
en 3o, el objetivo es avanzar hacia la construcción de la idea de la existencia
de
la materia también en estado gaseoso. Así es que en el Eje de “Los materiales y
sus cambios” se profundiza el trabajo con las espumas (mezclas de
materiales
en estado gaseoso y líquido), comenzado en 1er año/grado.1 En el Eje “La
Tierra,
el universo y sus cambios” también se trabaja el reconocimiento de la existencia
del aire (mezcla de gases) como constituyente de la atmósfera.

En este eje, se amplía y profundiza el tema del cambio de estado
como un
fenómeno del mundo físico con experiencias sencillas, y se avanza sobre la exis-
tencia de otros cambios directamente relacionados con el intercambio de calor.
Introduciremos y profundizaremos los cambios de estado propiciando el
desa-
rrollo de algunos modos de actuar en la ciencia escolar que implican procesos
y procedimientos cognitivos vinculados con la exploración, la sistematización y
la
comunicación de los saberes.

Así, y en general, se promoverán situaciones de enseñanza para que los chi-
cos de este 3er año/grado puedan:

• hacer observaciones cada vez más detalladas y extraer de ellas datos
relevantes que faciliten la interpretación de los hechos observados;

• responder a preguntas y esbozar respuestas provisionales (por ejemplo,
formulando conjeturas o “hipótesis”);

1 Véase el apartado, “Para diferenciar líquidos: explorar la formación de
espumas”, en: Cuaderno
para el aula: Ciencias Naturales 1.

Eje

Los fenómenos
93

del mundo físico

• hacer algunas “predicciones” sencillas; realizar estimaciones y algunas
mediciones utilizando instrumentos sencillos, por ejemplo, medir temperaturas
mediante termómetros o medir tiempos mediante cronómetros;

• desarrollar un proceso de exploración e indagación a partir de diseños
experimentales adecuados; interpretar los datos de la experimentación sobre
la base de la información recogida, y

• comenzar a comunicar los resultados de su trabajo de ciencias naturales
oralmente y por escrito.

El calor y algunos cambios que produce: un cruce
entre exploraciones y lenguaje

En 1er y 2o años/grados, los chicos comenzaron a caracterizar los estados
sólido
y líquido de los materiales. Probablemente también han observado la fusión y la
solidificación de algunos materiales. En 3er año/grado, nos proponemos que los
alumnos avancen un poco más en el conocimiento de los cambios de
estado;
especialmente identificando las condiciones en que tienen lugar los pasajes de
un estado a otro y el reconocimiento de que el tiempo que tardan en producir-
se esos cambios depende del material escogido.

Muchos son los recorridos de enseñanza que pueden seguirse con ese pro-
pósito. Nos detendremos en el análisis de una experiencia desarrollada en una
escuela. En esa experiencia es significativo ver:

• el tipo de preguntas que se formulan, que entendemos como “preguntas
desafío”, que interrogan sobre razones, evidencias, relaciones;

• diversos segmentos o cortes en la secuencia que muestran modos de
complejizar las preguntas iniciales a través de la expansión de conclusiones
parciales a nuevos o diversos contextos;

• la inclusión en el recorrido de experiencias que favorecen el contraste
de ideas o situaciones que reclaman la incorporación de instrumentos;

• durante todo el recorrido, un especial trabajo sobre las palabras que
usamos para referirnos a los fenómenos del mundo físico en la vida cotidiana
y en el marco de la ciencia escolar.

En este fragmento de un recorrido didáctico, el docente hizo algunas “pregun-
tas desafío” y pidió a los chicos que respondiesen por escrito. Mientras los
niños
se concentraban en pensar sus respuestas, él recorría los grupos
orientándolos
para que pudieran consignar los cambios que se producían y favoreciendo, a tra-
vés del diálogo, que pudieran expresar cómo se daban cuenta.

94 Ciencias Naturales 3

Registro de clase

Docente: –¿Qué le pasa a una
pelota que está quieta en el piso
si la pateamos?

Ana: –Se mueve.

Docente: –¿Cómo sabés que
se movió?

Martín: –Y, porque cambió de lugar.
Docente: –Es cierto, varió su
posición.

Ana: –Sí, ahora está en otro lado.

Docente: –¿Qué le sucede a una
barra de plastilina si se le saca un
pedacito?

Ana: –Queda más chica.
Docente: –¿Cómo es eso?
Marcela: –Ahora pesa menos.
Dani: –Y ocupa menos espacio.

Docente: –Entonces, ¿qué podemos
decir de su volumen?

Marcela y Dani: –Es menor.

Los chicos empezaron elaborando
anticipaciones para esta y otras
preguntas.

Luego de este trabajo de
conversación, que se daba dentro
de los grupos y con el maestro, cada
grupo expuso lo que había escrito.

A partir de esto, algunos grupos
fueron corrigiendo sus explicaciones
o aumentándolas con lo que
aportaban las lecturas de los otros.

Docente: –¿Qué le ocurre a una
barrita de chocolate si está cerca
de la estufa?

Ana: –Se derrite.

Dani: –Cambia de forma.
Martín: –Se hace blanda.
Marcela: –Chorrea.

Docente: –Muy bien. El chocolate
se derrite. ¿En qué estado se
encuentra cuando está derretido?

¿Recuerdan las características de
los líquidos?

El docente trabajó a partir de estas
anticipaciones para volver sobre

el significado de algunos términos y
las características del estado sólido
y el estado líquido.

Luego, repasaron entre todos las
diferencias entre el estado sólido
y el estado líquido, e hicieron el
registro de las características

en un cuadro en el pizarrón.

A continuación, el docente planteó
una nueva pregunta desafío.

Eje

Los fenómenos
95

del mundo físico

(continuación)

Docente: –¿Y es lo mismo que le
pasa al helado si lo dejamos fuera
del congelador?

Todos: –¡¡Sí!!

Docente: –¿Cómo lo dirían?

Ana: –Que cambia de forma, se

deforma, se ablanda hasta que
se hace líquido.

Docente: –¿Y por qué pasa eso?
Martín: –Porque para seguir duro
necesita frío.

Ana: –El calor lo derrite.

En este punto, el docente inició con los chicos una serie de reflexiones res-
pecto del comportamiento de algunos materiales que se conocen en estado sóli-
do; esto le permitió ampliar el campo de comparación y trabajar con los chicos
la idea de que algunos sólidos necesitan ser calentados para pasar a líquidos:
entonces, estamos de acuerdo con que el helado o el chocolate cuando reci-
ben calor se derriten, funden.

En esta intervención, el docente introdujo la expresión “se funden”
sin una
definición previa, ligándola naturalmente al fenómeno al que se está refiriendo.
La palabra no es resistida por los alumnos ni se le pide explicación alguna
sobre
su significado: es incorporada como una forma más de designar al fenómeno. El
paso siguiente será introducir la palabra “fusión” para indicar el cambio de
esta-
do como una acción. En este caso, la introduce de la siguiente
manera: muy
bien, el helado se funde cuando lo sacamos de la heladera y lo
ponemos
sobre la mesa.

96 Ciencias Naturales 3

Registro de clase (continuación)

Docente: –¿De dónde proviene
el calor que produce esa”
fundición” del helado o, como

dicen los científicos, esa “fusión”?
Alumnos: –Puede estar prendida
una hornalla de la cocina.

Docente: –Sí, puede estar prendida,
pero si no está prendida, ¿el helado
se funde igual?

Todos: –¡Sí!

Docente: –¿Y por qué?

Alumnos: …

Docente: –A ver: ¿sólo con fuego
podemos calentar?

Ana: –No.

Dani: –Mi gato cuando tiene frío
se calienta al sol…

Docente: –Claro, el sol es una
fuente de calor.

Mientras los chicos apuntaban
sus impresiones en el cuaderno,

el docente preparó un experimento
sencillo: cortó un trozo de manteca
del tamaño de un cubito de hielo

y lo puso, junto con un cubito “real”
donde les diera el sol a ambos.

Docente: –Pondremos los dos
bloquecitos sobre el escritorio,
donde reciban la misma luz solar.

¿Qué pasará dentro de un rato?

Martín: –Se van a derretir.
Marcela: –Se funden al sol.
Docente: –¿Los dos juntos?

Mientras los chicos dibujaban el dispositivo y escribían en el
cuaderno las
anticipaciones, tuvieron la oportunidad de comprobar que el tiempo que demora
en derretirse cada material es diferente. El docente continuó su
clase pregun-
tándoles a los chicos por otros materiales que se funden con calor…

En general, la expresión “se derrite” se usa habitualmente para describir el
pasaje del estado sólido al líquido. El 3er año/grado es un buen
momento para
volver a sugerir el uso de la expresión científica fundir para aludir al
proceso de
fusión,2 como lo ha hecho el docente en este caso. Aclaremos, no obstante, que
ambas expresiones son apropiadas.

No ocurre lo mismo cuando dicen que algo “se endureció” para
referirse al
pasaje inverso, del estado líquido al sólido, ya que, si bien esta expresión es
uti-
lizada con frecuencia en el registro cotidiano de muchas personas,
obstaculiza
la construcción del concepto de dureza3 de un material que comenzaron a tra-
bajar en el Eje de “Los materiales y sus cambios”, correspondiente a
1er año/
grado. En este caso, conviene reemplazarla por solidifica e informarles que, de
acuerdo con la ciencia escolar llamaremos, solidificación al pasaje del estado
líquido al estado sólido.

Eje

Los fenómenos
97

del mundo físico

Solidificación

Líquido

Fusión

Sólido

Con estos temas se puede continuar ampliando el diccionario científico esco-
lar, a partir de la incorporación de las nuevas “palabras científicas”, siempre
acompañadas por la explicación que dan los chicos de ellas, permitiendo así su
genuina apropiación. Es conveniente que promovamos instancias en las que los
alumnos puedan emplear estas palabras, ya sea oralmente como en sus produc-
ciones escritas, de modo que las integren efectivamente en su vocabulario.

Tanto “calor” como “temperatura” son palabras que los chicos reconocen
en
las conversaciones cotidianas, por ejemplo, cuando escuchan hablar del tiempo
atmosférico. Sin embargo, el término “temperatura” es poco utilizado por ellos.

La construcción de los conceptos de calor y temperatura es difícil, y por ello
debemos esforzarnos en promoverla en diferentes situaciones, cuidando
que
ambos conceptos no se confundan, tratando de diferenciarlos cuando los utiliza-
mos. Los términos “calor” y “caliente” tienen significado para los niños desde
que
son muy pequeños. Por lo general, en la vida cotidiana, “caliente” está
asociado al
fuego (de la cocina, de la vela, de la estufa, del hogar de leña), y a
sensaciones
habituales y oportunas advertencias de “no tocar”. Durante mucho tiempo, los
chi-
cos siguen haciendo esta asociación. Ahora bien, es importante que el
término
“calor” no esté solamente asociado con el fuego.

Tal como lo hizo el docente que desarrolló la secuencia anterior,
podemos
armar un recorrido de trabajo para estos conceptos. La siguiente pregunta desa-
fío puede ser un buen comienzo para la experiencia que proponemos: ¿cómo
podemos calentar un clavo sin acercarlo a una llama?

2 Se denomina fusión al proceso por el cual un material en estado sólido pasa
al estado líquido.

3 Por su parte, la dureza es una propiedad de los materiales en estado sólido.
Es la resistencia
al rayado, a la penetración. Con una punta de acero se puede rayar una
superficie de madera,
pero con una punta de madera no se puede rayar una lámina de acero. El acero es
“más duro”
que la madera.

98 Ciencias Naturales 3

Es probable que los chicos, usando sus conocimientos previos y los adquiri-
dos en experiencias anteriores, den respuestas como las siguientes:
podemos
ponerlo cerca de una estufa eléctrica; lo ponemos al sol; lo metemos en agua
bien caliente, lo dejamos un rato y luego lo sacamos.

Si ninguno de los alumnos mencionó el frotamiento, les propondremos la
siguiente actividad, que será muy novedosa. Si lo mencionaron, su
realización
será una excelente oportunidad para que toda la clase compruebe lo que otros
chicos dicen. La discusión que podamos hacer surgir dará lugar a nuevas anti-
cipaciones. La experiencia será útil, también, como una forma de
indagar los
avances de los chicos en el proceso de aprendizaje. Los niños pueden realizar-
la individualmente o en grupos pequeños.

Exploramos otra forma de producir calor
Materiales

• un trozo de madera (por ejemplo, un pedazo de un palo de escoba)

• un clavo grande

• una vela

Procedimiento

Las consignas de trabajo se entregan por escrito a cada alumno,
para que las pegue en su cuaderno, o se escriben en el pizarrón
para que las copien.

1) Frotá rápidamente el clavo hacia delante y hacia atrás a lo largo
de la madera, durante aproximadamente medio minuto.

2) Rozá con la yema de un dedo el extremo frotado del clavo.

3) ¿Qué sentiste? ¿Qué le pasó al clavo? Anotá tus respuestas.

4) ¿Qué suponés que ocurrirá si pinchás el cuerpo de la vela con la punta
del clavo recién frotado? Comprobalo. Anotá tus conclusiones y compartilas
con tus compañeros.

Eje

Los fenómenos
99

del mundo físico

Los chicos podrán comparar lo observado con sus anticipaciones. En las res-
puestas estarán utilizando términos como calor, caliente, fusión, etc. Las
siguien-
tes son algunas de las respuestas de los chicos registradas en ocasión de haber
desarrollado esta experiencia.

–Cuando toqué la punta del clavo casi me quemo.

–Cuando toqué el clavo lo sentí caliente.

–El clavo se calentó.

–El clavo estaba tibio.

–Luego de frotarlo, el clavo quedó muy caliente.

–Cuando pinché la vela con el clavo, la vela se derritió.

Algún alumno notó también:

–Luego de un ratito, el clavo que se había calentado estaba frío de nuevo.

Es importante que los chicos lean para los demás lo que han anotado. Con
el aporte de todos, las descripciones serán cada vez más completas.
Durante
esta puesta en común, promoveremos la elaboración de explicaciones y
argu-
mentaciones, preguntando, por ejemplo: ¿por qué la vela se derritió cuando la
tocamos con el clavo caliente? Sus respuestas podrán ayudarnos a introducir
la idea de transferencia de calor.4

También puede suceder que algunos chicos digan que el clavo quedó calentito,
otros digan muy caliente y algunos lo sientan tibio. Analizando estas
respuestas,
también podremos guiarlos en la construcción de la idea de temperatura.

Este será buen momento para una discusión en toda la clase que nos ayude
a reflexionar sobre a qué se puede deber que las respuestas no sean
todas
iguales. Así, promoveremos el reconocimiento de la influencia de los procedi-
mientos utilizados en los resultados obtenidos, ya que, por ejemplo, no todos
fro-
taron con la misma energía ni lo hicieron durante un mismo tiempo.

4 Puede señalarse que el calor siempre se transfiere del cuerpo más caliente
(de mayor temperatura)
al más frío (de menor temperatura). Este fenómeno se conoce como transferencia
de calor.

100 Ciencias Naturales 3

Además, haremos notar la subjetividad de los datos que nos aportan nuestros
sentidos: si dos chicos tocan el mismo clavo recién frotado, para
uno puede
estar tibio y para el otro, caliente. Una pregunta interesante para hacer en ese
caso es: ¿cómo sabemos qué tan caliente está algo? o bien, ¿es suficiente el
sentido del tacto para reconocer la temperatura de un objeto? De este modo,
se introduce la necesidad de usar un instrumento, como el termómetro,
que
permita conocer este dato con mayor precisión. Las dimensiones puestas
en
juego a lo largo de este recorrido bien pueden dar lugar a las más variadas
expe-
riencias, de modo que se constituyen en una serie de criterios
abiertos a la
invención de otras actividades y recorridos.

Interrogarse acerca del cambio al estado gaseoso:

algunas situaciones problemáticas

Para avanzar en la noción de cambio físico y, en particular, de cambios de esta-
do, el interés que espontáneamente expresan los chicos por explicar fenómenos
puede ser amplificado y renovado. En este sentido, estamos ante el desafío de
construir en la enseñanza situaciones que vayan recreando los
conceptos que
hemos trabajado hasta aquí.

El planteo de situaciones desafío permite que los chicos se involucren en
ellas y adquieran un papel protagónico, al desarrollar las actividades llevadas
a cabo para lograr su resolución, ya que discutirán entre ellos las posibles
respuestas a las preguntas que les hemos formulado. La participación acti-
va de los alumnos dentro de pequeños grupos de trabajo permite el desarro-
llo de actitudes como el afianzamiento de la confianza en sus posibilidades
de plantear y resolver situaciones problemáticas, la valoración y el respeto
por las opiniones de los otros y la valoración del uso de un vocabulario5 que
facilite la comunicación de las ideas.

5 Se espera que poco a poco los chicos incorporen en su vocabulario algunas
palabras y vocablos
específicos de las ciencias.

Eje

Los fenómenos
del mundo físico

101

Dos conceptos importantes que pondremos en juego en el itinerario de tra-
bajo son:

• la evaporación es el cambio de estado de líquido a gaseoso, desde la
superficie del líquido;

• la condensación es el cambio que se produce cuando un material en
estado gaseoso, por enfriamiento, pasa al estado líquido.

Líquido Evaporación
Gas

Gas Condensación
Líquido

Vale tenerlos presentes para comenzar a utilizar el vocabulario
específico
cuando sea preciso y, además, para incorporar los nuevos términos al
diccio-
nario científico escolar si aún no estaban.

Los alumnos pueden trabajar distribuidos en pequeños grupos. A cada grupo
le entregaremos:

• una lata limpia y seca6 de 250 mililitros de capacidad, del tipo de las
latas
de conservas de arvejas o choclo (también se pueden usar vasos plásticos
descartables o de vidrio);

• algunos trozos de hielo (puede utilizarse el contenido de una cubetera
plástica, recién extraída de la heladera).7

A continuación, deberán colocar la mitad de los cubitos de hielo en la lata y
dejarán la otra mitad en la cubetera. Les pediremos que anticipen
qué ocurrirá
con los cubitos contenidos en ambos recipientes: la lata y la cubetera, que lo
comprueben, que describan los cambios observados y que contesten preguntas
como las siguientes: ¿si enfriáramos el agua contenida dentro de la
lata, vol-
veríamos a tener los “cubitos” de hielo? ¿Y qué pasa si enfriamos el agua que
quedó en la cubetera?; ¿por qué?

6 Es importante mostrarles a los chicos que, efectivamente, la lata está
totalmente seca y que no
tiene restos de ningún otro material.

7 Es conveniente que los cubitos tengan todos las mismas dimensiones con el
fin de poder
establecer una comparación del tiempo de fusión en función de las situaciones
que se detallan.

102 Ciencias Naturales 3

Estas preguntas apuntan a favorecer la transferencia de aprendizajes
que
tuvieron lugar en años anteriores. Se espera que, al responder, los chicos ten-
gan en cuenta que un líquido solidifica adquiriendo la forma del recipiente en
que está. La lata en su interior no tiene la misma forma que las cavidades que
presenta la cubetera.

Al finalizar la clase, guardaremos los recipientes (cubeteras y latas) dentro
del
refrigerador. Así, en la clase próxima, los niños podrán corroborar, una vez
más,
la reversibilidad de los cambios de estado, observando que:

• el agua líquida obtenida por la fusión del hielo, solidifica al colocarla
en el refrigerador;

• el agua líquida adopta la forma del recipiente que la contiene y el sólido
que se obtiene a partir de ella mantiene esa forma.

La situación planteada permite que los chicos comprendan por qué en la lata
no se obtienen “cubitos” de hielo sino un bloque con otra forma, acercándose así
a la idea de que, al moldear el líquido en la heladera, este solidifica
adquiriendo
la forma del recipiente que lo contiene.

Atender a que los recipientes aparecen exteriormente mojados nos ayudará a
introducir el concepto de condensación. Si en las descripciones realizadas
duran-
te el tiempo en que los cubitos estuvieron fuera del refrigerador no ha surgido
espontáneamente que los recipientes aparecen exteriormente mojados, se guiará
su observación para dar lugar a nuevos interrogantes tales como: ¿por qué les
parece que están mojadas las paredes exteriores de la lata y la cubetera? o
bien,

¿de dónde proviene el agua que rodea en su base los recipientes utilizados?

En relación con el agua que se observa afuera, una respuesta muy común que
suelen dar los chicos es: el agua salió de la lata cuando los cubitos
se derri-
tieron; otros pueden arriesgar que la lata suda repitiendo una apreciación
popular
sobre ese fenómeno, visible en botellas y vasos en circunstancias similares.

Retomando la idea del agua que ha escapado, podemos hacerlos dudar sobre
sus apreciaciones recordándoles, por ejemplo, que la lata estaba
inicialmente
seca y preguntándoles si recuerdan haber percibido que tuviese algún agujerito.
Recordemos que durante la experiencia tienen lugar dos cambios simultáneos:

• el hielo se funde porque absorbe calor del ambiente, y

• el vapor de agua del ambiente se enfría al entrar en contacto con las
paredes del recipiente y se condensa formando pequeñas gotitas que luego
chorrean, formando un charco sobre la superficie de apoyo del recipiente.

Eje

Los fenómenos
del mundo físico

103

No se trata de “contarles” lo que realmente ocurre; muy por el contrario, habrá
que proponerles una nueva situación experimental para ayudarlos a
interpretar
los cambios que observaron. Para ello les plantearemos nuevos interrogantes
que tendrán que resolver en la clase próxima: ¿qué piensan que
ocurrirá si
coloreamos el agua antes de congelarla? y, además, si repetimos la experien-
cia de la lata pero con agua coloreada, ¿el agua que moje las paredes exte-
riores del recipiente será también coloreada?

En la clase siguiente, luego de comprobar y discutir la obtención o no de los
cubitos de hielo en el lata y en la cubetera, repetiremos la experiencia sobre
la
fusión del hielo dentro de la lata, pero utilizando agua coloreada (con tinta
azul
o con colorante de alimentos) para preparar los cubitos de hielo. A pesar de que
los cubitos son de agua coloreada, el líquido que se forma y chorrea por la
parte
externa de la lata es incoloro. Durante la realización de este nuevo
ensayo,
habrá que conversar con los chicos para ayudarlos a reconstruir lo
sucedido y
ajustar sus explicaciones a la causa física de los cambios
observados; es muy
interesante que sus ideas y explicaciones, como el dibujo de lo que ocurre en
las
experiencias, vaya siendo registrado en sus cuadernos de ciencias.

Será apropiado, a esta altura, trabajar con la idea de que en el aire del
ambien-
te, aunque no podemos verla, hay cantidades variables de agua en estado gaseo-
so y que, cuando nos referimos a ella, utilizamos la expresión vapor
de agua.
Posiblemente, al trabajar el Eje “La Tierra, el universo y sus
cambios”, se haya
hecho esa referencia.8 Esta nueva información ayudará a los chicos, por
ejemplo,
a interpretar la aparente desaparición del agua cuando se seca la ropa tendida
al
sol y la aparición de gotitas de agua líquida sobre una superficie fría.

Los aislantes térmicos

Para revisar los saberes trabajados a lo largo de la secuencia, podemos presen-
tar distintas situaciones que afiancen las siguientes ideas:

• el hielo es agua sólida y se funde a temperatura ambiente;

• la velocidad de fusión del hielo está relacionada con la temperatura del
medio circundante;

• algunos materiales actúan como aislantes térmicos retardando la fusión
del hielo.

8 Podemos, además, contarles que, en los pronósticos del tiempo atmosférico,
los meteorólogos
se refieren a la presencia del vapor de agua cuando dan el porcentaje de
“humedad ambiente”.

104 Ciencias Naturales 3

La propuesta es, entonces, apelar a la curiosidad de los niños y a los saberes
recientes indagando qué ocurrirá si envolvemos un vasito de plástico
que con-
tiene un cubito de hielo con:

a) un trozo de una rejilla de algodón;

b) un trozo de un papel de aluminio, y

c) un trozo de un papel de diario.

Para realizar la actividad propuesta necesitaremos: tres cubitos de
hielo (de
iguales dimensiones), tres vasitos de plástico, que pueden ser descartables o
del
tipo de envases de yogur (todos de las mismas dimensiones, limpios y secos), una
rejilla de algodón, un trozo de papel de aluminio y otro de papel de diario.
Los tro-
zos de los materiales mencionados tienen que tener las mismas dimensiones, con
el fin de poder establecer una comparación entre las tres situaciones.

Además, también podremos trabajar sobre situaciones-problema que no supon-
gan desplegar actividades experimentales, sino que remitan a contextos
relaciona-
dos con las nociones que se discuten, por ejemplo, como los que siguen.

Eje

Los fenómenos
del mundo físico

105

• Se retira de la heladera una botella de gaseosa y se la apoya sobre la
mesa. Al poco tiempo, se forma un charco en la base de la botella. ¿De qué
modo podés explicar cómo se ha formado este charco?

• Un señor compra dos kilos de helado de chocolate. El heladero se los
entrega en envases de “telgopor” (espuma de poliuretano). ¿Por qué creés que
coloca el helado en ese tipo de envase?

Dilatación térmica y medición de la temperatura: uso del termómetro

El siguiente es un registro de clase que constituye un buen ejemplo
de cómo
puede desarrollarse el tema de la dilatación térmica con preguntas desafío.

Registro de clase

Docente: –¿Qué le ocurre a la
sopa caliente si queda por un
rato en la heladera?

Alumno: –Se enfría.

Docente: –Muy bien; y ¿qué le
sucede a la que estaba en la
heladera si se la coloca un
momento sobre la llama de la
hornalla de la cocina?

Alumno: –¡Se calienta!

Docente: –¿Cómo saben que
en un caso se enfría y en el otro
se calienta?

Alumno 1: –La probamos.

Alumno 2: –Nos ponemos una

gota en la mano.

Docente: –Contanos un poco más…,

¿cómo se te ocurrió esto?

Alumno 2: –Cuando mi mamá quiere
saber si la leche de la mamadera de
mi hermanita no está muy caliente,
se pone unas gotas sobre la mano,
si no le quema está bien.

Alumno 3: –¿Y si metemos un dedo
adentro?

Docente: –Sí, seguramente notarán
la diferencia, pero ¿les parece un
método apropiado? ¿Alguno de

ustedes conoce otra forma para saber
la temperatura de un cuerpo?

Evidentemente, en este caso quedó abierto el contexto para dialogar sobre si
resulta suficiente el sentido del tacto para conocer la temperatura de un
objeto. Es
probable que con cuerpos a temperaturas muy diferentes, la mano pueda darnos
una idea; pero si se hallan a temperaturas similares, el tacto posiblemente no
sea
sensible a sus diferencias, además del riesgo de sufrir quemaduras.
Tampoco
puede darse una medida numérica que pueda usarse en otros casos o situacio-
nes. Estas apreciaciones, similares a las que guiaron a los pensadores de la
anti-
güedad en la resolución del mismo problema (medir la temperatura de un cuerpo),
comenzaron a resolverse con el desarrollo de algunos instrumentos especialmen-
te construidos a tal efecto denominados genéricamente termómetros.

Centro Nacional de Información
y Comunicación Educativa- España

Centro Nacional de Información
y Comunicación Educativa- España

Eje

Los fenómenos
del mundo físico

107

Una forma de continuar este recorrido didáctico es pedir que alguno
de los
alumnos o alumnas que saben cómo es un termómetro lo describa y
cuente
cómo funciona. Sería muy bueno tener algunos termómetros en el aula para que
los observen y, eventualmente, hagan un análisis morfológico como objetos tec-
nológicos, tal como posiblemente se haya hecho en 1er año/grado al
trabajar
este mismo eje.

Propiciamos que los niños realicen comparaciones entre el termómetro de
laboratorio o de pared y el termómetro clínico, más familiar para los alumnos;
esto permitirá que establezcan semejanzas y diferencias entre ellos y,
particular-
mente, en relación con su uso. También deberemos focalizar la atención en que
todos esos termómetros tienen un tubo delgado, cerrado, con un extremo ensan-
chado (bulbo) que contiene un líquido. Otra cuestión a destacar es
que el ter-
mómetro clínico se debe agitar antes de volver a ser usado mientras que el de
pared y el de laboratorio no necesitan ser agitados. En este caso,
podríamos
pedirles que los observen con detenimiento y postulen por qué uno debe agitar-
se y los otros no.

Este es el momento de enseñarles
que uno de los efectos del calor sobre
los materiales es la dilatación térmica.
En general, los materiales se dilatan, es
decir que aumentan su volumen, por
acción del calor. Les haremos notar, por
ejemplo, que entre las baldosas, cerámi-
cos o azulejos, se dejan espacios. Esto
es para que las baldosas puedan
aumentar de tamaño, sin que se empu-
jen unas a otras, cuando hace mucho
calor o les da el Sol fuerte y verano. De
este modo, se evita que, una vez coloca-
das, el calor las dilate y se levanten y/o
se rompan al comprimirse entre sí.

Los materiales en estado líquido y

en estado gaseoso también se dilatan cuando son calentados. En esta propie-
dad se basan los termómetros de mercurio y los de alcohol coloreado.

La que sigue es una experiencia de construcción de un termómetro y
com-
probación de su uso muy apropiada para el 3er año/grado.

108 Ciencias Naturales 3

Construcción de un termómetro casero
Materiales

• un trozo de plastilina

• un sorbete largo transparente (puede usarse el tubo transparente
del interior de un bolígrafo que ya no tenga tinta)

• una tijera

• tres marcadores o lápices de color rojo, negro y azul

• unas gotas de tinta de color (también puede ser colorante de alimentos)

• una botella pequeña o frasco alargado de vidrio o de plástico transparente

• un corcho (que calce bien en la boca de la botella y que esté agujereado
en el centro, de manera que pueda ser atravesado por el tubito transparente)

• dos jarras o recipientes altos: uno con agua caliente y otro con hielo

Procedimiento

1) Llenar la botellita con agua de la canilla y agregarle unas gotas de tinta
para colorearla.

2) Si se cuenta con el tapón de corcho perforado, insertar el sorbete (el
tubito fino) a través del orificio, de manera que queden unos 4 cm por arriba
del corcho. Calzar el tapón en la boca de la botella. El agua coloreada
ascenderá por el tubito. Es conveniente que alcance una altura entre uno

y dos centímetros por encima del corcho. La plastilina servirá para lograr
un cierre hermético.

3) En el caso de no contar con el tapón, llenar la botella hasta sus tres
cuartas partes, introducir el sorbete de manera que llegue al líquido, sellar
bien la abertura de la botella con la plastilina, para que el sorbete quede
en posición vertical y aspirar por el sorbete, muy cuidadosamente, hasta
que el líquido comience a subir, cuando sobresalga unos dos

centímetros por encima de la plastilina, dejar de aspirar.

4) Marcar con negro el nivel del agua coloreada en el tubito.

Eje

Los fenómenos
del mundo físico

109

Cómo usar el termómetro casero

1) Meter la botella-termómetro dentro del recipiente con agua caliente. Algunas
preguntas orientativas para la observación pueden ser: ¿qué se observa? ¿Hay
más líquido dentro del sorbete? ¿Cambió la cantidad de líquido? ¿Qué
le
pasó al líquido del termómetro al estar más caliente?

2) Marcar con rojo el nivel alcanzado ahora por el líquido dentro del tubito.

3) Meter la botella-termómetro en el recipiente que contiene el
hielo, de
manera que tenga el mayor contacto posible con él. Esperar unos minutos y pre-
guntar: ¿qué puede ocurrir? ¿Qué sucede con el nivel del líquido dentro del
tubito? ¿Entró o salió líquido?

4) Marcar con azul la altura alcanzada por el líquido en el tubito, y entonces
volver a preguntar: ¿qué le sucedió en esta ocasión?

Luego de realizada toda la secuencia, y habiendo hecho los registros corres-
pondientes, les pediremos a los niños que elaboren individualmente un texto en
el que informen lo que hicieron; escribirán sus conclusiones y harán dibujos de
la
experiencia. Esta actividad se cierra con una puesta en común en la que se
socia-
lizan las dificultades que atravesaron y las formas en que las fueron
superando.

Durante la actividad anterior, los alumnos realizaron el armado de un
instru-
mento siguiendo una secuencia preestablecida y explicaron su
funcionamiento
haciendo uso de argumentaciones provenientes de la ciencia escolar. La vivencia
de hechos concretos ayuda a dar significado a los modelos que los explican. Los
chicos construyen su conocimiento en interacción con el entorno del cual extra-
en información, que interpretan a partir de sus esquemas o modelos conceptua-
les. En la construcción del termómetro, los alumnos son realmente implicados y
estimulados para observar, predecir y explicar los fenómenos observados.

La comparación de este termómetro con uno clínico, más familiar para nues-
tros alumnos, permitirá que establezcan semejanzas y diferencias entre
ambos
instrumentos.

Completaremos el tema enseñando que la temperatura se mide en unidades
llamadas grados9 y que, a mayor cantidad de grados, mayor es la
temperatura.
Oportunamente, a modo de ejemplo, podremos incluso comentar algunos ejem-
plos de variación de temperaturas, por ejemplo, los que siguen.

9 Podemos enseñar que los “grados” de un termómetro hacen referencia a
“graduaciones”,
es decir, divisiones similares y progresivas, con las que se puede construir
una escala,

independientemente de la magnitud a la que se refiera. Una regla, por ejemplo,
también está
“graduada”, en ese caso cada división indica una unidad en cierta escala de
longitudes.

110 Ciencias Naturales 3

• Cuando el cuerpo humano está sano, su temperatura es de unos 37 grados.
Si llegase a tener una temperatura superior, es posible que la persona esté
enferma. Por eso, cuando a una persona se le mide la temperatura y esta
supera los 37 grados, se dice que “tiene fiebre”.

• El hielo está a cero grados. Pero puede haber cuerpos más fríos que el
hielo, que tienen temperaturas más bajas que cero.

• O bien, datos sobre temperaturas muy elevadas: las chispas y el fuego
están a muy altas temperaturas: centenares de grados o más. En el interior del
sol, la temperatura es de millones de grados. Con estos cuerpos no se pueden
usar los termómetros comunes porque se destruirían.

Otra idea importante sobre el funcionamiento de un termómetro es que solo
permite medir la temperatura de aquellos cuerpos que entran en
contacto con
su bulbo. Es decir, al estar uno junto al otro, ambos adquieren la misma tempe-
ratura10 y, dado que esta puede “leerse” solo en el termómetro, al hacerlo,
cono-
cemos la temperatura del objeto en contacto. Por último, si el termómetro no se
pone junto a ningún cuerpo, entonces su marca da una idea de la temperatura
del ambiente que lo rodea.

El tratamiento de estos contenidos permite introducir a los alumnos
en la
interpretación de los fenómenos térmicos, un tema fundamental para entender
varios fenómenos físicos, por ejemplo, los cambios de estado. El
estudio del
calor y su vinculación con los fenómenos mecánicos será trabajado en años pos-
teriores, donde se retomarán las ideas abordadas en este eje.

Exploración de sonidos e instrumentos

El estudio de algunos fenómenos sonoros permite recuperar y recrear los sabe-
res que los chicos adquirieron respecto de las “acciones mecánicas” en el 2o
año/
grado y avanzar en relación con los efectos que pueden provocar las fuerzas al
ser aplicadas sobre los objetos. Se espera que los alumnos logren reconocer, por
ejemplo, que las fuerzas no solamente pueden provocar deformaciones y/o
movimientos en un objeto sino, además, producir sonidos. En
consecuencia,
tenemos que acercar a los chicos a la idea de que, cuando se desarrolla cierta
acción mecánica sobre un cuerpo, este puede sonar, es decir, puede
provocar
un sonido que sea percibido por nuestros oídos.

10 Véase la nota 4, donde se define “transferencia de calor”.

Eje

Los fenómenos
del mundo físico

111

En 3er año/grado, los alumnos suelen nombrar las acciones necesarias para
la producción de sonidos, por ejemplo, golpear, raspar, frotar,
sacudir, pulsar,
soplar, etc. Además, pueden diferenciar sonidos por su intensidad en débiles y
fuertes, y por su tono, en agudos de graves. La construcción de sencillos
instru-
mentos musicales permitirá poner en juego diferentes estrategias
explorato-
rias para producir sonidos.11

Imágenes de niños de 3er año/grado en una experiencia de construcción de
instrumentos.

11 Véase Propuestas para el aula: Material para docentes, Educación Artística,
Ministerio de
Educación de la Nación, 2000.

112 Ciencias Naturales 3

Inicialmente, podemos proponerles que durante algunos minutos traten de
escuchar y reconocer el origen de la mayor cantidad de sonidos que se produz-
can a su alrededor, en el colegio, durante la hora de clase. Los alumnos podrían
confeccionar en sus cuadernos una lista de los sonidos escuchados.

Además, podemos confeccionar con ellos una tabla o cuadro general donde
listen los sonidos que provienen del aula, por ejemplo: las conversaciones entre
algunos chicos, el ruido que provoca el movimiento de mesas o sillas y aquellos
que provienen del exterior del aula: del patio, del pasillo, del salón de
música o
del paisaje circundante (el canto de un pájaro, el viento entre las hojas de los
árboles, la bocina de un automóvil, una sirena, etc.).

También podemos pedirles que evoquen qué lugares ruidosos reconocen en
los alrededores de su casa y de la escuela (lugar de juegos, bares, plazas, mer-
cados) y los comparen con otros, más silenciosos, como una biblioteca, una igle-
sia o templo, la sala de un hospital, entre otros.

Seguiremos esta secuencia con la generación de algunos sonidos. Por ejem-
plo, que utilicen una birome o un pincel para golpear diversos objetos (el
pupitre,
su asiento, otro lápiz, la parte metálica de una tijera, etc.) e indiquen si se
produ-
cen sonidos parecidos o diferentes. Durante el desarrollo de esta
actividad, los
chicos podrán observar que, usando un único instrumento, los sonidos
produci-
dos al golpear objetos de distintos materiales producen sonidos diferentes.

Conviene enseñar a los alumnos que las vibraciones que producen una sensa-
ción agradable en nuestros oídos se llaman sonidos, y aquellas que cuando las
percibimos resultan perturbadoras e, incluso, desagradables se denominan ruidos.
Para desarrollar estas diferencias, podemos pedirles que relean los registros
que
hicieron de los sonidos del aula y del barrio y que encierren con
color rojo los
que ellos consideran ruidos y con color azul los que aprecian como sonidos.

Es conveniente que acordemos con ellos que las actividades que van a reali-
zar a continuación están centradas en la búsqueda de modos de accionar sobre
los objetos para producir sonidos, ya que el propósito principal de las
siguientes
actividades es lograr que los chicos se aproximen a la idea de que:

Eje

Los fenómenos
del mundo físico

113

• los sonidos o ruidos producidos al operar sobre los objetos están en
relación
directa con los materiales que conforman esos objetos;

• los cuerpos que vibran producen sonidos o ruidos.

Para comenzar, y con la intención de poner en evidencia las vibraciones men-
cionadas en la segunda afirmación, les propondremos construir, en
pequeños
grupos, una caja vibratoria.

Construcción de una caja vibratoria
Materiales

• 25 cm de un hilo de algodón (piolín)

• una lata de conservas a la que se le ha quitado una de sus tapas

y practicado, en el centro de su base, un orificio de diámetro aproximado
al del hilo de algodón

• un lápiz en desuso, cuya longitud sea ligeramente menor que el diámetro
de la lata

• un platito de postre con resina finamente pulverizada12

Procedimiento

1) Pasar el hilo por el orificio de la base de la lata.

2) Atar el lápiz en una punta del piolín de modo que quede dentro de la lata,
y tirar del extremo libre que quedó hacia afuera.

3) Pasar un poco de resina a lo largo de todo el piolín.

4) A continuación, deberán pasar sus dedos pulgar e índice juntos sobre
el piolín, desde su extremo fijo hasta su extremo libre.

5) Repetir esta acción una vez lenta y otra vez rápidamente. (Si fuera
necesario, tendrán que depositar resina sobre el piolín entre operación y
operación para poder escuchar, además, los sonidos que se producen.)

12 Puede usarse cualquier tipo de resina, por ejemplo, la que usan los
herreros para quitarse

el óxido, o bien conseguir un poquito de resina llamada colofonia, que se
consigue fácilmente
en cualquier droguería.

114 Ciencias Naturales 3

A través de esta sencilla actividad, los alumnos podrán vivenciar que sus dedos
se sacuden en mayor o menor medida al descender por el piolín, dependiendo esto
de la rapidez del movimiento que han realizado. Esto les permitirá interpretar
que
los sonidos escuchados son producidos por la fricción de sus dedos sobre el
hilo.
En esta experiencia, además, se aprecia que el piolín vibra y que la lata
permite
amplificar el sonido producido, pues actúa como una caja de resonancia.

A continuación, se podrán presentar variadas situaciones en las que, al aplicar
otras acciones mecánicas, los cuerpos vibren produciendo sonidos. Por ejemplo,
podemos proponerles realizar en pequeños grupos las siguientes actividades.

a) Con cuidado, tensá una bandita elástica y colocala a lo largo, alrededor
de una caja de cartón vacía. Luego, pulsá la goma sucesivamente desde
un extremo al otro de la caja. ¿Qué escuchás?

Quitá la bandita elástica y colocala a lo ancho de la caja. Pensá y respondé:

¿qué creés que escucharás si la pulsás del mismo modo que lo hiciste
en la prueba anterior? ¿Ocurrirá lo mismo si, en lugar de usar una
bandita elástica, tensás un trozo de hilo de algodón o de tanza de
nailon? ¿Cómo procederías para comprobar tus ideas?

b) Tomá una regla de madera o de plástico de 30 centímetros de longitud.
Apoyala sobre una mesa, de manera que una parte sobresalga fuera del
borde. ¿Qué creés que ocurrirá si mientras sostenés el extremo de la regla
que está apoyado sobre la mesa con una mano golpeás suavemente

su extremo libre? ¿Creés que podrás producir varios sonidos utilizando
la misma regla? ¿Se te ocurre cómo?

¿Qué ocurrirá si modificás la posición de la regla de manera que
sobresalga más o menos del borde de la mesa y la golpeás suavemente
en su extremo libre?

Cuando promovemos que nuestros alumnos formulen algunas predicciones y
que diseñen una manera de corroborar sus ideas “poniéndolas a prueba“, esta-
mos introduciéndolos en el uso de estrategias de procedimiento valiosas para
el aprendizaje de las ciencias naturales.

Poner a prueba las ideas implica someterlas a una comprobación experimen-
tal. De esta forma, los alumnos pueden cotejar lo que piensan (sus conjeturas
o hipótesis) con lo que ocurre (los hechos). Esto les permite corroborar o
refutar experimentalmente sus ideas. Sus opiniones se transformarán paula-
tinamente en afirmaciones fundamentadas.

Eje

Los fenómenos
del mundo físico

115

Para ampliar el espectro de acciones mecánicas que aplicadas sobre los obje-
tos producen sonidos podemos proponerles las siguientes actividades.13

a) Tenés una lata de conservas y una botellita de agua mineral. Ambos
envases, de aproximadamente 250 mililitros, presentan una superficie
estriada. ¿Qué ocurrirá si raspás alternativamente la superficie de ambos
objetos utilizando una varilla de madera? (También podés utilizar una
birome que ya no funcione o un pincel.)

b) Tenés dos latitas de gaseosas o de conserva (como de arvejas o granos
de choclo) o vasitos descartables (tipo los de yogur). En cualquier caso,
deben ser recipientes limpios y secos.

Llená el primer recipiente con algunas semillas de lentejas y el segundo
con granos de arroz, u otro tipo de semillas y/o pequeños guijarros. En
ambos recipientes, sellá el agujero por donde ingresaste el “relleno”.

Tratando de identificar las variables que están en juego en la producción del
sonido con estas “maracas”, el docente puede preguntar: ¿qué ocurrirá si sacu-
dimos alternativamente ambas latas? ¿El sonido depende del relleno que
se
puso? ¿Influye la cantidad de material que pusieron en las latas? ¿Y el tama-
ño del recipiente? ¿En qué medida la fuerza con que se las sacude
intervie-
ne en el sonido que se produce?

Los chicos deberán escribir sus anticipaciones y luego procederán a
“hacer
sonar” sus instrumentos improvisados. Podemos sugerirles también que cambien
el relleno, que combinen los elementos que utilizaron, que cambien la cantidad
utilizada, aumenten o disminuyan la fuerza con que mueven las latas,
etc., de
manera que puedan variar las condiciones en que se generan sonidos.

Luego, se les puede proponer un nuevo desafío: inventar y construir diferen-
tes instrumentos de producción de sonido, de acuerdo con las principales accio-
nes mecánicas que conocen, por ejemplo, instrumentos de golpear, de raspar y
de sacudir.

13 En todos los casos planteados les suministraremos los objetos requeridos
que tomaremos de la

unidad de recursos que conviene ir organizando desde 1er año/grado.

116 Ciencias Naturales 3

Para esto, prepararemos un lugar del aula, al que llamaremos: “Laboratorio de
inventos musicales”, con algunos elementos para realizar esta tarea:
envases
descartables (vasito de yogur, botellas de agua mineral, latas),
banditas elásti-
cas, semillas, globos (para fabricar membranas), etc. También les
pediremos a
los chicos que traigan a clase otros materiales que ellos consideran adecuados
para concretar esta tarea.

El desafío se plantea en dos instancias: la “invención”, donde los
alumnos
diseñan en sus cuadernos cómo será el instrumento que construirán, y la “cons-
trucción”, donde lo realizan con los materiales que imaginaron.

Una vez construidos sus instrumentos, invitaremos a los chicos a que sociali-
cen su experiencia con el resto del grupo, explicitando qué acciones mecánicas
se ponen en juego en cada uno. Entonces, sería oportuno mostrarles imágenes
de auténticos instrumentos musicales, identificando en cada uno las
mismas
acciones mecánicas que han utilizado los chicos.

Otra alternativa interesante es planificar algunas actividades de aplicación de
lo aprendido en conjunto con el docente de educación musical; entonces, los
chicos podrán incorporar nuevas ideas de carácter estético y artístico en torno
del tema del sonido, a la vez que ampliarán su conceptualización de los sonidos,
con conceptos como ritmo, timbre y melodía.

En el tratamiento de este tema debemos tener presente que subyace un con-
cepto físico muy importante: los sonidos atraviesan diversos materiales, y
una
función corporal fundamental: el sentido de la audición.

Eje

Los fenómenos
del mundo físico

117

Aunque el tratamiento del tema del sonido se profundizará más
adelante,
algunas ideas al respecto pueden introducirse en este año/grado mediante pre-
guntas o señalamientos como los siguientes.

• ¿Podemos escuchar un ruido que se produce en el exterior del aula,
aunque estén cerradas las ventanas y la puerta?

• En las maracas que construimos ¿el sonido atravesó la latita

o se produjo afuera de la latita? En general, con los mismos elementos:

¿dónde se produce el sonido: adentro o afuera del recipiente?

• ¿Se podrá escuchar un sonido bajo el agua? Si estuviéramos
buceando en una pileta o en el mar, y alguien sacude una de las maracas
que construimos, ¿podremos escuchar su sonido? ¿Será igual que

el que hizo en el aula?

Los contenidos vinculados con la producción de sonidos permiten introducir
varios conceptos importantes en relación con los fenómenos del mundo
físico.
Aquí solo hemos trabajado algunos de ellos, particularmente las acciones mecá-
nicas que permiten generar sonidos. Otros, como el carácter
ondulatorio del
fenómeno, se abordarán en años superiores, donde seguramente se
retomarán
varias de las ideas que hemos tratado.

 nap La comprensión acerca de algunos fenómenos atmosféricos y de que los astros se encuentran fuera de 

la Tierra,

 identificando los movimientos aparentes del 

Sol y la Luna

 y su frecuencia, y el uso de los puntos 

cardinales como método

 de orientación espacial.

LA TIERRA,
EL UNIVERSO
Y SUS
CAMBIOS

EJE

La Tierra, el universo
y sus cambios

Los saberes que se ponen en juego

La enseñanza de este núcleo implica que los chicos aprendan a identificar algu-
nas de las causas que originan los fenómenos meteorológicos o meteoros, es
decir, la lluvia, el viento, las nubes, el arco iris, entre otros, y el uso de
la clasifi-
cación convencional, por ejemplo, qué diferencia hay entre lluvia y
granizo o
entre viento y brisa. Además, apunta a lograr:

• el uso de los puntos cardinales como referencia para ubicarse
geográficamente y determinar la posición de cierto objeto del paisaje
(por ejemplo, un árbol distante, un edificio) respecto de la posición
del observador;

• la observación a ojo desnudo de los movimientos aparentes del Sol y
de la Luna, describiendo sus características y comparando sus similitudes
y diferencias;

• la identificación de los cambios producidos en el aspecto de la Luna
y su registro a través de dibujos, gráficos y cuadros;

• el reconocimiento de la frecuencia de estos movimientos y el
establecimiento de relaciones con la medida convencional de tiempo
(por ejemplo, día, mes y año).

Propuestas para la enseñanza

La comprensión de los fenómenos atmosféricos:

claves para pensar su enfoque

El tiempo atmosférico es un tema afín con la vida cotidiana de las personas. Por
esta razón, los fenómenos meteorológicos o meteoros, como la lluvia, el viento,
las nubes y el arco iris, entre otros, constituyen contenidos
motivadores del
aprendizaje en clase.

121

Así como en lo cotidiano registramos variaciones del tiempo atmosférico sin
conceptualizarlas, en general, estas suelen ocupar un lugar frecuente
en los
cuadernos de clase, por ejemplo: hoy es 11 de junio. Llueve y hace
frío; 4 de
abril, es un día de sol. ¿En qué sentido podríamos entonces imaginar un
itine-
rario más atractivo sobre la cuestión, que agregue sorpresa, inquietud, deseo de
saber sobre lo que es más o menos frecuente?

Creemos que, desde el Nivel Inicial y particularmente durante el Primer Ciclo
de la EGB/Primaria, es posible realizar observaciones del estado del tiempo día
tras día, que permitan a los chicos construir algunos criterios
simples para que
puedan clasificar ese estado. Junto con esos criterios, la propuesta es montar
una sencilla estación de observación meteorológica para que sea operada por
los propios chicos, con instrumentos de fabricación simple.

Para esto, como muchos docentes suelen hacer, podemos comenzar propo-
niéndoles la construcción de un almanaque en el cual se represente el
estado
del tiempo mediante símbolos que den cuenta de lo observado. En este caso, en
principio, definiremos ahora tres tipos diferentes de rasgos para
observar y
registrar, que luego usaremos para caracterizar el tiempo atmosférico: las
nubes,
las precipitaciones y la temperatura ambiente.

En total, construyendo ocho carteles con los símbolos que diseñen los chicos
en cada caso, podemos dar cuenta adecuadamente del tiempo atmosférico.
Al
respecto, se ofrece un conjunto de símbolos para representar los posibles esta-
dos del tiempo, adaptados para este año/grado.

Cuadro con diferentes estados del tiempo

Despejado Un cielo diáfano, sin nubes.

Indicaciones
respecto

Algo nublado

En el cielo se ven algunas nubes estacionarias
o algunos bancos de nubes en movimiento.

de las nubes

Nublado

Un cielo que se halla totalmente encapotado,
cubierto por nubes.

Lluvioso

Llueve en forma intermitente o continua
durante horas.

Indicaciones

respecto de las

precipitaciones

Tormentoso

Cielo ennegrecido, hay rayos y se escuchan
truenos. La lluvia llega con ráfagas de viento
fuerte.

122 Ciencias Naturales 3

Cuadro con diferentes estados del tiempo (continuación)

Indicaciones

Caluroso

Se sienten altas temperaturas y es preciso
encender ventiladores para disminuir el calor
de los ambientes.

respecto de

la temperatura
ambiente

Templado

Se está con ropas cómodas y no se siente
incomodidad alguna respecto de la
temperatura que hay en el ambiente.

Frío

Se sienten bajas temperaturas y es preciso
encender calefactores para obtener calor
en el ambiente.

No obstante, podríamos agregar otros carteles, como señalizaciones que per-
mitan registrar el tipo de viento, tal como veremos más adelante. Es posible
tam-
bién que, en ciertas regiones del país, de acuerdo a la ubicación geográfica de
la escuela, sea preciso sumar carteles que representen fenómenos locales fre-
cuentes, como las nevadas u otro tipo de indicación de precipitación.

Eje

La Tierra, el universo
y sus cambios

123

Pero lo más interesante es que en este año/grado los alumnos ya están en
condiciones de comenzar a construir y utilizar instrumentos simples que les per-
mitan obtener información acerca de los fenómenos atmosféricos. Y además, a
partir de las conjeturas que conciban usando los datos recogidos con esos ins-
trumentos, también pueden elaborar sencillas explicaciones que los
aproximen
a la descripción de estos fenómenos en sus particularidades y a
comprender
cómo y por qué se producen.

Para desarrollar estas capacidades, se presenta a continuación un
posible
recorrido para el tratamiento de estos temas, en el que señalamos tres grandes
momentos.

1) Sobre la existencia del aire, donde se proponen, para comenzar, un par de
experiencias sencillas tendientes a explicitar algunos procedimientos que
permitan
evidenciar la presencia del aire y que ayuden a construir la idea de atmósfera
como capa gaseosa que forma parte de la Tierra. La idea de mezcla se trabaja
con diversos materiales en las propuestas para el aula correspondientes al Eje
“Los materiales, sus propiedades y cambios”.

2) ¿Cómo se mueve el aire? Para que los chicos respondan esta pregunta y
comiencen a describir uno de los meteoros más familiares, el viento, se propo-
ne la construcción y el uso de dos instrumentos simples: un
nefoscopio y un
anemómetro.

3) ¿Cómo se forma la lluvia? En este apartado, a partir del estudio de la for-
mación de las gotas de lluvia, se busca enlazar ideas de otros ejes del área de
Ciencias Naturales (en particular, el cambio de estado, que se
trabajó en “Los
materiales, sus propiedades y cambios”) como base conceptual para la explica-
ción de algunos fenómenos atmosféricos. Para ello, además, se proponen
dos
sencillas experiencias y el uso de un nuevo instrumento específicamente meteo-
rológico, el pluviómetro.

124 Ciencias Naturales 3

La existencia del aire y de la atmósfera terrestre

Para comenzar, resulta conveniente revisar con los chicos la idea de la
existencia
del aire, mezcla de gases que constituye la atmósfera terrestre. La presencia de
una atmósfera que rodea nuestro planeta y que está constituida por aire no es
una noción evidente y resulta necesario elaborarla con cierto cuidado, procuran-
do una progresión paulatina en los conceptos que ayudan a construirla.

En las aulas, frecuentemente, se escuchan voces que nos muestran los más
diversos significados, por ejemplo, de acuerdo con el uso del aire. Algunos son:
el aire es el viento, seño; cuando subís a la montaña, te falta el
aire; la pelo-
ta no picaba porque tenía poco aire; el aire infla las gomas de la bicicleta; el
aire sirve para respirar; afuera de la Tierra no hay aire, los
astronautas respi-
ran por un tubo; abajo del agua no podemos respirar porque no hay aire; a mí
el aire del ventilador me despeina.

Así, con analogías semejantes, se pone de manifiesto que cuando exploramos
con los chicos estas significaciones, en análogos que suelen ser muy
convocantes,
y buceamos sobre diferencias y semejanzas, una de las coincidencias más notables
que probablemente surgirá es que el aire es “algo” que no se puede ver. En este
momento, podremos retomar el rasgo que define como transparente un cuerpo e
introducir la noción de “falta de color” del aire, ya que este también es
incoloro.

Es posible que entonces se mencione la coloración azul-celeste del cielo (el
aire es celeste, se ve en el cielo), ante lo cual basta con repreguntar
qué ocu-
rre en la noche, cuando el cielo es oscuro, para generar un conflicto. Este
espa-
cio de relativa contradicción permitirá recorrer la idea de que la
coloración del
cielo diurno es debida a procesos que afectan la luz solar al entrar en la
atmós-
fera. El aire provoca esa coloración, no la contiene. Otro planteo posible, es
des-
tacar que si el aire fuera celeste también deberíamos ver esa
tonalidad, por
ejemplo, dentro del armario o de una bolsa inflada, dos recipientes que sabemos
que tienen aire.

Asimismo, podremos trabajar la idea de que, aunque no pueda verse, hay evi-
dencias de que el aire está a nuestro alrededor, retomando sus
propias impre-
siones: falta, sirve o se respira.

Una sencilla experiencia, como la que se presenta a continuación, puede ser
muy importante para mostrar que el aire, aunque invisible, ocupa un lugar en el
espacio circundante.

Eje

La Tierra, el universo
y sus cambios

125

El aire ocupa lugar
Materiales

• un vaso o frasco, cilíndrico y de vidrio transparente

• una ensaladera o tazón grande (que quepan dos litros de agua,
aproximadamente) transparente

• un corcho pequeño

Procedimiento

1) Echamos agua en el tazón aproximadamente hasta la mitad y dejamos
flotar el corchito.

2) Tomamos el vaso y lo sostenemos boca debajo, de manera vertical,
y lo colocamos sobre el corcho que flota.

3) Luego, manteniendo esa dirección, bajamos el vaso y lo metemos dentro
del agua, cuidando que el corcho permanezca dentro del vaso.

Como resultado, la superficie del agua con el corchito flotador es “empuja-
da” hacia el fondo del tazón. Esto sucede porque el aire que llena el vaso
impide que el agua entre en este; de manera que el agua con el corcho flo-
tante quedará por debajo del nivel del agua situada fuera del vaso.

En este punto, necesitaremos interrogar a nuestros alumnos sobre lo obser-
vado, mediante preguntas del tipo: ¿por qué el corcho y el nivel del agua bajan
al meter el vaso?; o bien: ya vieron que las paredes del vaso no han tocado el
corcho, pero este igual descendió al bajar el nivel del agua; ¿qué pudo haber
empujado el agua hacia el fondo del recipiente? También, partiendo de
posi-
bles afirmaciones o preguntas que los mismos chicos formulen, pueden hallar-
se caminos interesantes para orientar la mirada.

126 Ciencias Naturales 3

Otro modo de dar cuenta de la existencia del aire es verificar que puede ser
causante de diferentes efectos. Por ejemplo, podemos proponer a los chicos que
realicen una experiencia que les permitirá examinar la fuerza que puede hacer
el aire, mediante una nueva experiencia.

Perforamos una papa con la fuerza del aire
Materiales

• algunos sorbetes

• papas crudas

Procedimiento

1) Formar grupos de cuatro o cinco chicos y dar a cada grupo una papa

y dos sorbetes para cada chico. Cada grupo deberá colocar la papa sobre
una mesa o bien sobre un banco.

2) Cada chico deberá tomar uno de sus sorbetes y levantarlo unos 10 cm
por encima de la papa, cuidando de no aplastarlo ni de tapar sus

orificios. De a uno, rápidamente y con vigor, clavarán el sorbete en la
papa y observarán los resultados.

3) En un segundo intento, cada chico deberá tomar el segundo sorbete
y colocar su pulgar tapando el extremo superior. Volverán a elevarlo unos

10 cm y, con idéntico impulso, lo clavarán en la papa y observarán qué pasó.

Como resultado, en el primer caso, el sorbete se tuerce, se quiebra

y alcanza a entrar muy poco en la papa. En cambio, en el segundo intento,
el sorbete tapado penetra profundamente.

Eje

La Tierra, el universo
y sus cambios

127

Aunque los gases del aire son invisibles (y su mezcla también) la experiencia
de la perforación de la papa permite observar su presencia. El aire atrapado
den-
tro del sorbete le proporciona suficiente resistencia como para romper la piel
de
la papa. Del mismo modo, en la actividad anterior, el aire contenido
dentro del
vaso consiguió presionar el agua del tazón y el corcho.

Para poner en contexto esta idea de fuerza del aire con las percepciones de los
chicos, podemos recordarles que el aire, cuando se mueve rápidamente, genera
un impulso capaz de despeinarnos, de mover las ramas de los árboles, impulsar un
barco a vela o, incluso, eventualmente, derribar paredes o destruir un
edificio.

La comprobación de la existencia del aire da sentido a la idea de atmósfera,
ya que esta es simplemente una forma de denominar todo el aire que rodea la
superficie de nuestro planeta, formando su capa más externa. El hecho de que
el aire está en todas partes puede inducirse indagando en los niños si experien-
cias como las realizadas o impresiones como las que ellos mismos dieron serían
posibles en otras partes del planeta.

Junto con la primera conceptualización de atmósfera, los chicos
deberían
incorporan también la idea de que el límite exterior de la Tierra es,
justamente, la
frontera donde termina esa atmósfera, luego de la cual se considera que comien-
za el espacio extraterrestre caracterizado por la ausencia de aire. Esta idea
puede
sorprender a los chicos ya que, generalmente, el planeta se les ha
presentado
como un objeto sólido y compacto, cuya superficie (donde nosotros estamos)
representa su borde cósmico. No es que se niegue u omita la presencia de una
atmósfera a su alrededor, pero son muy pocas las representaciones que tienen
en cuenta la atmósfera como la orilla terrestre hacia el espacio exterior.

El siguiente texto informativo presenta varias de las características
de la
atmósfera de la Tierra y es interesante considerarlo para una lectura comparti-
da: el docente lee y los chicos lo siguen, o bien ellos hacen una primera
lectura
y luego otra conjunta, para ir conversando sobre el significado de la
información
presentada.

128 Ciencias Naturales 3

Sobre la atmósfera terrestre

No todos los planetas tienen una atmósfera, y no todas las atmósferas que
existen en el Sistema Solar son semejantes.

Una atmósfera se puede definir como una envoltura gaseosa que cubre
la superficie sólida y/o líquida de un astro.

Como sucede en la Tierra, la atmósfera de un mundo se mantiene debido
a la gravedad del planeta. En otras palabras, el astro ejerce cierta
atracción, llamada “gravitatoria”, que produce que los gases se sostengan
a su alrededor, la misma atracción que nos mantiene posados sobre su
superficie o hace caer los objetos al suelo.

La atmósfera terrestre está compuesta por una mezcla de gases llamada
aire con otras sustancias no gaseosas sino sólidas (como el hollín, por
ejemplo) y líquidas (por ejemplo, diminutas gotas de agua).

Nuestro aire atmosférico contiene algunos elementos esenciales para la
vida, como el oxígeno y cantidades variables de vapor de agua (agua en

forma gaseosa). Sin la atmósfera no se podrían haber desarrollado la mayoría
de las formas de vida que conocemos, incluyendo la humana.

Tampoco existirían las nubes o las tormentas, es decir, no se podría hablar

de “tiempo meteorológico”.

En particular, la atmósfera protege
la superficie terrestre de cierto tipo
de radiaciones que serían letales
para la vida (algunas debidas al
mismo sol) y, durante la noche,
evita que se produzca una excesiva
pérdida de calor (es decir, colabora

con impedir un enfriamiento extremo
de la superficie).

Earth Sciences and Image Analysis Laboratory,

NASA “Johnson Space Center.”

¿Cómo se mueve el aire?

El aire en movimiento se denomina viento. Dado que el aire es invisible
(transpa-
rente e incoloro), el viento también lo es, así que no es posible que
describamos
su desplazamiento mediante observaciones directas. Podemos decir también que
sus características resultan invisibles.

Eje

La Tierra, el universo
y sus cambios

129

Con intención de responder la pregunta ¿cómo se mueve el aire?, se puede
proponer a los chicos que presten atención al movimiento de algunos
objetos
que evidentemente son impulsados por el viento, como las ramas de los árboles
o la bandera de la escuela. Es decir, que trataremos de analizar el
movimiento
de esos objetos como un efecto del viento. De este modo,
construiremos con
ellos la idea de que es posible obtener información acerca del
desplazamiento
del aire, analizando las características del movimiento que provoca en los cuer-
pos que consigue movilizar. Algunas respuestas posibles de los chicos a ¿cómo
se mueve el aire?, podrían ser:

Las ramas y la bandera se mueven para el mismo lado.
La bandera se mueve más que las ramas.

El tronco no se mueve, pero si el viento sopla fuerte también se mueve.

A veces la bandera se queda quieta y a veces se levanta de golpe y hace ruido.
Las ramas y la bandera se mueven hacia el mismo lado, al mismo tiempo.

Estas observaciones dan cuenta de dos características del viento: su
direc-
ción y su velocidad. Sobre ellas asentaremos uno de los ejes de nuestras explo-
raciones. Algunas preguntas que involucren esas variables pueden ser:
¿para
dónde se mueve el aire? ¿Se mueve siempre en la misma dirección o
cam-
bia? ¿Al moverse lo hace con la misma rapidez o cambia?

Evidentemente, los árboles o la bandera son objetos que están relativamen-
te cerca de los chicos, esto es, que se encuentran a una altura comparable. Es
importante resaltar este hecho, ya que la dirección y la rapidez de
los vientos
próximos al suelo sufren cambios debido a los obstáculos que hay en la super-
ficie, como otros árboles, edificios o montañas, que interfieren en su dirección
o bien amainan su rapidez. Por esta razón, los meteorólogos suelen
buscar
información acerca de la dirección y velocidad del viento en alturas por encima
de la superficie terrestre.

Esa circunstancia nos permite plantear a los chicos una nueva pregunta: ¿qué
creen que deberíamos observar en el cielo que nos permitiese estimar cómo
se mueve el aire? Sus respuestas no se harán esperar mucho: las nubes.1

1 Según los meteorólogos, una nube se define como la reunión de diminutas
partículas de agua
o hielo, en número suficiente como para ser vistas como un solo objeto. Las
nubes se forman
cuando el aire que contiene vapor de agua se eleva y se expande por efecto de
las bajas
presiones que existen en los niveles altos de la atmósfera. Allí se enfría
hasta que una parte del
vapor condensa y forma una nube compuesta por una gran cantidad de finas
gotitas de agua.

130 Ciencias Naturales 3

Para analizar el movimiento de las nubes y así hallar indicios de la dirección y
la velocidad del viento, podemos proponerles construir y usar un
instrumento
muy sencillo llamado nefoscopio.

Es importante que conozcamos con cierta precisión la dirección de los pun-
tos cardinales, porque esos puntos serán nuestra referencia para
señalar la
dirección del movimiento de las nubes. Esta será una buena
oportunidad para
usar una brújula o para buscar un modo de determinar las direcciones
cardi-
nales por algún otro método.2

Observación con un nefoscopio
Materiales

• una mesa

• un espejo pequeño

• una hoja de papel blanco

• un lápiz común

Procedimiento

1) Ubicamos una mesa al aire libre, en un lugar soleado.

2) Colocamos sobre la mesa la hoja de papel y la sujetamos
para que no se mueva.

3) Determinamos las direcciones cardinales (con una brújula u otro método)
y las escribimos con el lápiz en el contorno de la hoja.

4) Luego, acomodamos el espejo en el centro del papel.

5) El procedimiento consiste en observar la imagen de las nubes a medida
que pasan por el espejo e identificar y registrar las direcciones desde
donde llegan. Los vientos suelen describirse según la dirección desde la
que llegan. Por ejemplo, un viento sur viene del Sur y mueve las nubes
hacia el Norte.

2 Por ejemplo, a través del marcado de la línea meridiana con un gnomón.
Véase, para ello,
el Cuaderno para el aula: Ciencias Naturales 2.

Eje

La Tierra, el universo
y sus cambios

131

Podemos realizar estas observaciones en días diferentes, cuando haya grupos
separados de nubes en movimiento, lo cual ayudará a realizar comparaciones. Los
chicos harán los sucesivos registros en sus cuadernos de ciencias, junto con la
descripción de nefoscopio.

Respecto de la velocidad del viento, en 3er año/grado solo podemos
hacer
una estimación cualitativa. Tendremos oportunidad entonces de incorporar algu-
nas palabras que, aunque formen parte del vocabulario cotidiano de los chicos,
tomarán un nuevo significado al ser incorporadas en una escala de velocidades.
Al respecto, también sería deseable que los chicos incorporaran esos
nuevos
significados al diccionario científico escolar que comenzaron a construir en 2o
año/grado.3

Para realizar esta escala de velocidades cualitativa, seguimos algunas de las
definiciones que se presentan a continuación, adaptadas de las tablas construi-
das al tal efecto por el Servicio Meteorológico Nacional de la
Fuerza Aérea
Argentina.

3 Para mayor información, véase: “La construcción de un diccionario científico
escolar” en el

Cuaderno para el aula: Ciencias Naturales 2.

132 Ciencias Naturales 3

Velocidad Denominación Detalles para estimar
la velocidad del viento

Baja

Calma

Una columna de humo sube verticalmente.

Ventolina

Se doblan las columnas de humo por acción del
viento, pero no alcanzan a moverse las veletas.

Brisa suave

Se siente el aire golpeando suavemente sobre
la cara y se mueven las veletas.

leve

Las hojas y las ramas pequeñas de los árboles se
mueven continuamente. Las banderas flamean.

moderada

El polvo y los papeles sueltos se levantan del piso;
las ramas pequeñas de los árboles se mueven.

Viento fresco

En los árboles más chicos, el ramaje comienza a
mecerse y se forman pequeñas “crestas” en las
ondas del agua acumulada en estanques y lagunas.

fuerte

Se mueven las ramas grandes de los árboles.
Se oye el silbido provocado por el viento en
los cables de corriente eléctrica. Hay dificultad
en usar un paraguas por efecto del viento.

Alta

muy fuerte

Las copas de los árboles se mueven con violencia.
Se hace difícil caminar contra el viento.

Destrozos producidos por el viento.

Eje

La Tierra, el universo
y sus cambios

133

Los meteorólogos usan instrumentos que se denominan anemómetros para
medir la velocidad del viento. Para observar el funcionamiento de este aparato,
podemos construir en clase un modelo de anemómetro, como el siguiente.

Modelo de anemómetro
Materiales

• cuatro vasos pequeños de plástico o telgopor

• dos sorbetes

• un alfiler de cabeza largo

• cinta adhesiva

• un lápiz con goma de borrar en su extremo

Procedimiento

1) Construimos una cruz con dos sorbetes, manteniéndolos unidos con
cinta adhesiva y cuidando de no aplastarlos ni deformarlos.

2) Atravesamos el centro de esa cruz de sorbetes con el alfiler.

3) Con la punta del lápiz, le hacemos un agujero a la pared de los vasos,
cerca de la boca, y colocamos el extremo suelto de los sorbetes en cruz
en cada uno de los agujeritos. Con un poco de cinta adhesiva, pegamos
los vasos a su sorbete para que no se salgan.

4) Finalmente, pinchamos el alfiler en la goma de borrar del lápiz.

5) Para hacer funcionar este modelo de anemómetro, los chicos deben
sostener el lápiz con la cruz de sorbetes y los vasos aproximadamente

a unos 30 cm de sus caras y soplar suavemente hacia los vasos. La cruz
comenzará a moverse. Luego podemos sugerirles que soplen tan fuerte
como puedan.

El aire en movimiento llena los vasos y los hace girar. La velocidad del
viento que choca contra los vasos se determina, por ejemplo, mediante

el número de vueltas por minuto que dan los vasos. Cuantos más giros dan,
más veloz es el viento.

La combinación de ambos registros, dirección respecto de los puntos cardi-
nales y estimación de su velocidad, acabará por responder la pregunta de esta
sección y ayudará a que nuestros alumnos elaboren algunos argumentos
res-
pecto de observaciones cotidianas, como: hoy hubo una brisa suave del
sur;
cuando entramos a la escuela soplaba un viento muy fuerte del oeste;
o no
pude remontar el barrilete porque el viento era calmo.

134 Ciencias Naturales 3

¿Cómo se forma la lluvia?

Es indudable que los chicos admiten que, durante la lluvia, el agua se precipita
desde las nubes. La relación entre un cielo nublado y un cielo lluvioso es
eviden-
te. Pero no es tan evidente que el agua de lluvia ya se encuentre en forma
líqui-
da en las nubes. Hay una idea errónea, bastante generalizada, acerca de que las
nubes están formadas por vapor de agua y no por agua líquida.

Efectivamente el agua, que se halla líquida en la superficie de la Tierra, se
eleva
en forma de gas4 y luego, al alcanzar cierta altura en la atmósfera donde las
tem-
peraturas son más bajas que en la superficie, se vuelve a transformar en
líquida.
Se forman así microgotitas de agua que, suspendidas en el aire, forman las
nubes.

En las nubes también hay vapor de agua, pero este es invisible,
como todo
gas. Lo que vemos, cuando miramos una nube, es agua líquida.

Para introducir esta idea, podemos desarrollar una experiencia sencilla
que
muestre cómo se forman las gotas de la lluvia y que, a su vez, revele cómo se
forman gotas de agua líquida a partir de vapor de agua.

4 Generalmente el agua en estado gaseoso se denomina vapor de agua o
simplemente vapor.

Eje

La Tierra, el universo
y sus cambios

Formación de gotas de lluvia
Materiales

• un frasco de vidrio de medianas proporciones (por ejemplo, de un litro)
con tapa metálica

• algo de agua (líquida y en forma de hielo)

Procedimiento

1) Comenzamos colocando agua en el frasco, solo hasta cubrir el fondo.

2) Damos vuelta la tapa y la ponemos boca arriba, con la parte de metal
hacia abajo, cubriendo totalmente la boca del frasco. Luego colocamos
tres o cuatro cubitos de hielo sobre la tapa.

3) Dejamos el frasco así dispuesto al sol y observamos los resultados
luego de diez minutos.

Al cabo de ese lapso, la parte inferior de la tapa se observa mojada
y finalmente se forman allí pequeñas gotitas.

135

136 Ciencias Naturales 3

Podemos describir qué sucede en esta experiencia de la siguiente
manera:
parte del agua en estado líquido que colocamos dentro del frasco, al recibir el
calor del sol, se evapora, es decir, se convierte en gas o vapor de agua, y
ascien-
de hacia la tapa. Cuando encuentra la parte metálica de la tapa, fría por los
cubi-
tos que pusimos sobre ella, ese vapor se condensa, es decir, se transforma en
agua líquida.5 A medida que aumenta la cantidad de líquido, en la
superficie
metálica de la tapa se forman las primeras gotas.

Para que se produzca la lluvia, en el mundo natural, el agua líquida se eva-
pora en zonas como ríos, lagos y océanos. El vapor de agua se eleva y vuelve
a convertirse en agua líquida (se condensa) al alcanzar las capas
superiores
de aire frío.6 Se forman entonces pequeñas gotitas que, suspendidas
en el
aire, constituyen las nubes.

Además de agua líquida, en las nubes pueden formarse y coexistir
también
diminutos cristales de hielo. La gotitas de nube se reúnen y forman otras gotas,
de mayores dimensiones y más pesadas. Cuando alcanzan cierto tamaño, el aire
ya no puede sostenerlas en suspensión y las gotas empiezan a caer (precipitan)
en forma de lluvia.7

Podemos realizar otra experiencia que permita visualizar cómo las gotitas de
agua de las nubes “crecen” hasta transformarse en gotas de lluvia.

Gotas de nube y gotas de lluvia
Materiales

• un gotero

• una tapa de plástico transparente

• un lápiz común

• un poco de agua

5 Para ahondar en el tema de cambios de estado, véase el apartado
“Interrogarse acerca del
cambio al estado gaseoso: algunas situaciones problemáticas”, del Eje “Los
fenómenos

del mundo físico” en este mismo Cuaderno.

6 De ser necesario, pueden retomarse algunas de las estrategias usadas al
introducir la idea de
cambio de estado, como las vistas en años anteriores en el Eje “Los materiales
y sus cambios”.

7 Las gotas de agua que forman las nubes tienen un tamaño que varía de 0,002
mm a 0,1 mm
de diámetro. En cambio, el tamaño de las gotas que caen varía de 2 mm a 6 mm de
diámetro.

Eje

La Tierra, el universo
y sus cambios

137

Procedimiento

1) En principio, debemos llenar el gotero con agua. Sosteniendo la tapa
de plástico hacia arriba, colocamos tantas gotas de agua como quepan en
la superficie, separadas unas de las otras.

2) Al terminar, volteamos la tapa rápidamente y, usando la punta del lápiz,
juntamos las diferentes gotitas.

3) El resultado es que las gotas “saltan”, se unen y forman gotas mayores.
Esas gotas más grandes caen desde la tapa al piso.

Como conclusión, podremos señalar que, al igual que en las nubes, las goti-
tas de agua de la tapa plástica se juntan para formar gotas mayores y más pesa-
das, que luego caen a la superficie terrestre. Las gotas de las nubes, cuando
caen, se denominan gotas de lluvia.

La cantidad de agua que precipita durante una lluvia depende de varios fac-
tores, entre ellos, de cuánta agua se haya acumulado en las nubes que están
sobre la región donde llueve. Es importante advertir a los chicos que lluvias
dife-
rentes no se distinguen solo por su duración sino también por la
cantidad de
agua que cae.

Para estimar cuánta lluvia cae en cierto lugar, una forma podría ser
contar
cuántas gotas alcanzan la superficie; evidentemente, un modo más
cómodo y
práctico es medir cuánta agua se acumula, ya que a mayor cantidad
de gotas
caídas, más agua se acumula.

138 Ciencias Naturales 3

Como es en general conocido, los meteorólogos utilizan el pluviómetro como
instrumento para medir la cantidad de lluvia.8 En el aula, podemos
construir un
aparato similar con un embudo, una regla, cinta adhesiva, un marcador de trazo
fino y un frasco de vidrio o plástico transparente, de paredes rectas
(cilíndrico)
y fondo plano. Para armarlo, debemos tener muy en cuenta que el diámetro del
embudo debe ser igual al diámetro del frasco que usemos para construir el plu-
viómetro. Si no encontramos un embudo y un frasco que coincidan, los
embu-
dos fabricados con material plástico se pueden cortar hasta que el diámetro se
adecue al frasco.

Con una regla común, los chicos deberán marcar en el frasco
divisiones de
centímetros y milímetros, empezando desde el fondo, aunque no es preciso indi-
car el número correspondiente a cada división. Otro modo es construir la esca-
la métrica sobre una tira de papel y luego adherirla al frasco.

Se coloca el embudo en el pico del frasco y se lo fija con cinta adhesiva para
que permanezca recto. El conjunto, frasco “graduado” y embudo “colector”, cons-
tituye el pluviómetro. Antes o durante una lluvia, hay que ubicarlo en un sitio
des-
pejado, lejos de paredes y árboles, con la boca del embudo a un metro y medio
del piso, aproximadamente.

Luego de la lluvia, se observa el
frasco y se determina el nivel alcanza-
do por el agua, de acuerdo con la gra-
duación. Si ese nivel resulta, por ejem-
plo, de un centímetro, se dice que esa
es la cantidad de lluvia caída por
metro cuadrado en la zona donde fue
colocado el pluviómetro.

8 En general, los meteorólogos informan la cantidad de agua caída en
milímetros. Cada milímetro
de lluvia caída es equivalente a un litro de agua vertido sobre un metro
cuadrado de superficie.
En nuestro ejemplo, como un centímetros son diez milímetros, el registro
corresponde a un sitio
donde han caído diez litros de agua por cada metro cuadrado. Una experiencia
similar, de
carácter exploratorio, se presentó en el Cuaderno para el aula: Ciencias
Naturales 1; aquí

la reiteramos en un contexto mucho más amplio.

Eje

La Tierra, el universo
y sus cambios

139

La fabricación sucesiva de los diferentes instrumentos logrará que los chicos
construyan una singular estación meteorológica en la escuela, con la
cual
podrán relevar los principales rasgos del tiempo atmosférico a partir de los
datos
obtenidos.

Aspectos observables de los astros visibles

En 3er año/grado, otro aspecto de este eje se vincula con los astros visibles
desde la Tierra. En este caso, tendremos que trabajar con nuestros
alumnos
la identificación de algunos de sus rasgos más importantes, como la
forma y
los movimientos.

De los cuerpos visibles9 en el cielo terrestre, se destacan el Sol, la Luna y
las
estrellas. Entre otros rasgos posibles de observar a simple vista, haremos
hinca-
pié en dos aspectos: el lapso en que esos astros son visibles y la forma que
pre-
sentan. Al escuchar a nuestros chicos y registrar en el pizarrón algunas de sus
principales ideas, les pediremos que las copien en sus cuadernos de
ciencias
para poder recuperarlas en futuros debates y contrastaciones. A
continuación,
presentamos una secuencia de actividades que permite abordar el
tratamiento
en clase de esos rasgos.

¿Cuándo es visible el Sol?

Respecto del lapso en que pueden observarse el Sol, la Luna y las estrellas, en
este ciclo generalmente las respuestas de los chicos mostrarán dos premisas: el
Sol se ve de día y la Luna se ve de noche, igual que las estrellas, cuya géne-
sis no siempre responde a la experiencia directa.

Aunque la idea de que la presencia o la ausencia de la luz solar determina el
día y la noche ha sido un contenido trabajado en años anteriores,
aquí la reto-
maremos para entramarla con el resto de los temas que vamos a
trabajar en
este núcleo de aprendizajes.

9 Es importante que, cuando hablemos de la visibilidad de los astros, tengamos
en cuenta que la
misma depende drásticamente de las condiciones atmosféricas, independientemente
de la hora
del día que se considere. Es decir, por ejemplo, la presencia de nubes
dificultará la visión de los
astros y un cielo nublado directamente impedirá su observación.

140 Ciencias Naturales 3

El Sol ilumina nuestro mundo: la zona iluminada se denomina “diurna” (en ella,
sus habitantes estarán en el día); mientras que la zona que no
recibe luz solar
es la “nocturna” (allí sucede la noche). En un cierto lugar, el día
y la noche se
suceden de acuerdo al movimiento aparente del Sol, desde su levante hasta su
poniente, o bien, de oriente a occidente.

En este año/grado, podemos comenzar a trabajar con una pregunta como la
siguiente: ¿cómo vería la Tierra iluminada por el Sol una persona ubicada fuera
de ella, desde el espacio exterior? Dialogar con los chicos sobre esta
cuestión
desafiará muy probablemente su imaginación. Para comenzar una secuencia que
explique la sucesión del día y de la noche nos servirá realizar una simulación
de
este fenómeno. Para ello, necesitaremos una pelota de telgopor
(preferente-
mente blanca), algunos alfileres y una fuente de luz (puede ser una lámpara, una
linterna potente o el mismo Sol). La pelota blanca de telgopor representa nues-
tro planeta, desprovisto de indicaciones de mares, continentes o
ciudades; tan
solo lo reproduce como un cuerpo esférico, similar a la mayoría de los planetas,
expuesto a la iluminación solar. La lámpara o la linterna no simulan
el Sol, tan
solo su luz. Creando un poco de penumbra en el aula, haremos que la esfera sea
iluminada por la lámpara e invitaremos a los chicos a observar el modelo y a
res-
ponder las siguientes preguntas: ¿está totalmente iluminada la esfera (la
Tierra)
por la lámpara (la luz del Sol)? ¿Dónde está la zona diurna? ¿Dónde está la
zona nocturna?

Eje

La Tierra, el universo
y sus cambios

141

Con este esquema es posible representar la parte de la Tierra iluminada por el
Sol. La luz de la lámpara
simula la luz solar y con ella pueden distinguirse el día y la noche. Para
sostener la esfera terrestre, puede
usarse un palillo o una aguja de tejer, que la atraviese; servirá también para
introducir la idea de eje del mundo
y, eventualmente, podremos usarlo para indicar la rotación del planeta.

Luego, les pediremos a los chicos que reproduzcan en su cuaderno de cien-
cias este esquema Tierra-luz solar y que respondan las preguntas. Más tarde,
recogeremos sus respuestas para analizar entre todos las semejanzas y dife-
rencias en las explicaciones de todos.

Con el esquema de la esfera y la fuente de luz, es interesante proponer a los
alumnos que argumenten acerca de cómo identificar, mediante ese modelo, una
sucesión completa de días y noches para un cierto lugar de la Tierra. Este lugar
se señalará en la esfera de nuestro modelo colocando un alfiler en alguna parte
de su superficie.

En el punto indicado, que puede bien suponer una localidad en particular, será
de día cuando esté iluminado por el Sol y de noche cuando se halle en la zona
en sombras. En esas circunstancias, estamos en condiciones de plantear a los
chicos una nueva pregunta: ¿cómo es posible que los habitantes de ese lugar
consigan presenciar una continuidad (sucesión) de días y noches?

Además de favorecer que expresen oralmente sus conjeturas, es importante
que las representen con el modelo confeccionado. Algunas de las
representa-
ciones del movimiento que podría llegar a producir la sucesión del
día y de la
noche, pueden ser:

  1. el desplazamiento de la lámpara (Sol) alrededor de la esfera (Tierra);
  2. un movimiento de giro de la esfera sobre sí misma, manteniendo inmóvil
    la lámpara;

142 Ciencias Naturales 3

  1. un movimiento de giro de la esfera sobre sí misma mientras, además,
    la lámpara se desplaza a su alrededor;
  2. el desplazamiento de la esfera alrededor de la lámpara;
  3. el desplazamiento de la esfera alrededor de la lámpara, sumado a la
    rotación de la esfera sobre sí misma.

La mayoría de estas posibilidades son eficaces para explicar la sucesión de días
y noches, pero solo una se aproxima al modelo culturalmente correcto, que será
el
que usemos en el marco de la ciencia escolar que enseñamos (la opción Nº 5).

Para todos nosotros, los movimientos de la Tierra son inapreciables, es decir,
no
tenemos percepción alguna de la rotación o la traslación terrestre. Que los
chicos
incluyan un mundo “móvil” en sus argumentos responde a un modelo de la Tierra,
construido con elementos ajenos a su percepción, tal vez incorporados a partir
de
lo aprehendido de sus mayores, o visto y escuchado en la televisión o en el
cine.

Como no hay modo alguno, directo, de que en la escuela probemos o experi-
mentemos la rotación de la Tierra, la concepción de ese “mundo móvil”
deberá
ser incorporada por los alumnos como un instrumento útil, eficaz para
explicar
ciertos fenómenos, el cual es aceptado por toda la comunidad
científica, sin
excepción. Es decir que, al no poder ser verificado de ninguna forma en la
escue-
la, deberemos sostener la validez de ese modelo desde un acuerdo humano.

Ahora bien: ¿existen evidencias de que la Tierra gira o solo es una
conje-
tura de los científicos? Claro que sí existen, pero no son factibles de
reproducir
en la escuela, particularmente en este ciclo. Podemos, en cambio, hablar sobre
su existencia o mejor aún, si es posible, pasar un video que muestre la rotación
de la Tierra tal como es captada por las naves espaciales que, desde fuera de la
órbita terrestre, filmaron su movimiento.

Una actividad de modelización como esta, en la que intervienen
diferentes
variables y es posible asociar diferentes fenómenos naturales, es valiosa para
enseñar a los chicos la importancia de generar diferentes modelos que expli-
quen los fenómenos físicos, y luego tratar de comprobar cuál es el que se ajus-
ta eficazmente a la realidad. De hecho, las posibles respuestas que
hemos
apuntado sobre la sucesión de los días y las noches no solo son las más comu-
nes entre los chicos de esta edad sino que reflejan también los principales
modelos que la humanidad ha construido para explicar ese fenómeno, sin ape-
lar a soluciones mágicas, míticas o místicas.

Eje

La Tierra, el universo
y sus cambios

143

Retomando las respuestas típicas dadas, la Nº 1 se vincula con el fenómeno
tal cual es observado. Es decir, el movimiento diario del Sol
saliendo y ponién-
dose por el horizonte permite pensar como posible que, efectivamente,
en el
espacio, el Sol gira alrededor de la Tierra, pasando por un cierto
punto en un
intervalo preciso. En la opción Nº 4, se pone en juego cierto
movimiento de la
Tierra en torno del Sol; este desplazamiento garantizaría que una parte del pla-
neta reciba luz y la otra permanezca en sombras, pero no la sucesión de los días
y las noches. En el caso de que al desplazamiento terrestre se le sumase la
rota-
ción del planeta sobre sí mismo (opción Nº 5), entonces sí se
conseguiría dar
cuenta de la continuidad de días y noches. Las opciones Nº 3 y Nº
4 también
dan cuenta del fenómeno, con características similares, pero por separado y de
manera incompleta.

¿Cuándo es visible la Luna?

Como sucede con el resto de los astros, desde la superficie de nuestro planeta
la Luna se hace visible por oriente, cruza el cielo siguiendo una trayectoria
curva
y desaparece hacia occidente, es decir, tiene sus propios levantes y ponientes,
además de un camino exclusivo en el cielo.

A pesar de que se trata de un astro asociado con la noche, es
igual de fre-
cuente observar la Luna durante el día, a veces por la mañana y
otras por la
tarde. Mediante una inspección al horario de salida y puesta de la Luna (como
el que brindan los principales periódicos y diarios) tendremos
oportunidad de
programar su observación desde la escuela, cualquiera sea el turno en
que
demos clase (matutino, vespertino).

Es probable que muchos chicos
hayan visto la Luna y el Sol en forma
simultánea y, sin embargo, aseguren
que la Luna es solo un astro noctur-
no. En este sentido, resulta evidente
la solidez que puede tener un con-
cepto culturalmente aceptado, el cual
puede hasta inhibir la evidencia
observacional. El hecho de que poda-
mos plantearles, desde la perspectiva
de la enseñanza de las Ciencias

Naturales, la observación de la Luna en pleno día, asume la intención de evocar
sus visiones previas, si es que las hubo, para resignificarlas en términos de
los
contenidos a presentar, o bien a instalar una nueva visión, desterrando en ambos
casos la idea de que la Luna es un astro exclusivamente nocturno.

¿Cuándo son visibles las estrellas?

Indudablemente, la respuesta generalizada de nuestros alumnos será: durante la
noche. No obstante, si hablamos del Sol como una estrella, la más
cercana a
nuestro mundo, entonces deberíamos señalar que durante el día también
es
posible ver, al menos, una estrella.10

Recordemos además, que estamos hablando de observaciones a simple vista,
es decir, sin instrumento alguno. Los astrónomos, que recogen datos
de los
astros, observan las estrellas tanto de día como de noche, mediante artefactos
sofisticados como, por ejemplo, los radiotelescopios.11

Para trabajar con la idea de que las estrellas siempre están en el
espacio,
aunque no podamos verlas, podemos plantear a nuestros alumnos una analogía
como la siguiente: al igual que cuando una fuente de luz potente nos encandila
y puede causar que no apreciemos débiles fuentes lumínicas cercanas, durante
el día, la luz solar evita que podamos ver las estrellas. Si en alguna
circunstan-
cia, en pleno día, se pudiese opacar el Sol o anular su luz de
alguna manera,
entonces el cielo se oscurecería y veríamos las estrellas que lo rodean durante
su trayectoria celeste.

Esa circunstancia no es imposible, al contrario, es bastante frecuente, y se
produce en ocasión de un eclipse total de Sol, cuando la Luna se
interpone
entre la Tierra y el Sol y lo oculta por algunos minutos; pero este es un
conteni-
do que se verá en años posteriores.

10 Aunque las estrellas pueden compararse con el Sol, están tan lejos de
nosotros que la luz que
nos llega es muy débil. En cambio, el Sol está tan cerca del planeta Tierra que
su luz alcanza
para iluminarnos por completo.

11 Los telescopios comunes funcionan con lentes, con espejos o con
combinaciones de ambos
elementos ópticos. Los radiotelescopios no tienen lentes ni espejos, sino
antenas que captan
la radiación de los astros, que llega en forma de ondas de radio.

Eje

La Tierra, el universo
y sus cambios

145

¿Qué forma tiene el Sol?

Los chicos tienen incorporada una imagen del Sol que aparece desde sus prime-
ros dibujos: un círculo amarillo rodeado de rayos rectos. Esta representación
tiene
origen en parte en la observación real del Sol; pero se fija, además, por la
icono-
grafía que nos rodea, que sustenta y reitera ese estereotipo desde las
ilustracio-
nes de ciertos libros y revistas infantiles, hasta algunos textos de lectura
escolar.

Con los chicos de 3er año/grado es esperable que sus dibujos del Sol dejen de
mostrarlo con cara humana. Si todavía surge en algunos niños o niñas, como resa-
bio de un animismo que los desborda, debemos intervenir para tratar de resaltar
el
carácter ficticio de ese diseño. Un Sol con cara es un símbolo, como en la
bande-
ra argentina o en la uruguaya, o un signo, como en algunos avisos publicitarios
o en
ciertos cuentos destinados a lectores de edades más tempranas. Pero en la clase
de Ciencias Naturales, el Sol debería ser representado fiel a su imagen
observable.

Los dibujos que hacen los chicos para representar la realidad son reflejo de
sus modelos. En ellos se entremezclan diferentes rasgos: se trata de represen-
taciones pictóricas en las cuales manifiestan sus ideas acerca de lo observa-
do. Junto con las características que les parecen relevantes, aparecen otras
que no son observadas, pero que les adjudican por intuición, afecto
o por
conocimiento previo del objeto o fenómeno observado.

En las clases de Ciencias Naturales, buscamos que los alumnos construyan un
modelo simpificado pero efectivo de los objetos y fenómenos naturales, que se
asemeje a los inventados por los científicos para explicar el mundo. En ese
modelo, un Sol sonriente no tiene cabida.

En ese sentido, promoveremos que usen un disco para representar la forma
esférica del Sol, sin rasgos aparentes (observables). Es decir, un
círculo “liso”
que permita apreciar que su coloración es uniforme.

146 Ciencias Naturales 3

Vale advertir que, en este punto, se debe exhortar a los chicos a no mirar al
Sol directamente bajo ninguna circunstancia y mucho menos con un largavista,
binocular, telescopio o a través de lámina o película alguna. La luz solar
directa
puede provocar serios daños en la visión, la mayoría de los cuales son
irreversi-
bles e, incluso, pueden generar la ceguera.

Un momento apropiado para mirar el Sol durante unos breves instantes es duran-
te los crepúsculos, es decir, cuando el Sol sale y se pone. El interés de
observar el Sol
en esos momentos es que los chicos podrán comprobar las diferencias entre el
tama-
ño aparente que tiene cerca del horizonte, y compararlo con el que muestra
cuando
está alto en cielo. Esa diferencia se debe a los efectos producidos por la luz
solar al
atravesar la atmósfera, los mismos que provocan los cambios en su coloración.12

¿Qué forma tiene la Luna?

Como el resto de los astros, la Luna es un cuerpo celeste de forma definida. Sin
embargo, desde la Tierra, se aprecia que su aspecto cambia continuamente: se
observa que se transfigura desde un disco brillante, al que luego suceden sec-
ciones luminosas, de dimensiones cada vez más pequeñas, hasta que,
como
astro visible, desaparece por completo.

Si se presta atención al lapso durante el cual se producen esos cambios, se
contabiliza que su forma aparente se repite cada 29 días y medio.13 Cada uno
de
los aspectos que presenta la Luna, fue denominado fase lunar por los astrónomos.
Las fases lunares son producto de cómo varía la visión de la región
de la
superficie de la Luna iluminada por el Sol. Las fases se suceden como resultado
de la posición relativa de la Luna respecto del Sol, siempre según como se
obser-
va desde la Tierra. Aunque tenemos al menos 29 fases lunares distintas antes de
que se reitere el mismo aspecto, es común advertir que popularmente se identi-
fican solo cuatro de esas fases, que aparecen señaladas en los almanaques: luna

nueva, luna llena, cuarto creciente y cuarto menguante.14

12 Parte del cambio en las dimensiones aparentes del Sol se debe a un fenómeno
denominado
refracción de la luz. Consiste en un cambio en la dirección de los rayos
lumínicos que provoca
deformaciones en la imagen que vemos de los objetos luminosos. El mismo
fenómeno afecta
la coloración de los astros y produce que, por ejemplo, en los crepúsculos,
el Sol presente
tonalidades anaranjadas y rojizas.

13 En nuestro calendario, la duración del mes ha sido establecida teniendo en
cuenta el número
de días que la Luna demora en completar su ciclo de cambios. La existencia de
meses con 28,
30 y 31 días responde a ajustes hechos al calendario para combinar la duración
de los meses
con la duración del año.

14 En los almanaques, la fase lunar nueva se representa con un disco negro; la
luna llena, con un
disco blanco; finalmente, los cuartos creciente y menguante por un disco
partido por la mitad:
una parte blanca y otra negra, alternando los colores ya sea menguante o
creciente.

Eje

La Tierra, el universo
y sus cambios

147

Principales fases ¿Cuándo sale?
¿Cuándo se oculta?

Luna nueva
Cuarto creciente
Luna llena
Cuarto menguante

Cuando sale el Sol
Al mediodía
Cuando se oculta el Sol
A la medianoche

Cuando se oculta el Sol
A la medianoche
Cuando sale el Sol
Al mediodía

A continuación damos una sencilla reseña acerca de cuándo es visible cada
fase y algunas características observables de cada una de ellas, que
explicita
parte de la información que se resume en el cuadro anterior. Este texto puede
ser leído por el docente a los niños o bien compartir la lectura con la clase.

Breve descripción de la visualización de las fases

Siempre que la Luna sale cerca de la salida del Sol, brilla solo un pequeño
sector de su disco; a medida que pasan los días y su hora de salida se
aparta de la hora de salida solar, esa zona brillante se amplía. Cuando el
Sol se oculta y simultáneamente aparece la Luna, el brillo de su disco es
completo; entonces se dice que se halla en la fase de Luna llena. Luego
de esa fase, día tras día, se aprecia que el disco lunar disminuye de
tamaño
hasta que, prácticamente, desaparece de la visión; entonces se dice que es
la fase de Luna nueva.

Fase Características

Cuarto creciente Después de la fase nueva, día tras día, la Luna
muestra zonas
iluminadas mayores día tras día. Cada una de ellas también es una
fase, aunque no tenga un nombre particular. Todos esos aspectos
de brillo progresivo se identifican como fases crecientes.

En particular se distingue una de ellas, denominada cuarto creciente,
que es la fase que hace visible exactamente la mitad del hemisferio
lunar iluminado.15

Durante el cuarto creciente, la Luna está sobre el horizonte entre el
mediodía y la puesta del Sol, llega a su altura máxima entre la puesta
del Sol y la medianoche, y se oculta entre la medianoche y el
amanecer. Vale recordar entonces que la Luna, en cualquiera de las
fases crecientes, es visible entre la puesta del Sol y la medianoche.

15 Vale recordar que, como desde la Tierra únicamente se puede observar la
mitad de la Luna,
cuando la porción iluminada (es decir, la que es posible ver) y la porción en
sombras (la zona
no visible) son exactamente iguales, sucede que solo vemos la mitad de la mitad
de la Luna,
es decir, un cuarto; de allí su denominación de “cuarto creciente” o “cuarto
menguante”.

Fase Características

Luna llena

Aproximadamente una semana después de la fase de cuarto
creciente, la Tierra se ubica más o menos en el espacio entre la Luna
y el Sol, posición que permite apreciar nuevamente todo el disco
lunar iluminado: es la luna llena (también denominada plenilunio)

Durante esa fase, la Luna es visible toda la noche. Cerca

de medianoche, alcanza su máxima altura sobre el horizonte.

Cuarto menguante

Aproximadamente durante una semana después de su fase llena,

la Luna atraviesa una sucesión de aspectos cada día más pequeños,
llamados fases decrecientes.

En particular, se distingue una de ellas, denominada cuarto menguante,
que es la fase cuando la Luna se muestra con la mitad de su disco
iluminado. Justamente, la palabra “menguante” quiere decir decreciente.
Al comienzo del cuarto menguante, la Luna aparece, llega a su máxima
altura y se oculta unas seis horas antes que el Sol; sin embargo,

poco después de siete días aparece junto con el Sol.

Hay que recordar que la fase creciente después de luna nueva es
visible inmediatamente después de la puesta del Sol, mientras que la
fase menguante, que ocurre antes de la luna nueva, es visible justo
antes de la salida del Sol.

Luna nueva

Cuando ya no se ve ningún sector iluminado en la Luna, esta se halla
en su fase de luna nueva, también denominada novilunio.

Como luna nueva, luego de elevarse sobre el horizonte y cruzar el
cielo, la Luna se oculta aproximadamente al mismo tiempo que el Sol.16
En el novilunio, la Luna está sobre el horizonte entre el mediodía

y la tardecita (hasta la puesta del Sol); luego, se oculta a una hora
que día tras día varía entre la puesta del Sol y la medianoche.

De este modo se repite una rutina de transformaciones que los astrónomos
denominan ciclo de las fases lunares.

16 En los días cercanos a la luna nueva, también es posible ver el disco lunar
pero no brillante
como durante la luna llena, sino como un círculo oscuro, azabache. Sucede que
la zona lunar
que estamos viendo, a la que no llega luz del Sol, presenta una débil claridad
que produce

la Tierra al reflejar sobre parte de la luz que recibe del Sol; esa claridad,
levemente azulada,
recibe el nombre de “luz cenicienta”. Si durante la luna nueva, un astronauta
mira nuestro
planeta desde la superficie lunar, en su cielo verá una “Tierra llena” cuarenta
veces más
brillante que nuestra luna llena.

Eje

La Tierra, el universo
y sus cambios

149

Un modelo para las fases lunares

Dado que la Luna tiene un tamaño comparable con el de la Tierra y la distancia
entre ambas es 30 veces el diámetro terrestre, y si se considera el diámetro de
la Luna como una unidad, el diámetro de la Tierra sería cuatro veces mayor y la
distancia Tierra-Luna, 120 veces esa unidad.

Estas relaciones sirven para la construcción de un modelo a escala del siste-
ma Tierra-Luna que mantenga correctamente la relación tamaño-distancia, con
los siguientes elementos: una vara o listón de madera de 120 cm de
longitud,
dos esferitas (de corcho, plástico, papel, etc.), una de 4 cm de diámetro y
otra de
1 cm, y un par de clavos de longitud suficiente para poder atravesar el listón.

Este dispositivo permite visualizar las proporciones de forma y tamaño
de
ambos astros y, además, aproximarse a la comprensión de las fases lunares.

Para llevar adelante la visualización de la Luna con este modelo, necesitare-
mos trabajar en el aula con un diario. Por lo general, todos los diarios
identifican
las fechas en que se ven simultáneamente la Luna y el Sol; la experiencia podrá
hacerse en algunas de las fases crecientes o decrecientes. Será bueno
elegir
un día soleado para realizarla, porque se necesita la luz solar
para que ilumine
nuestro modelo de la misma manera que lo hace con la Luna. La actividad con-
siste en apuntar el listón hacia la Luna y mirar la esferita que
la representa,
desde el extremo donde está la esfera que simula la Tierra.

Como el Sol ilumina la Luna del modelo y la Luna real de la misma forma, en
la esfera que representa la Luna se consigue reproducir la fase de esa fecha, lo
cual puede verificarse mirando directamente la Luna en el cielo.

Usaremos el listón para simular todas las fases de la Luna. Para ello, los chi-
cos solo deberán girar el listón, es decir, rotar su dirección, tal como lo
hace la
Luna en el cielo: hacia el Sol, la fase nueva; perpendicular al Sol, el cuarto
cre-
ciente; de espaldas al Sol, la fase llena; y, por último, nuevamente
perpendicular
al Sol, el cuarto menguante.

150 Ciencias Naturales 3

Con el listón es posible representar
las fases lunares.

Las noches y los días de la Luna

La Luna gira alrededor de la Tierra exactamente en el mismo tiempo que da una
vuelta sobre sí misma; de este modo, ocurre la curiosa situación que desde cual-
quier lugar de la superficie terrestre puede verse únicamente uno de los hemis-
ferios lunares (que estamos más acostumbrados a llamar “cara lunar”).
Es solo
sobre esa cara donde se aprecian todas las fases lunares.

Un modelo para el movimiento lunar

Cuando trabajamos con la esfera iluminada para simular los días y las noches,
mos-
tramos que el planeta queda dividido en dos partes por el terminador:17 una
ilumi-
nada y otra en sombras. Con la Luna sucede lo mismo: la luz solar divide su
super-
ficie en dos zonas que definen, respectivamente, el día lunar y la noche lunar.

Así, cuando desde la Tierra se observa todo el disco lunar iluminado
(en su
fase de luna llena) podemos decir que vemos la zona iluminada de la superficie
lunar, donde es de día. Dado que la fase llena solo es posible en horarios noc-
turnos, podemos decir que, en la noche terrestre, es posible ver un día extrate-
rrestre (el día lunar).

17 La línea que separa la zona nocturna de la diurna se denomina terminador,
ya que justamente
allí termina el día (o la noche) y comienza la noche (o el día). En un cuerpo
esférico,

el terminador es una circunferencia que lo divide en dos partes iguales
(hemisferios).

Eje

La Tierra, el universo
y sus cambios

151

Análogamente, la luna nueva representa una noche extraterrestre (la
noche
lunar) inmersa en del cielo terrestre diurno, ya que en esa fase la zona
iluminada
por el Sol no es visible desde la Tierra, y la Luna, en esa fase, sale y se
pone con
el Sol. Por último, en sus formas crecientes o decrecientes (menguantes), desde
la Tierra se perciben solo fracciones del día y la noche lunares, en la
proporción
que corresponda a la fase de la fecha. Podemos entonces retomar la esfera blan-
ca de telgopor (la que simula la Tierra) y la fuente de iluminación (la lámpara
que
representa el Sol), sumándole otra esfera de igual material, algo más pequeña,
que represente la Luna.

Colocadas las dos esferas una cerca de la otra y las dos enfrentadas a la lám-
para (el Sol), podemos mostrar cómo ambos cuerpos (la Luna y la Tierra) están
iluminados de la misma forma: un hemisferio iluminado y otro en sombras.

En clase, resulta evidente que los chicos, ubicados en diferentes
lugares, ven
diferentes aspectos de la esfera iluminada; habrá quienes vean solo su zona
oscu-
ra; otros, parte de su zona iluminada y de la que está en sombras, etcétera.

Las fases de la esfera pequeña (la Luna), de esta manera, dependen drásti-
camente del sitio donde se halle el observador (los chicos de la clase).

Pero los observadores reales de la Luna están todos en el mismo
sitio (la
Tierra); por lo tanto, desde nuestro planeta deberían apreciar la
misma fase
todas aquellas personas que estuviesen en condiciones de ver la Luna, ya que
no todos pueden verla al mismo tiempo.

Una vez más, la consigna es tratar de que los chicos imaginen cómo pueden
cambiar los aspectos lunares para los observadores terrestres. Para ello, pode-
mos hacer preguntas del tipo: colocando la Luna en esta posición,
¿quiénes
pueden ver la Luna? En ese caso, ¿cómo la ven? ¿Qué debería cambiar para
que los mismos observadores vean otra forma de la Luna?

Entre otras posibilidades, pueden surgir las siguientes respuestas:

  1. que los chicos argumenten el giro la Tierra como responsable
    de la nueva fase;
  2. que muevan la Tierra de lugar, mostrando que entonces cambiaría
    la fase visible;
  3. que muevan la Luna de lugar, en forma errática;
  4. que muevan la Luna, haciéndola girar alrededor de la Tierra.

O bien combinaciones de estas cuatro posibilidades.

La respuesta Nº 1 no responde al cuestionamiento, ya que al girar la Tierra lo
que ocurrirá es que nuevos observadores alcanzarán a ver la Luna, pero enton-
ces verán la misma fase, solo que en momentos diferentes.

152 Ciencias Naturales 3

El resto de las opciones efectivamente dan cuenta del fenómeno, pero
no
todas son pertinentes, esto es, no se adaptan a la realidad física que buscamos
enseñar en las clases de ciencias naturales.

En particular, la Nº 3 no se ajusta a la característica de periodicidad de las
fases
lunares, es decir, si la Luna se moviera erráticamente, entonces no es probable
que
las fases se repitan en forma regular tal como se puede observar que ocurre.

Aunque la opción Nº 2, que presenta una Tierra girando alrededor de la Luna,
dé cuenta del fenómeno, es un modelo que no se adapta al saber por enseñar.
La opción Nº 4, la Luna rotando alrededor de la Tierra, responde
satisfactoria-
mente al modelo científicamente aceptado.

La Luna no miente

Cuando en la Argentina se ve luna llena, idéntica fase se presenta en cualquier
lugar en el que la Luna puede verse sobre el horizonte. Lo mismo sucede para
cada una de sus fases: todas se ven simultáneamente iguales desde cualquier
sitio de la Tierra. Pero ocurre que, por un efecto de perspectiva, aunque la
fase
lunar es la misma, su aspecto es diferente para observadores ubicados a uno y
otro lado de la línea del ecuador.

Tal diferencia se aprecia como cierta simetría en la forma iluminada
del disco
lunar. Así, mientras que en el hemisferio sur, el cuarto creciente aparece como
una
figura que nos recuerda la forma de una letra C, simultáneamente en el hemisfe-
rio norte, la misma fase nos recuerda la forma de una letra D mayúscula.

Recíprocamente, cuando en el sur vemos fases menguantes (es decir, decre-
cientes) con formas parecidas de letra D, en el norte las mismas fases tienen
semejanzas con la letra C. Este sencillo artilugio es útil para
reconocer si las
fases de la Luna son crecientes o decrecientes y explica también por qué, en
el hemisferio sur, se acuñó la expresión “la Luna no miente”, dando cuenta de
que su forma señala exactamente la letra que da inicio a la palabra que desig-
na la fase en que se encuentra (en el norte, por su parte, suele
escucharse
que la Luna es astro mentiroso).

Con estas ideas, se puede esperar la ocurrencia de determinadas fases (cre-
cientes y menguantes) para indicar a los niños que las observen
desde sus
casas y registren su forma, identificando si era una C o una D y asociando luego
con la fase de disco completo que alcanzará días después (sea luna llena o luna
nueva, respectivamente).

Eje

La Tierra, el universo
y sus cambios

153

Este esquema representa diferentes posiciones de la Luna alrededor de la
Tierra. La secuencia de letras
es indicativa del sentido en que se mueve la Luna. La luz del Sol alumbra por
igual la Tierra que la Luna,
iluminando solo la mitad de cada cuerpo. La parte clara, donde llega esa luz,
es la zona diurna; la oscura,
por su parte, la nocturna. La línea que separa la zona diurna de la
nocturna se llama “terminador”.

Los dibujos inferiores representan el aspecto que tiene la Luna para un
observador terrestre, en cada una
de las posiciones marcadas en el esquema.

EN DIÁLOGO
SIEMPRE ABIERTO

156 Ciencias Naturales 3

Para que los chicos
sigan preguntando…

En las páginas anteriores, hemos desarrollado sugerencias didácticas
para las
clases de ciencias naturales en 3er año/grado.

El enfoque teórico planteado se desarrolla por medio de propuestas de ense-
ñanza para los diferentes núcleos de aprendizajes prioritarios. Cada eje presen-
ta un camino temático diferente y todos tienen como finalidad facilitar la
organi-
zación de la enseñanza de las ciencias naturales en la escuela.

Las propuestas, por su parte, se inscriben en un marco de conceptualización
más amplio, el de la alfabetización científica. Este marco implica que los niños
se planteen preguntas y anticipaciones, realicen observaciones y exploraciones
sistemáticas, contrasten sus explicaciones con las de los otros y se aproximen
a las ideas propuestas por los modelos
científicos escolares. En este sentido,
el lenguaje dota de sentido y otorga significado a los fenómenos
observados,
permitiendo la construcción de las ideas de la ciencia escolar. En paralelo con
estos aprendizajes, los chicos van construyendo una noción de la ciencia como
actividad humana, que propone modelos y teorías para explicar la realidad, y que
estos pueden ir cambiando y están siempre influenciados por contextos y momen-
tos históricos diversos.

La tarea del maestro en el aula de ciencias naturales es fundamental porque
ayuda a los chicos a formular preguntas relevantes que orientan la construcción
de esos conceptos, modelos y teorías. A partir de sus propias ideas manifesta-
das en sus intervenciones orales, discusiones y textos escritos, los niños
pueden
ir adecuando sus formas de entender los experimentos, objetos, hechos y fenó-
menos del mundo a las formas de ver de la ciencia.

La reflexión sobre lo realizado, con la guía del docente, estimula en los alum-
nos la capacidad de pensar y de explicar los fenómenos: encontrar analogías y
correlaciones, proponer ejemplos, hacer representaciones gráficas, establecer
generalizaciones y esquematizaciones pasan a ser instrumentos de pensamien-
to de uso corriente en el camino hacia la construcción de interpretaciones cada
vez más completas y complejas.

En las clases de ciencias naturales, el trabajo individual y el grupal, las
indaga-
ciones personales y las orientadas, las conclusiones y modelizaciones se
entrela-

157

zan en un proceso en el que se establecen diferentes relaciones entre los alum-
nos, entre ellos y el maestro, entre los hechos y fenómenos
observables y las
ideas que los interpretan, etc. Cuando las clases se organizan así, constituyen
un
espacio que favorece el aprendizaje.

En este Cuaderno, el conjunto de las propuestas presentadas se
estructura
de una manera común, bajo un esquema que atraviesa los diferentes
ejes. En
este sentido, propusimos trabajar las ideas de unidad y diversidad para
facilitar
la modelización de los seres vivos. Estas ideas también son
utilizadas para dar
paso a la modelización de la materia. Así, avanzamos en la
caracterización de
diferentes estados de agregación no solo para reconocerlos sino para,
en un
futuro, explicarlos haciendo uso del modelo corpuscular. Cuando se trata de mo-
delizar el paisaje se vuelve a plantear la idea de diversidad.

Transitamos los primeros pasos en el desarrollo del lenguaje científico esco-
lar promoviendo en los chicos y las chicas la comunicación oral y
escrita, ofre-
ciéndoles muchas oportunidades para pensar y hablar sobre los hechos y fenó-
menos naturales e intercambiar ideas sobre ellos, y también para leer y elaborar
textos. Por ejemplo, para facilitar el aprendizaje del lenguaje
científico escolar
propusimos:

• elaboración de relatos y textos expositivos grupales;

• lectura de textos simples para introducir un tema, ampliar información,
cotejarla con la que el curso dispone hasta ese momento;

• comunicación de los criterios usados para realizar clasificaciones
o experiencias, a través de palabras y dibujos;

• elaboración de descripciones orales;

• participación en debates donde los alumnos elaboran sencillas
argumentaciones para defender una posición personal o la de su grupo;

• introducción de vocabulario específico en sus contextos de aplicación, de
manera que adquieran significado para los alumnos, con el objetivo de ampliar
paulatinamente su vocabulario con términos de la ciencia escolar.

Para orientar las observaciones, comparaciones y explicaciones sugerimos
reformular algunas preguntas de los chicos y proponerles otras nuevas, mientras
se avanza en el grado de complejidad que conllevan. Así lo hacemos, por ejem-
plo, al preguntar acerca de la propiedad de absorción, al abordar la
modelización
de las plantas, en el análisis de los objetos, en el estudio del movimiento
solar.

Otro momento importante de trabajo en el aula lo constituye la reflexión con
los alumnos sobre sus propios aprendizajes. Al discutir con los chicos cómo se
fueron modificando sus puntos de vista al comparar, por ejemplo, los criterios

158 Ciencias Naturales 3

usados inicialmente para clasificar plantas, animales, paisajes o materiales y
los
que son consensuados como aquellos más confiables desde una mirada científi-
ca en la escuela promovemos la autorregulación de los aprendizajes. También lo
hacemos al incentivar el uso del cuaderno de clase, ya que los registros
escritos
son insumos valiosos para pensar sobre el propio aprendizaje y el de los compa-
ñeros, así como para evaluar los progresos realizados. Forman parte de este pro-
ceso los momentos en que los alumnos identifican aquellos temas sobre los que
aún es necesario seguir trabajando, los que tienen que revisar o ampliar, los
nue-
vos interrogantes o las preguntas que todavía no fueron contestadas.

La intención del material presentado es problematizar el conocimiento sobre
los fenómenos naturales para que los chicos ensayen nuevas formas de pregun-
tarse sobre ellos, elaboren conjeturas y explicaciones tentativas,
puedan cons-
truir respuestas cada vez más complejas y aproximaciones cada vez más ricas y
contrastadas, y para que tomen como referencia los modelos científicos escola-
res. Se trata, en definitiva, de una invitación para
continuar acompañando a
nuestros alumnos en el aprendizaje de las ciencias.

Las sugerencias didácticas ofrecidas en este Cuaderno son solo una mues-
tra de algunas estrategias e itinerarios para enseñar ciencias naturales en los
primeros años de la escolaridad, que esperamos sean recreadas en cada con-
texto institucional y regional de nuestro país. En este sentido, puede resultar
muy
interesante el debate que se genere en el equipo de la escuela, a
partir de su
análisis y puesta en práctica. Esta discusión puede derivar en una reelaboración
o en nuevos diseños para el trabajo en el aula de ciencias. Asimismo, la consul-
ta de los materiales recomendados en la Bibliografía permitirá ampliar
la pers-
pectiva presentada en este Cuaderno, multiplicar la variedad de
propuestas y
abrir nuevas preguntas sobre la enseñanza.

BIBLIOGRAFÍA

160 Ciencias Naturales 3

ADÚRIZ BRAVO, A. (2001), Integración de la epistemología en la formación
inicial del profesorado de ciencias, Tesis doctoral, Universidad Autónoma
de Barcelona.

BENLLOCH, M. (COMP.) (2003), La educación en ciencias: ideas para mejorar
su práctica, Buenos Aires, Paidós.

BLOK, R. Y BULWIK, M. (2000), En el desayuno también hay química,
Buenos Aires, Magisterio del Río de la Plata.

CHEVALLARD, Y. (1991), La transposición didáctica: del saber sabio al saber
enseñado, Buenos Aires, Aique.

COHRAN-SMITH, M. Y LYTLE, S. L. (2002), Dentro-Fuera. Enseñantes
que investigan, Madrid, Ediciones Akal.

CUBERO, R. (1993), Cómo trabajar con las ideas de los alumnos,
Madrid, Díada.

FOUREZ, G. (1994), Alfabetización científica y tecnológica,
Buenos Aires, Colihue.

FUMAGALLI, L. (1993), El desafío de enseñar ciencias naturales,
Buenos Aires, Troquel.

HARLEN, W. (1999), Enseñanza y aprendizaje de las ciencias, Madrid, Morata.

IZQUIERDO, M. (2000), “Fundamentos epistemológicos”, en: PERALES, F. y CAÑAL,
P.

Didáctica de las ciencias experimentales, Alcoy, Marfil.

En Internet se puede consultar el material titulado “Recursos para las áreas”
www.educ.ar, Sección Química para contenidos correspondientes a los
NAPs de “Materiales y sus cambios” y Sección Física para los contenidos
correspondientes a los NAPs de “Fenómenos físicos”. Del Programa Nacional
de Innovaciones Educativas, también son de particular interés, dentro del

material para docentes, los artículos de la “Colección Propuestas para el aula”,
EGB 1 de Ciencias Naturales. Para los ejes mencionados, corresponden las
propuestas Nº 4, Nº 5 y Nº 6. También el cuaderno de Educación Artística,
EGB 1, “Nuestro entorno: un mundo de sonidos para explorar”.

Bibliografía
161

En Internet también se pueden consultar los materiales que ofrece la
Secretaría de Educación del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Entre
ellos, el Documento de trabajo Nº 4 que se refiere a “Metales” y el Nº 7,
“Algunas orientaciones para la enseñanza escolar de las Ciencias Naturales”.

LACREU, L. (COMP.) (2004), El agua. Saberes escolares y perspectiva científica,
Buenos Aires, Paidós.

LEMKE, J. L. (1997), Aprender a hablar ciencia, Buenos Aires, Paidós.

MUNARI, B. (1999), “Cada uno ve lo que sabe”, en: Diseño y comunicación
visual, Barcelona, Gustavo Gili S.A.

PRIETO, T. Y OTROS (2000), La materia y los materiales, Madrid, Síntesis.

PUJOL, R. M. (2003), Didáctica de las ciencias en la educación primaria,
Madrid, Síntesis.

ROSEBERY, A. Y WARREN, B. (2000), Barcos, globos y videos en el aula,
Buenos Aires, Gedisa.

WEISSMANN, H. (COMP.) (1993), Didáctica de las Ciencias Naturales. Aportes
y reflexiones, Buenos Aires, Paidós.

Se terminó de imprimir

en el mes de marzo de 2006 en
Gráfica Pinter S.A.,

México 1352

Ciudad Autónoma de Buenos Aires

FAQs

¿Qué son los NAP en ciencias naturales? ›

Los Núcleos de Aprendizajes Prioritarios constituyen una base común para la enseñanza en todo el país, establecida a partir de los acuerdos alcanzados en el Consejo Federal de Educación entre el Ministerio Nacional, las provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

¿Cuáles son los Cuadernos para el aula? ›

Los Cuadernos para el aula son materiales producidos para las maestras y maestros del nivel inicial y cada uno de los años del Primer Ciclo de EGB/Primaria.

¿Qué temas de ciencias naturales se ven en tercero de primaria? ›

EL CUERPO HUMANO. Las partes del cuerpo. El cuerpo por dentro. La piel.
...
LAS FUNCIONES DE LAS PLANTAS.
  • La reproducción de las plantas.
  • La nutrición de las plantas.
  • La relación en las plantas.

¿Que enseñar en primer grado en ciencias naturales? ›

  • 14 Enseñar Ciencias Naturales en el Primer Ciclo. ...
  • 28 EJE: Seres vivos: diversidad, unidad, interrelaciones y cambios. ...
  • 58 EJE: Los materiales y sus cambios. ...
  • 80 EJE: Los fenómenos del mundo físico. ...
  • 102 EJE: La Tierra, el universo y sus cambios. ...
  • 136 En diálogo siempre abierto. ...
  • 141 Bibliografía.

¿Cuáles son los modos de conocer en ciencias naturales? ›

Son modos de conocer la realidad a través de los cuales se genera el producto. Aquí participan la curiosidad, pensamiento lógico, imaginación, búsqueda de evidencias, contrastación empírica, formulación de modelos teóricos y debate en la comunidad.

¿Qué aportan las ciencias naturales a la educación primaria? ›

ENSEÑANZA DE CIENCIAS NATURALES EN EL NIVEL PRIMARIA

En este nivel se reúnen contenidos vinculados con el conocimiento y exploración del mundo, además de una progresiva apropiación de algunos modelos y/o teorías propios de la Ciencias Naturales, para empezar a interpretar y explicar la naturaleza.

¿Qué es un cuaderno didáctico? ›

Los cuadernos didácticos son recursos que constituyen un elemento esencial para la tarea docente. El profesorado necesita disponer de recursos de diferentes tipos y, entre ellos, los denomi- nados cuadernos didácticos.

¿Cómo se describe el cuaderno de clase ideal? ›

El cuaderno de clase (CC) es un texto escrito, realizado por los alumnos en la escuela primaria, mediante el cual se evalúan cotidianamente sus aprendizajes. La evaluación tiene connotaciones ideológicas, didácticas y psicológicas. Está altamente vinculada con el fracaso escolar.

¿Qué es el cuadernillo de aprendizaje del estudiante? ›

Estos materiales educativos están diseñados como apoyo para que los estudiantes puedan identificar sus avances respecto del grado escolar previo, así como para que consoliden y extiendan aquellas habilidades y conocimientos que les permitan seguir avanzando en el ciclo escolar correspondiente.

¿Cómo se clasifican los seres vivos grado tercero? ›

CLASIFICACIÓN DE LOS SERES VIVOS

Las diferencias entre los seres vivos han permitido agruparlos o clasificarlos en cinco grandes grupos o reinos que son: mónera, protista, fungi o reino de los hongos, vegetal y animal.

¿Qué actividades se realizan en Ciencias Naturales? ›

Las ciencias naturales tienen el objetivo de educar a los estudiantes y despertar su interés por conocer el mundo, su entorno y cómo funciona utilizando diferentes metodologías para realizar investigaciones.
...
Ramas de las ciencias naturales
  • Astronomía.
  • Física.
  • Química.
  • Biología.
  • Paleontología.

¿Qué son los seres vivos para niños de tercer grado? ›

Los seres vivos son los que tienen vida, esto quiere decir, que son toda la variedad de seres que habitan nuestro planeta, desde los más pequeños hasta los más grandes, todas las plantas, animales e incluso nosotros los seres humanos.

¿Cuáles son los objetivos de las ciencias naturales? ›

El objetivo de las ciencias naturales es describir, entender y predecir los fenómenos visibles en la naturaleza (valga la redundancia) a través de la observación y evidencia empírica.

¿Cómo enseñar la ciencia a los niños? ›

El mejor método para hacer que los niños se interesen por la ciencia es con los experimentos. Los experimentos con agua, con velas o incluso con alimentos resultan muy divertidos y los niños aprenden a transformar la sorpresa inicial en una explicación lógica.

¿Qué son los modos de conocer en el diseño curricular? ›

Los modos de conocer priorizados son las observaciones sistemáticas, la búsqueda de información en textos seleccionados por el docente, la organización Page 19 de la información en cuadros comparativos y los intercambios orales en los que comparten sus hallazgos.

¿Cómo iniciar una clase de ciencia? ›

La perspectiva constructivista ratifica que la mejor manera de iniciar un tema científico es planteando un problema que pueda motivar a los estudiantes y que se refleje en el contexto más inmediato.

¿Qué habilidades debe tener el docente para enseñar ciencias? ›

la siguiente:
  • Personalidad.
  • Forma de expresarse o comunicarse.
  • Organización.
  • Interés por aprender cosas nuevas y actualizarse.
  • Dominio de los temas de las materias que imparte.
  • Planeación previa de las clases y actividades.
  • Uso de la tecnología.
  • Seguimiento al proceso de aprendizaje de sus alumnos.
5 Jul 2022

¿Cuáles son los modelos didácticos? ›

Un modelo didáctico es una herramienta teórico-práctica con la que se pretende transformar una realidad educativa, orientada hacia los protagonistas del hecho pedagógico como lo son estudiantes y docentes.

¿Cuáles son los tipos de cuadernos? ›

Cuadernos y Libretas
  • Cuaderno Profesional.
  • Cuaderno Forma Francesa.
  • Cuaderno Forma Italiano.
  • Libretas de Bolsillo.
  • Block de notas.

¿Qué cuadernos se usan en preescolar? ›

Para los más pequeños es recomendable escoger la cuadrícula de mayor tamaño, como los cuadernos de este tipo. Pensados para la etapa preescolar, pues cada cuadrícula mide 14 mm y sus hojas poseen márgenes y puntos guía para orientar a los niños en sus prácticas.

¿Qué tipo de cuaderno es mejor para primer grado de primaria? ›

Los útiles recomendados para el primer grado de educación primaria son: Dos cuadernos de 100 hojas de cuadrícula grande. Un cuaderno de rayas de 100 hojas. Un lápiz del número 2; un bicolor.

¿Cuál es el cuaderno de trabajo? ›

Es una versión preliminar de un trabajo de investigación, generalmente no destinada para publicación formal sino para la difusión entre pares académicos con el fin de obtener retroalimentación. Usualmente los cuadernos de trabajo no se registran en índices, pero sí se incluyen en algunos repositorios digitales.

Top Articles
Latest Posts
Article information

Author: Greg O'Connell

Last Updated: 02/12/2023

Views: 6116

Rating: 4.1 / 5 (42 voted)

Reviews: 81% of readers found this page helpful

Author information

Name: Greg O'Connell

Birthday: 1992-01-10

Address: Suite 517 2436 Jefferey Pass, Shanitaside, UT 27519

Phone: +2614651609714

Job: Education Developer

Hobby: Cooking, Gambling, Pottery, Shooting, Baseball, Singing, Snowboarding

Introduction: My name is Greg O'Connell, I am a delightful, colorful, talented, kind, lively, modern, tender person who loves writing and wants to share my knowledge and understanding with you.